Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

el sector sigue reclamando un mecanismo para atraer inversiones

Las renovables en la Comunitat, en 'stand by' por la burocracia y la lenta tramitación

1/06/2020 - 

VALÈNCIA. La burocracia y los largos procesos de trámites son dos obstáculos que desde hace años ralentizan la puesta en marcha en la Comunitat Valenciana de proyectos relacionados con las energías renovables. Un problema que ha llevado al sector a pedir agilidad en los procesos en varias ocasiones, especialmente en una autonomía como la valencia donde en los últimos años se han instalado muy pocos megavatios. Unos cuellos de botella que, según apuntan desde Avaesen, retienen unos 5.000 millones de euros de inversiones en la autonomía valenciana, una cifra que podría generar más de 3.500 puestos de trabajo nuevo.

Con el fin de resolver el atasco, desde la administración se trabaja en una fórmula público-privada para agilizar los trámites, pero todavía no llega y desde el sector se exige una solución para aprovechar la "energía verde" como motor de la recuperación económica. "La energía la vamos a necesitar siempre. Las renovables están sustituyendo a las energías fósiles y otro tipo de fuentes de energía. Es un camino que no tiene marcha atrás para la activación económica", resalta Héctor Paricio, secretario de Avaesen y socio de Carrau Corporación.

No es casual que haya firmas como Atitlan que poco a poco vayan engrosando su división en fotovoltaicas a la vista de las buenas perspectivas futuras y del atractivo de una industria cada vez más competitiva. Otras como la ingeniería Grupotec, pese a la actual situación de crisis sanitaria, han seguido firmando contratos para el desarrollo de parques fotovoltaicos. Además, la nueva la Ley de Cambio Climático, aprobada por el Gobierno para una España neutra en carbono en 2050, también supone un importante revulsivo para el sector. Y es que el proyecto de ley establece que para 2050 el sistema eléctrico deberá de ser cien por cien renovable. 

Según Paricio, la actual situación sí supondrá una ralentización de los proyectos, pero en ningún caso habrá un freno en la inversión. "El autoconsumo se va a resentir al principio: la industria, el sector terciario y los particulares van a centrar sus esfuerzos económicos en otras prioridades, pero será temporal. Lo que no se paraliza son las instalaciones fotovoltaicas en suelo ni las eólicas, que siguen megavatio a megavatio su trayectoria ascendente. Tenemos en España las mejores capacidades técnicas y humanas y un desarrollo industrial importante", subraya.

No obstante, reconoce que en la Comunitat Valenciana desde que empezara el 'boom' en el sector, el arranque fue más lento. "Aquí ha costado empezar a mover el sector de las renovables. Se ha instalado en los últimos años muy poco, en eólico nada y en fotovoltaico en suelo platas de 3-5 megavatios", incide para apuntar a los dilatados tiempos en los procedimientos para la instalación de plantas como principal problema.

"¿Cómo es posible que una planta fotovoltaica de 50 megavatios cueste montarla meses y, sin embargo, se tarde cuatro o cinco años en conseguir todas las licencias, permisos y autorizaciones para ello? Control y rigor sí;  burocracia y trabas, no", recalca. Y es que en la autonomía valenciana se exige una declaración de interés comunitario (DIC), un trámite urbanístico que no está regulado en otras autonomías y que en la valenciana se exige a los promotores para desarrollar sus proyectos. "Este procedimiento dilata muchos los tiempos porque su plazo medio en obtenerla es de un año. El hecho de que en una comunidad cueste tramitar mucho más tiempo una misma planta que en otra, no está bien visto en el sector para invertir", advierte para incidir en que esta situación no ha provocado fuga de inversores, pero sí que menos empresarios se decanten por la región para desarrollar proyectos.

Llamamiento a las administraciones

"Hacemos una llamada nuevamente a la administración valenciana, tanto la Generalitat como los ayuntamientos, para que modifiquen y faciliten la instalación de energías renovables", señala Paricio quien destaca la voluntad del Consell por resolver esta situación. "Conversaciones y negociaciones con la Conselleria de Economía las hay de forma permanente y las relaciones son muy buenas, pero el problema es que para obtener las autorizaciones de plantas las energías renovables intervienen, además de Economía, también Medio Ambiente y Urbanismo con lo cual eso hace que elaborar documentos y llegar a acuerdos y consensos cueste tiempo", admite el secretario de Avaesen.

Precisamente hace unas el conseller de Economía, Rafa Climent, y representantes de Avaesen mantenían este lunes una reunión de trabajo para buscar fórmulas de colaboración con una petición clara por parte del sector: simplificar trámites y eliminar la burocracia innecesaria, especialmente en materia urbanística. "Las renovables pueden ser motor para la reactivación económica y, por tanto, hay que agilizarse los trámites. Pero necesitamos también mayor coordinación entre las consellerias implicadas y más medios humanos, y materiales para incentivar la inversión", subraya. "No estamos pidiendo absolutamente ningún tipo de subvención o ayuda o nada parecido. Únicamente poder trabajar y con mayor agilidad y rapidez", concluye Paricio.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email