Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

NEGOCIACIONES PARA el govern de LA NAU II

Movilidad y Fallas, las áreas "conflictivas" que el PSPV exigirá a Compromís en València

29/05/2019 - 

VALÈNCIA. Nuevos equilibrios y un partido menos en la ecuación de cara a las negociaciones de la segunda edición del Govern de La Nau. Compromís y PSPV encaran las próximas semanas con sensaciones renovadas tras los comicios del pasado 26M. La coalición valencianista ganó un edil, consolidando así su posición de liderazgo, y Joan Ribó encabezará de nuevo el gobierno municipal, mientras que el PSPV de Sandra Gómez se hizo con dos plazas más que en 2015, reforzando su espacio en la izquierda. Ambos a costa de Unides Podem, que quedó fuera.

Así pues, ambas fuerzas llegan a la mesa de negociación con cuatro años de experiencia en la vida marital: rostros conocidos y recuerdos comunes, buenos y malos. Esta semana se quieren iniciar las conversaciones. Se pretenden elaborar primero las líneas de gobierno para repartir más tarde las áreas de gestión. Se empezará desde cero. Lo dijo el alcalde en funciones este lunes: a priori no hay ninguna delegación asignada a nadie en concreto, independientemente de quién las ostentara hasta ahora.

Eso sí, tanto unos como otros convergen en la necesidad de modificar la arquitectura interna. Cuatro años de descoordinación e incluso disensiones entre concejalías relacionadas han dado una lección a valencianistas y socialistas. Ribó propone áreas gerenciales donde se incluyan concejalías muy relacionadas, como las referentes a cultura u otras como Seguridad y Movilidad. Gómez, por su parte, adelantó ayer su búsqueda de un "liderazgo conjunto" y "compartido" en este reparto.

Con todo, y de cara a la segunda parte de la negociación, la de organizar la gestión, lo cierto es que en las filas socialistas han venido siguiendo la pista a áreas concretas que consideran que han sido las más conflictivas durante el pasado mandato. Es el caso, por ejemplo, de Cultura Festiva, hasta ahora dirigida por Pere Fuset; y Movilidad Sostenible, liderada por Giuseppe Grezzi. Quieren hacer valer las palabras del alcalde para empezar de cero las conversaciones. Según fuentes socialistas consultadas, su intención es ejercer presión especialmente en estos campos.

También hacen referencia a lo relacionado con la cultura, donde creen que el sector se ha visto perjudicado por la división de la gestión municipal entre Compromís y València en Comú, matriz de Podem. No en vano, hace meses que el partido del puño y la rosa ha mostrado públicamente sus disensiones en estos ámbitos y su intención de liderarlos. Pasó en Movilidad -especialmente en cuestiones como el sharing- y ocurrió también en lo referente a Cultura Festiva.

La concejalía de Movilidad Sostenible podría ser, en este sentido, uno de los ejes de las negociaciones. Desde Compromís ya han adelantado, tal y como publicó en la noche de este martes eldiario.es, que su pretensión es que el edil de Movilidad hasta el momento coordine también la delegación de Protección Ciudadana, hasta ahora encabezada por los socialistas. La idea no gusta nada en el PSPV, cuya intención es buscar una suerte de mestizaje en las áreas. Ribó también ha abierto la posibilidad a que en una misma área coexistan diferentes ediles.

En cuanto a Fiestas, no parece baladí que Gómez impulsara a una persona concreta, la número siete Pilar Bernabé, para dirigir la concejalía del ramo y ostentar la presidencia de la Junta Central Fallera, lo cual demuestra interés explícito en liderar la gestión de las fiestas municipales. Este martes, de hecho, la presencia de Bernabé en la Asamblea de Presidentes, presidida por Fuset como edil en funciones, fue toda una declaración de intenciones.

Las filas socialistas se presentan a las conversaciones que empezarán este jueves con optimismo. Entienden que el resultado salido de las urnas el pasado 26M refuerza la posición del partido dentro del Govern de la Nau II en relación a la fuerza que atesoraban en la primera edición, donde su representación era de cinco ediles sobre un total de 17, mientras que ahora son siete del mismo total. Arguyen, y así lo hizo Gómez en público este martes, que es el partido progresista que más ha crecido en la ciudad. De ahí que reivindicara un "liderazgo conjunto" con Compromís y de ahí también que los círculos socialistas pongan sobre la mesa de negociación el cargo de vicealcaldesa para Gómez.

Vivienda, huérfana

Otra área de calado -lo ha sido este mandato por su escasa efectividad, y también en campaña- es la de Vivienda, que hasta el momento gestionaba María Oliver, portavoz de València en Comú y candidata de Podem a la Alcaldía. Alguna de las dos fuerzas del nuevo ejecutivo local deberá hacerse cargo de ella al quedarse huérfana. Parece coherente el planteamiento que hacía la candidata de Podem: esta delegación no puede ir separada de la empresa municipal Aumsa, encargada de la construcción de vivienda pública, y dirigida hasta el momento por los socialistas junto a la concejalía de Urbanismo.

En ese sentido, la fuerza que dirige Sandra Gómez podría tratar, en esa voluntad de agrupar áreas vinculadas estrechamente, de adherir Vivienda a Urbanismo y a Aumsa como brazo ejecutor. Bien es cierto, no obstante, que una de las propuestas estrella de la coalición valencianista en campaña fue la de poner en marcha una empresa mixta para construir 600 viviendas de alquiler asequible. Se desconoce todavía a qué área o delegación quedaría adscrita y qué papel podría jugar Compromís en este maridaje.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email