GRUPO PLAZA

los socialistas pactan una moción de censura para gobernar orihuela

El PSPV le hace un roto al PP de Mazón de la mano de Ciudadanos y se hace con un enclave estratégico 

Foto AP
7/04/2022 - 

VALÈNCIA. El Partido Popular vio este miércoles cómo se le escapaba el gobierno de la cuarta ciudad más poblada de la provincia de Alicante, Orihuela, que es además la segunda más grande de la Vega Baja. Al menos eso parece, porque el pacto firmado en notaría entre el PSPV, Ciudadanos y Ganemos (la marca de Unides Podem) para una moción de censura que daría la vara de mando a la socialista Carolina Gracia no se votará hasta el próximo 25 de abril y, visto lo ocurrido en la cercana Murcia, nadie da nada por sentado.

Eso sí, además, a diferencia de lo ocurrido hace apenas una semana en Rocafort (Valencia), las direcciones provincial, autonómica y estatal de Ciudadanos no estaban al corriente del movimiento, aunque sí, dicen, del malestar de sus compañeros en el equipo de gobierno del popular Emilio Bascuñana. Se les abrirá expediente a los concejales que apoyen la moción aunque si estaban realmente muy enfadados tampoco lo transmitieron.

Jugada redonda para los socialistas

De confirmarse el relevo, el PSPV se marca un buen tanto en terreno del líder popular, al alicantino Carlos Mazón, y además y como hizo en Rocafort logra alejar a Vox del poder. ¿Podría repetir la jugada en la Diputación y plantear una moción  de censura al propio Mazón con votos de Ciudadanos? Unos y otros lo descartan. El líder popular tiene una gran relación con sus socios en ese caso y las veces que el PSPV ha explorado ese camino se ha encontrado con una negativa. En la provincia, muchos apuestan que, en cambio, El Campello también podría cambiar de gobierno.

Pero, sobre todo, los socialistas lograrían a falta de un año para las elecciones hacerse con una gran alcaldía en una comarca en la que tanto ellos como el resto del Botànic (de hecho, especialmente sus socios) tienen muchos problemas de penetración. El municipio más grande que gobierna el PSPV es Rojales, cuatro veces más pequeño. De hecho, Alejandro Soler, secretario general de los socialistas alicantinos, había establecido como prioridad tratar de ganar en los comicios en Orihuela y Almoradí para aspirar a conquistar la Diputación.

Pero, además, para los socialistas estos pactos con Ciudadanos, también le permiten marcar un perfil propio frente a sus socios el Botànic, Compromís y Unides Podem, que son siempre mucho más reticentes a los acuerdos con esta formación. Aparecen así más cercanos para el electorado de Ciudadanos, cuya bolsa de fugas se espera que decida las elecciones, y ensayan nuevos equilibrios. Porque nunca se sabe.

La relación con Ciudadanos

Aunque el pacto llega sin el aval de las direcciones de Ciudadanos, lo cierto la de Rocafort fue una operación muy similar y que llega en un momento marcado también por el buen trato que ambas formaciones se están dando en Les Corts en las últimas semanas.

Conscientes de su oscuro futuro electoral tras los comicios en Cataluña, Madrid y Castilla y León, Ciudadanos busca reforzar su imagen de partido visagra, que también puede pactar a su izquierda con los socialistas y no sólo a la derecha con PP (y Vox). Trata de salirse de la estela de ambos partidos por la que está siendo engullido y lo hace una vez parece que se ha descartado ya poder integrar listas conjuntas con los populares para las próximas elecciones. La constatación de esa realidad podría haber sido la chispa de estos movimientos.

Eso sí, todo tiene su coste y en el caso de la ciudad alicantina le ha supuesto firmar un pacto con Unides Podem, una formación a la que tacha de populista y que aunque no entrará en el gobierno tiene votos necesarios para desalojar al del popular Bascuñana.

Mientras sus respresentantes en Orihuela iba a la notaría, en Les Corts ambos grupos se trataban con una cortesía que no siempre ha sido habitual. Preguntado por los casos de Mónica Oltra y del hermano del president, Ximo Puig, el diputado Fernando Llopis se desmarcó del discurso del PP y Vox de meter ambos problemas en el mismo saco "El caso de Oltra es gravísimo, no se pueden comparar. En el caso de Francis Puig hay indicios de que no ha habido libre concurren cia pero no es como el caso de Oltra en el que hay muchos indicios para haberla cesado anteayer", discernió.

Pocos minutos después, el PSPV aceptaba un par de enmiendas de Ciudadanos a una PNL a raíz de la gigafactoria de baterías de Volkswagen en Sagunt. No son las primeras en estos tres años pero ha habido muchas épocas en la legislatura en la que caían en saco roto independientemente de su contenido.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme