GRUPO PLAZA

aic equip recurre la declaración de emergencia de las obras de ampliación

El proyectista de la ampliación del Clínico pierde ante Sanidad un recurso contra su propio contrato

Foto: EDUARDO MANZANA
30/05/2021 - 

VALÈNCIA. Que una empresa recurra frente a la administración por no estar de acuerdo con los términos de una licitación pública es algo que ocurre con relativa frecuencia. Lo que no es nada usual es que el recurso lo interponga precisamente la empresa adjudicataria del contrato y menos cuando este ha sido dado a dedo, esto es, sin expediente previo de contratación.

Esto es justo lo que acaba de ocurrir con la ampliación del Hospital Clínico y la empresa encargada de la redacción de los proyectos constructivos, AIC Equip, que acaba de perder un recurso contra la declaración de emergencia de esa obra, declaración en virtud de la cual esa misma empresa recibió el encargo de forma directa, sin publicidad ni concurrencia.

En concreto, ha sido el Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales (TACRC) –la instancia dependiente del Ministerio de Hacienda a la que las compañías pueden acudir antes de recurrir por la vía contencioso administrativa en la justicia ordinaria– quien ha dictado la resolución de inadminisión de su recurso contra la Generalitat.

En concreto, AIC Equip planteó un recurso contra la contratación por el procedimiento de emergencia del proyecto de reforma y ampliación del Hospital Clínico de València en el que solicitaba la anulación del procedimiento de emergencia tramitado por la Comisionada de Presidencia para los suministros contra la covid para todas las contrataciones necesarias para la reforma y ampliación de ese complejo sanitario. Además, pedía la anulación de cualquier contrato suscrito con posterioridad que tuviera el mismo objeto que el firmado con AIC Equip.

En su recurso, la representación legal de la empresa consideraba que no concurría la situación de emergencia que habilita la tramitación de la licitación por el procedimiento de emergencia. Frente a ello, la Generalitat alegó mediante un informe que estas obras se han declarado de emergencia en aras de "una mayor eficacia y para facilitar la máxima celeridad de las obras de construcción y reforma" y que la nueva licitación prevista para adjudicar la ejecución simultánea de las fases uno y dos, que inicialmente se habían previsto de forma consecutiva, aún no se ha tramitado, por lo que no puede ser impugnada.

Esta infrecuente forma de proceder de la empresa se enmarca dentro del enfrentamiento que esta empresa mantiene con la administración a raíz de la propuesta de la Comisionada de Presidencia para la contratación contra la covid para resolver de forma anticipada el contrato que le adjudicó ante el retraso de la firma de ingeniería para ejecutar el encargo y el consiguiente riesgo de cumplir los ajustados plazos de ejecución de la obra.

Como publicó Valencia Plaza, la primera fase de la ampliación del Hospital Clínico de València, que debería estar terminada a finales de este mismo año, se retrasará porque la firma contratada para redactar los proyectos constructivos no los entregó en el plazo pactado y continúa sin hacerlo a día de hoy.

Foto: EDUARDO MANZANA

A principios de marzo, la Comisionada inició el procedimiento para la resolución parcial de los contratos adjudicados a Aic Equip para sacar de nuevo a licitación los trabajos pendientes y no tener que parar las obras. Apenas dos semanas después, el 25 de marzo, este empresa recurrió ante el TACRC la declaración de emergencia de esta actuación, dictada inicialmente el 21 de enero y ampliada posteriormente el 10 de febrero y el 18 de marzo.

Al amparo de esa declaración genérica de emergencia se han formalizado distintos expedientes de contratación por emergencia, entre ellos el que ejecuta la propia AIC Equip.

La primera fase de la ampliación del Clínico incluye la construcción de un edificio de nueva planta y nueve alturas en el área que deja libre la demolición de las antiguas naves de la Escuela Universitaria de Ingeniería Técnica Agrícola (EUITA) de la calle Menéndez Pelayo. Las obras de derribo y de cimentación ya están en ejecución porque forman parte de un proyecto separado, pero la puesta en servicio del edificio adyacente al actual estaba prevista para diciembre de este año. 

Las obras debían iniciarse este mismo mes de mayo, pero al no disponer ni siquiera del proyecto básico, la Conselleria de Sanidad no ha podido iniciar todavía la búsqueda de la constructora.

La resolución del TACRC es definitiva y agota la vía administrativa, por lo que si la compañía decide mantener vivo el conflicto con la Generalitat tendrá que recurrir por la vía contencioso-administrativa ante el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email