Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

Puig hace un 'spoiler' de los Presupuestos sin tener el acuerdo cerrado con Oltra

Foto: KIKE TABERNER
30/10/2020 - 

VALÈNCIA. La negociación de los presupuestos de la Generalitat cada año suma nuevos capítulos de desencuentros en el Botànic, especialmente entre PSPV y Compromís. Los motivos de la disputa cada ejercicio suelen ser los mismos -el aumento del presupuesto de cada conselleria-, pero a este argumento principal se le suman subtramas particulares que tensionan las relaciones en el Gobierno, como por ejemplo, el enfrentamiento por los fondos de los Institutos Tecnológicos que casi acabó el año pasado con la dimisión de la recién estrenada consellera de Innovación, Carolina Pascual, o el aumento del presupuesto del capítulo 1 para contratar personal, entre otros. Este año, no iba a ser una excepción. 

En esta ocasión, el punto de fricción entre socialistas y valencianistas se encuentra en la reforma fiscal que planteó Compromís hace tres semanas al jefe del Consell, Ximo Puig, en una sesión de control. Una propuesta para subir el IRPF a las rentas más altas y generar nuevos tributos propios como la tasa al azúcar o a las viviendas vacías que la coalición valencianista quiere introducir en las cuentas autonómicas del próximo año para cumplir la literalidad del Acuerdo del Botánico firmado en 2019 y de las que el PSPV no quiere oír ni hablar

La hostilidad que genera esta medida entre los socios en el Ejecutivo valenciano se pudo observar este jueves en Les Corts Valencianes. El síndic de Compromís, Fran Ferri, aprovechó su intervención para insistirle a Puig sobre la predisposición que tiene la Conselleria de Hacienda gestionada por el socialista Vicent Soler de implantar alguno de estos gravámenes, más aún después de que el Gobierno central haya puesto en marcha políticas en esta dirección: ha incluido una subida del IVA a las bebidas azucaradas en su Plan Presupuestario dirigido a Bruselas y ha aumentado el IRPF a las rentas de más de 300.000 euros

"Aún quedan unas horas para meterlo en ley, y luego quedará plazo para meterlo en enmiendas, pero si en tres semanas no se ha encontrado un argumento para rechazarlo, quizá es porque no exista", espetó el portavoz valencianista. Un alegato motivado porque a lo largo de la semana la coalición no ha cesado de invitar al PSPV a sentarse a negociar sin que hayan obtenido ninguna respuesta. "Hemos presentado una propuesta rigurosa, no una carta a los Reyes Magos", sentenció Ferri. 

La intervención ya expuso el mar de fondo que existe en esta cuestión, pero por si existían dudas, Puig se encargó de acabar de rematarlo. El president del Consell subió a la tribuna y destripó buena parte de los Presupuestos de la Generalitat de 2021: cuánto sumarán en total, el porcentaje de incremento de Sanidad tras la pandemia o distintas partidas en materia de Vivienda, Empleo, Educación o Investigación. Una práctica que no ha ocurrido ningún año desde que gobierna el Botànic, y menos a un día de que el conseller de Hacienda, Soler, y la vicepresidenta del Gobierno valenciano, Mónica Oltra, los expongan ante la prensa después de entregarlos al president de Les Corts, Enric Morera

Un discurso con el que la rueda de prensa de este viernes quedará especialmente descafeinada y el protagonismo, tanto de Oltra pero también del conseller Soler ya que se trata de su atención a medios más importante del año, quedará especialmente desdibujado porque las cifras macro ya han sido divulgadas. 

Foto: KIKE TABERNER

Con todo, la exhibición no sentó nada bien en la bancada valencianista porque, según aseguraron fuentes de la coalición a este diario, todavía existían algunos puntos de las cuentas de 2021 por cerrar entre Puig y Oltra. Una circunstancia que desde el PSPV ratificaron, si bien restaron importancia a esos "flecos". Desde Compromís enmarcaron la intervención del jefe del Consell en una "búsqueda de protagonismo en estas cuentas postpandemia" que sobrepasa "toda formalidad" que hasta ahora han guardado los socios del Botànic.

Sin embargo, otras fuentes parlamentarias confirmaron a Valencia Plaza que la maniobra de Puig buscaba evitar que Compromís trate de acometer cambios de última hora sobre las cifras como ya ha ocurrido otros años, cuando el último día todavía se cierran partidas. Además, señalaban como responsables de esta exhibición de números a la coalición valencianista "por preguntar cómo sería el presupuesto". "Lo único que ha hecho el president es responder", declararon a este diario. 

No obstante, cabe apuntar que Ferri también realizó preguntas sobre impuestos -de hecho, el eje de su intervención fue ese- y el jefe del Consell sorteó contestar a ninguna de esas cuestiones. El enfado de la UTE electoral integrada por Bloc, Iniciativa y Verds Equo, aumentó aún más si cabe fuera del hemiciclo al constatar que por la tarde la Dirección General de Presupuestos iba a mantener un encuentro con Ciudadanos para acercar posturas con el grupo naranja que dirige Toni Cantó para que este apoye las cuentas autonómicas. 

Cantó y Puig. Foto: KIKE TABERNER

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email