GRUPO PLAZA

entrevista a carlos fernández, coordinador de urbanismo de valència

"La parte del circuito de Fórmula 1 que asumirán las administraciones no será tan grande"

7/11/2021 - 

VALÈNCIA. Desde la reforma del planeamiento urbanístico de la ciudad de València hasta la limitación de los apartamentos turísticos pasando por grandes desarrollos del Cap i Casal como el PAI de Benimaclet o el PAI del Grao. Carlos Fernández ha asumido el cargo de coordinador de Urbanismo del Ayuntamiento de València tomando el relevo a su predecesor Rafa Rubio, y con ello se ha puesto en primera línea junto a la edil de Urbanismo, la socialista Sandra Gómez, para resolver cuestiones clave en el futuro de la capital del Túria. Sobre todo ello accede a hablar en una entrevista a Valencia Plaza.

- Están inmersos en la reforma del planeamiento urbanístico general de la ciudad (PGOU); están de alguna manera diseñando la València del futuro. ¿Qué cambios buscan implementar?
- Buscamos implantar la llamada ciudad de los 15 minutos, que al final es que tú tengas todas las dotaciones, servicios, e incluso el trabajo, a ser posible, cerca de tu casa para evitar desplazamientos innecesarios. Todo eso también implica una mejora de la calidad del espacio urbano para que la calidad de vida mejore en todos los barrios.

- Hay en la ciudad nuevos desarrollos urbanísticos que están parados. Por ejemplo, el PAI de Benimaclet. ¿Cuál es la visión que tiene Urbanismo sobre este desarrollo?
- La misma que para el resto de la ciudad: no tenemos criterios diferentes dependiendo de la zona en la que trabajemos. Intentamos aplicar una mezcla de usos para posibilitar la reducción de los desplazamientos y reequipar los barrios con las dotaciones que necesitan y todo eso, evidentemente, con los criterios nuevos de la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible y demás.

El coordinador de Urbanismo de València, Carlos Fernández. Foto: KIKE TABERNER

- La concejala de Urbanismo, Sandra Gómez, ha insistido en que su planteamiento para el barrio es lo que demandan los vecinos pese a algunas quejas: dotaciones, viviendas, pisos públicos y zonas verdes. ¿Cómo casa esto con la propuesta que hace Compromís?
- Nosotros buscamos siempre satisfacer las demandas de todos los vecinos. La propuesta que podríamos trabajar nosotros, que todavía no está definida, lo que busca es que al final no haya ni ganadores ni perdedores, que todos los vecinos en cierta manera tengan satisfechas sus necesidades. Buscamos que el barrio pueda ver ese gran parque y que puedan haber igualmente huertos urbanos, que haya viviendas, que estén las dotaciones, etcétera. Al final es una solución válida para cualquiera y que no excluye a nadie.

- ¿Por qué no caben los huertos urbanos gestionados como están ahora mismo en esa propuesta?
- El plan urbanístico no se mete en la forma de gestión de los huertos urbanos. No entra en si los gestiona el servicio de Jardines o si es autogestión. El PAI simplemente define el espacio. Y el plan mantendría la superficie de huertos urbanos actual, que son unos 5.000 metros cuadrados, e incluso es posible que aumentaran, eso ya lo definiría la propuesta.

- ¿Y dónde está la discrepancia con Compromís?
- La propuesta de Compromís lo que plantea es desclasificar huerta. Si desclasificas huerta, los terrenos siguen siendo privados: nunca vas a obtenerlos para la administración, seguirían siendo de Metrovacesa y del resto de propietarios. Es una romántica idea pensar que si desclasificas los terrenos, la huerta productiva va a volver. Lo que va a suceder es que Metrovacesa seguirá teniendo los solares, que podrá vallarlos si quiere, y continuarán siendo solares mucho tiempo.

Nuestra propuesta plantea que todo eso se mantenga como suelo urbanizable, pero que dentro de esa zona verde que se dibuja, se mantengan los huertos urbanos. Eso dentro de una reparcelación sí que pasa a ser público, y con ellos sí que puedes hacer lo que quieras, no dependes de que una constructora u otros propietarios decidan cultivar o no.

El coordinador de Urbanismo de València, Carlos Fernández. Foto: KIKE TABERNER 

- ¿Han alcanzado algún acuerdo con Compromís?
- La última propuesta que hicimos es llevar a cabo la revisión del área funcional de Benimaclet, que implica que lo que pase en el PAI no se reduce únicamente a un análisis de lo que pasa en el PAI: vamos a analizar el barrio completo para determinar cuáles son las dotaciones que hacen falta y que todo eso se pueda materializar en el PAI. Porque Benimaclet es una zona muy consolidada y todo lo nuevo que necesites tendrá que ir en el PAI porque no hay suelo en el pueblo para para poder poner nuevas dotaciones.

- ¿Se puede plantear, como pide parte de los vecinos, el soterramiento de la Ronda Norte en el PAI?
- En principio, la ronda queda fuera del PAI. Además, no tiene mucho sentido que quieras soterrar la ronda en Benimaclet y no en el resto de la ciudad. ¿Por qué Benimaclet tiene derecho a que se soterre y no Torrefiel, que además con esa solución se comería la rampa del túnel, con lo cual tendrían una barrera todavía más infranqueable para acceder a la huerta? Nosotros proponemos un estudio paisajístico de la ronda, tanto al norte como al sur de la huerta, para trabajar ese borde urbano desde la vista del paisajismo y a la vez realizar la transición de la ciudad hacia la huerta.

- Anunciaron que el proceso participativo para diseñar el PAI empezaría este año. ¿Llegará?
- Sí. Estamos ultimando los detalles para la contratación y poder comenzar así con la consulta previa. Realmente, el proceso de participación en sí ya está hecho: es la estrategia integral participativa. Es la base que tenemos. A partir de ahí haremos la participación que se hace en todas las áreas funcionales: la consulta previa para identificar las necesidades del barrio y los problemas. Y cuando se tenga la primera propuesta del documento podremos ver las diferentes alternativas.

- Otro plan atascado: el PAI del Grao. Sigue paralizado porque siguen ustedes negociando con los propietarios las cargas urbanísticas. ¿Llegarán a un acuerdo? Se da por supuesto que la administración va a tener que asumir parte de lo que costó el circuito de la Fórmula 1.
- Evidentemente no cuesta lo mismo hacer un circuito de Fórmula 1 que hacer una calle. Entonces, todo lo que sea un exceso de esa diferencia muy difícil va a repercutir a los propietarios de los terrenos.

El coordinador de Urbanismo de València, Carlos Fernández. Foto: KIKE TABERNER

- El total son unos 40 millones. ¿Cuánto se calcula que debería hacer frente la administración?
- Todavía no está cerrado el número. Estamos viendo junto con los propietarios, pero sobre todo con los técnicos del Ayuntamiento, qué sería repercutible a los propietarios y qué no. A partir de ahí veremos. Pero también hay que tener en cuenta que la mayoría de cargas de esos 40 millones no es el propio circuito en sí, sino que era el soterramiento de la estación subestación eléctrica, la pasarela, las obras para poder electrificar el barrio, los movimientos de tierras y descontaminación, etcétera. 

- Quiere decir que la administración tendría que hacerse cargo de una pequeña parte de esos 40 millones.
- Claro, si descontamos todo eso que se tenía que hacer igualmente aunque no hubiera habido circuito y luego, parte del circuito lo van a asumir los propietarios, al final creo que la cantidad que deberán asumir las administraciones no será tan grande.

- La Generalitat Valenciana, en concreto la Conselleria de Vivienda que dirige Héctor Illueca, busca reclamar al Ayuntamiento los 38 millones de euros que adelantó para las obras del circuito y que según el convenio suscrito entre ambas partes, el consistorio debe repercutir a los propietarios. Se podría haber exigido antes, ¿por qué ahora?
- La concejala de Urbanismo, Sandra Gómez, ya comentó que a lo mejor algunos políticos tienen cierta prisa por dejar su impronta y dejar su huella en la gestión. Pero yo creo que la gestión política requiere calma, sosiego y sobre todo ver el trabajo que ha hecho la gente antes que tú.

- La Generalitat dice que, en virtud del convenio, el Ayuntamiento debe hacerse cargo de ese montante. ¿Cree que la administración autonómica debería asumir parte del total?
- Fue la Generalitat la que decidió que ya no se iba a celebrar más el premio de Fórmula 1. No fue el Ayuntamiento. Es evidente que no sé si todo, pero por lo menos debería asumir parte la Generalitat.

- Pero el convenio dice que ha de ser el Ayuntamiento. Entonces se incumpliría el acuerdo, ¿no?
- Esto forma parte de todos esos grandes pufos ingestionables que dejó el PP. Hay un convenio firmado que dice que el 100% lo tienes que repercutir a los propietarios. Pero sin embargo, la realidad te dice que no puedes por lo que comentábamos. Entonces, una vez anulado el circuito, no lo puedes repercutir. Al final, esta es la falacia que repetía Camps de que iba a costar cero euros a la ciudad: vemos que al final no va a ser así.

El coordinador de Urbanismo de València, Carlos Fernández. Foto: KIKE TABERNER 

- Dicen en Compromís que abanderaron desde siempre las políticas de movilidad sostenible, de peatonalizaciones, y que ha sido más tarde cuando Urbanismo y el PSPV se han subido al carro de esas políticas, y celebran ahora que estén ustedes llevando a cabo este tipo de medidas.
- Las reurbanizaciones siempre las ha hecho Urbanismo porque es el que hace las urbanizaciones. La peatonalizaciones las hace Urbanismo. Más allá de eso, lo importante es que se lleven a cabo, ponerse la medalla de quién las ha hecho no creo que importe a la ciudadanía.

- Hay proyectos que están pendientes, como por ejemplo la Avenida del Puerto. ¿En qué punto está eso?
- Se están haciendo los estudios previos para ver los condicionantes que tenemos que incluir en el pliego de licitación de redacción de proyecto. En cuanto los tengamos listos, lanzaremos la licitación.

- La reforma de la Alameda también está en el aire. ¿Cómo va?
- Estamos trabajando con el Colegio de Arquitectos para ver las bases que deberían regir el concurso de ideas. Todavía no hay nada cerrado.

- Hablemos de vivienda, porque el urbanismo también influye mucho en la vivienda. ¿Cuál cree que es la solución para los problemas de acceso a la vivienda en una ciudad grande como València?
- La solución es clara: tener una oferta de vivienda pública asequible y potente para poder dar acceso a toda esa gente que no puede permitirse una vivienda en el mercado de renta libre. Por eso en Aumsa hicimos el plan de vivienda y negociamos el préstamo con el BEI para poder llevarlo a cabo, porque al final supone una inversión de más de 50 millones de euros. Tenemos en marcha ahora mismo varias licitación de las obras y en 2022 calculamos que estarán en obras 200 viviendas.

- ¿Llegarán a 2023  las más de 300 viviendas que se plantean?
- Construidas, no lo sé. En construcción, es probable.

El coordinador de Urbanismo de València, Carlos Fernández. Foto: KIKE TABERNER 

- Vivienda ha propuesto vetar los bloques exclusivos de pisos turísticos para mantener la residencialidad en 37 barrios de la ciudad. Pero al parecer era una medida muy generalista y excesiva.
- Nosotros ya hemos estado trabajando este tema en el PEP de Ciutat Vella y en el Plan del Cabanyal. En el análisis que hicimos, vimos que ciudades como Barcelona, los tribunales han tirado para atrás la regulación por ser excesiva. Por eso comentamos que una medida así ha de estar muy justificada para que luego las asociaciones de pisos turísticos no puedan llevarte al juzgado y que al final lo anulen todo. Entonces hay que bajar más al detalle de cada barrio: si existe una saturación o no, el porqué y cómo solucionarla. Y además, los juzgados te piden que digas que esa limitación es la última vía y que ya has hecho otras cosas antes para evitar llegar a ese punto.

Hay que tener en cuenta que el plan general ya es muy restrictivo respecto a los apartamentos turísticos: solo puedes abrir un apartamento por encima de los comercios y por debajo de las viviendas. Esto es muy limitativo. Lo que pasa es que hay apartamentos que son ilegales, que están en un tercero, en un quinto, etcétera. Eso es una infracción. A partir de ahí, en los barrios que tienen necesidades especiales se puede aplicar a una restricción mayor.

- ¿No temen que aplicar medidas restrictivas en determinados barrios haga que el problema se traslade a zonas próximas?
- Lo que tienes que buscar es prevenir la saturación. Ahora hemos actuado en Ciutat Vella que estaba saturada. También lo vamos a hacer en el Cabanyal porque estaba empezando a aumentar mucho.

- ¿Y no se pueden trasladar este exceso de pisos turísticos a zonas como el Ensanche o Russafa, cercanas a Ciutat Vella?
- Pero no se convierte en un problema hasta que no existe una saturación. Conforme vayamos viendo que los pisos turísticos aumentan en determinados barrios, se pueden tomar medidas para evitar esa saturación. Hasta que llegue ese momento, en principio, con el plan general es suficiente.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme