Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

FUE EN 2019 por no informar de un intento de suicidio y encerrar a una residente

Oltra multó con 22.000 euros a otra residencia de mayores de DomusVi en Sant Vicent del Raspeig

17/09/2020 - 

VALÈNCIA. Alcoy y Lliria no son los únicos casos en los que se han encontrado irregularidades en la gestión de residencias propiedad de la firma DomusVi. También el centro radicado en Sant Vicent del Raspeig fue el pasado año objeto de sanción por parte de la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas, dirigida por Mónica Oltra, tras detectar incumplimientos graves de la normativa de servicios sociales y deficiencias en el trato a personas mayores residentes del centro.

En este caso, que tuvo lugar hace más de año y medio, todo partió de la denuncia de los familiares de una residente, según ha podido saber este diario. Estos comunicaron a la administración posible "trato negligente, escueta higiene, falta de atención médica a pesar de la insistencia de la familia e inadecuado suministro de fármacos". Además, denunciaron que la residencia les había informado de una caída de su familiar residente, si bien después se desveló que se trataba de un intento de suicidio.

Así pues, la conselleria actuó y envió a la inspección al centro para detectar posibles irregularidades y pruebas que confirmasen la denuncia. "No hay constancia documental en los registros revisados de que la familia fuera informada del incidente de intento de autolisis", señalaron los inspectores responsables. Pero además, la inspección aseveró tras la revisión que el centro había cerrado con llave en su habitación a la residente para evitar que otros residentes pudieran acceder.

Aunque ciertamente existía timbre de aviso de emergencia, apertura desde dentro o con una llave maestra, la inspección consideró que no había motivo que justificara estos hechos dado que podrían suponer un riesgo importante en caso de emergencia o incendio, además de que la residente en cuestión se encontraba en tratamiento médico por una alteración de conducta.

Ambas circunstancias -la ocultación del intento de suicidio y el cierre de la residente en su habitación- supusieron a la empresa operadora una sanción de más de 22.000 euros, impuesta a finales de mayo de 2019. En concreto, esta ascendió a 22.537,95 euros. Eran, a juicio de la administración autonómica, acontecimientos considerados como infracciones graves en la normativa del ramo.

La ley valenciana de servicios sociales contempla como infracciones graves, entre otras cosas, las acciones u omisiones que causen "riesgo o daño efectivo para la salud, perjuicio para los usuarios o que conculque algún derecho reconocido por disposiciones normativas en el ámbito de los servicios sociales", bien fuera "de forma consciente o deliberada, por abandono de la diligencia o falta de precaución exigible". En este sentido, los inspectores consideraron que se había puesto en riesgo grave la salud de la usuaria en cuestión.

Centro en Alcoy

Alcoy y Lliria

A esta sanción a DomusVi se suman otras recientemente conocidas. Por ejemplo, en la residencia que gestiona en Alcoy, por faltas graves en su gestión. Allí el procedimiento se inició en noviembre, como señaló Oltra este verano, y la empresa se enfrenta a una posible multa económica de entre 10.000 y 80.000 euros. También la conselleria podría imponer al centro la prohibición de acceder a financiación pública en un año, el cierre temporal total o parcial de los servicios durante un ejercicio, o la inhabilitación del director durante dos años. Se da la circunstancia que este centro, el de Alcoy, es el primero que la Conselleria de Oltra quiere revertir del sistema de concesiones a la gestión directa pública, como adelantó este diario.

Cabe recordar que la residencia constituyó uno de los focos más importante de contagio de coronavirus de personas mayores en la Comunitat, y en concreto en la provincia de Alicante. Sin ir más lejos, según Sanidad, que intervino el geriátrico durante la crisis, las infecciones afectaron al 70% de los residentes y fallecieron al menos 73 de ellos. Además, también denunciaron médicos del Hospital de Alcoy que durante la pandemia el centro dejó sin comunicación a residentes y familiares, una circunstancia que, según la empresa, se produjo "por motivos técnicos".

Además, la Conselleria tramita otra sanción al centro de mayores de DomusVi en Lliria y que alcanza los 174.000 euros en este caso tras inspecciones realizadas en 2019. De hecho, durante ese ejercicio, se practicaron cuatro inspecciones al centro y se detectaron diferentes "varios incumplimientos graves", según fuentes del departamento de Oltra. Entre ellos, se constató falta de personal médico y de enfermería, mobiliario defectuoso, falta de cuidado de algunas personas residentes y el incumplimiento del contrato por no tener servicio de peluquería y podología. La primera deficiencia ya ha sido subsanada y la segunda está en vías de subsanación, aseguraron las mencionadas fuentes.

Estas instalaciones en Liria saltaron a la palestra recientemente por un vídeo emitido por la cadena Telecinco, grabados por una ex empleada de la limpieza, que muestra el abandono de residentes que permanecen solos en sus habitaciones, carentes de cuidados, e incluso con heridas en la cabeza o tumbados en el suelo tras una caída. Imágenes que empujaron a la Conselleria de Oltra a abrir una investigación. La Fiscalía y la empresa también han abierto sendas investigaciones para depurar responsabilidades.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email