Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

opinión

Es probable que los bancos sigan presentando pérdidas

El tercer trimestre siempre es más complicado para la banca de inversión, ya que en los meses de verano (especialmente julio y agosto) son menos activos

31/07/2020 - 

MADRID. Aunque todavía es demasiado pronto para declarar la victoria desde el punto de vista de los organismos reguladores, hay algunas observaciones que ya se pueden ver muy claramente. Los resultados de los bancos siguen siendo volátiles, como era de esperar, pero ni de lejos tan volátiles como lo habrían sido en ciclos anteriores. Por lo tanto, desde el punto de vista de la renta variable, siguen siendo cíclicos, pero también está claro que algunos negocios bancarios son menos cíclicos que otros. 

Sin embargo, desde el punto de vista del capital, la historia es muy diferente. En el primer trimestre, los bancos que cotizan en bolsa en Europa aumentaron sus reservas de capital regulado en un promedio de 55 puntos básicos (pb), en parte debido a la reducción de los requisitos de capital, pero también en parte debido a la retención de capital que les impusieron los reguladores al suspender (y quedarse, por ende) los dividendos y las recompras de acciones.

En el segundo trimestre, los requisitos de capital son generalmente similares a los del final del primer trimestre, por lo que el impulso aquí es menor, pero los bancos en su conjunto siguen aumentando su CET1 al retener capital. En los resultados del jueves, por ejemplo, Standard Chartered aumentó 90 pb, Lloyds 60 pb, Credit Suisse 40 pb y BBVA 38 pb. Otro ejemplo es Barclays, que cuenta con más de 300 años de historia y anunció esta semana que alcanzó su mayor nivel de capital al final del segundo trimestre.

Aún estamos al comienzo de esta recesión, y esperamos que las pérdidas por préstamos aumenten a medida que el año pasa y probablemente no alcancen su punto máximo hasta la primera mitad de 2021, pero las señales hasta ahora son buenas, tanto para los tenedores de bonos como para los reguladores. Los bancos han sido capaces de realizar provisiones en la primera mitad del año y simultáneamente han logrado aumentar su colchón para los requerimientos de capital regulatorio.

Tasa de impago

Es probable que las pérdidas realizadas aumenten en el tercer trimestre, a medida que los programas de ayuda de los gobiernos se pongan en marcha y empiecen a llegar los impagos retrasados, pero es probable que la tasa de impago en Europa sea más baja de lo que temíamos inicialmente. Las moratorias de créditos están terminando, pero la pregunta es cuántas de estas moratorias se convertirán en pérdidas por préstamos. Nos preocupan principalmente las moratorias de préstamos al consumidor sin garantía, pero al escuchar los comentarios de los ejecutivos de los bancos en los últimos días, parece que la gran mayoría de los prestatarios están recuperando los pagos de nuevo.

Los bancos privados han enfrentado bien la caída de los activos; los valores liquidativos de los clientes han rebotado con fuerza y la captación de activos regresa, por lo que es probable que haya un buen trimestre por delante. Los préstamos hipotecarios no nos quitan el sueño y creemos que esto se verá en el tercer trimestre. 


El tercer trimestre siempre es más complicado para la banca de inversión, ya que en los meses de verano (especialmente julio y agosto) son menos activos, y este año en particular, la mayor parte de la actividad se adelantó al segundo trimestre. Los mercados financieros no van a poder repetir el segundo trimestre desde el punto de vista del rendimiento, por lo que esperamos un trimestre menos emocionante para los bancos de inversión.

Por último, no creemos que los organismos reguladores vayan a relajarse ahora. La conservación de capital ha funcionado perfectamente, así que, no hay razón para que permitieran recuperar las distribuciones de capital antes de ver el pico de impagos. Por ende, no esperamos ver pagos de dividendos al menos hasta el primer trimestre de 2021.

¿Qué supone esto para los bonistas?

Desde la perspectiva de los bonistas, hace tiempo que sostenemos que los bancos necesitan probarse a sí mismos durante la próxima recesión para poder dejar atrás el estigma que recogieron en la crisis financiera mundial y, hasta que no lo hagan, sus bonos seguirán comerciándose de manera altamente pro-cíclica. Esto ha sido así hasta ahora, pero los inversores que se deshicieron de sus bonos bancarios en los primeros días de la crisis de la covid-19 arruinarán esa decisión ahora.

En nuestra opinión, una combinación de estándares de crédito más prudentes y una supervisión reguladora mucho más estricta han hecho que la banca sea un negocio mucho más seguro para los inversores en bonos. Hoy en día, los inversores reciben pagos por la prociclicidad de los bonos bancarios, que en realidad está disminuyendo. Una pregunta que se nos plantea con frecuencia en este momento es cómo vamos a ser más procíclicos a medida que se desarrolle el ciclo. Aunque creemos que debemos adoptar la prociclicidad, el reto siempre es cronometrarla con confianza. Creemos que la exposición al sector bancario es una de las formas menos arriesgadas de hacerlo.

Mark Holman es CEO de TwentyFour AM, boutique de Vontobel AM

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email