GRUPO PLAZA

LA VIDA A CARA O CRUZ / OPINIÓN

¡¡¡Suicídame!!!

2/09/2018 - 

VALÈNCIA.-Me invitaron a una fiesta en una azotea. Ahora lo llaman aftework. Acudo con mi indumentaria de los últimos 40 años: botas, vaqueros, camiseta y chupa negra. Comparto montacargas con siete tipos detalladamente arreglados. Me sentí como Blancanito entre siete enanieves viciosos. Ni un hola, ellos a su bola y yo a mi rollo. Estos lerendas to guapos ya daban pistas del tipo de invitados. Quien dice guapos dice cursis, zaplaneros, amanerados, engominados, esniferos y que, como la paella, los cocineros o la Navidad, son conservadores y amantes de la música remember, las artes visuales y Jelouquiti. Aquello del like a pulpo en un garaje que presiento.

Y tuvo que aparecer ella, la hermosa polla a la que más tiempo y esfuerzo he malgastado en los últimos años. Pero aparece con él, el pollo cursi, zaplanero, amanerado, engominado, esnifero del senyoret, amante de Culplai, coleccionista de ripolleses y peluches Gudetama. Aquello de like a condón en sacristía que me siento.

Opto por desaparecer con discreción. La música del evento, por describir aquel bodrio sonoro, ayuda a acelerar la decisión. Ella está entre menda y el montapijos, así que no tengo escapatoria. Y decido arrojarme al vacío.

Y mientras me deslizo en el suicidio me encuentro con el habitante del 5º asomado en su balcón, que me cuenta engruñonado lo cansado que está de la terraza de moda recién inaugurada y todo lo que le aporta: contaminación sonora, molestias y ningún beneficio.

El morador del 4º resulta ser el sacerdote de la parroquia donde un sobrinico tomó su última comunión. Me habla que para volar no se depende de nadie. Me habla de que él lo tiene todo a mano. Manologista sexual le digo. Y veo que anda en calzoncillos y camiseta de los Ramones viendo Tú sí que molas chef Kids.

Al del 3º me lo encuentro refugiado en el balcón. Parece ser que su mujer le ha pillado un fuera de juego que le ha supuesto unos hongos vaginales incómodos de limpiar y difíciles de justificar. Por emparejarte que le digo. Chissst calla mamón, que no quiero que me cruja ahora, me contesta.

El residente del 2º es tontolaba. Tiene una bandera de tres euros y cuando le digo lo que me limpiaría con ella me monta un pollo. Le explico que lo importante es el concepto de lo que representa y que a la sazón es lo que permite que me limpie con ella lo que quiera. No lo entiende. Me dice que es por lo del mundial. ¡¡Andayquetefollen!!

El 1º lo habita un trío de extranjeros. Tienen perro y andan grabando una película de temática juvenil. Me quedo mirando y disfruto el momento bukake zoofílico. ¿Que no invitarían al del 2º? Y reflexiono. Enferma sociedad en la que sabemos más de KimJon Trump que de nuestros vecinos. ¡Menudo mundo vamos a dejar a Keith Richards!, que dijo alguno.

Y el del bajo, que ha montado un rent de bicicletas al que le aconsejo que amplíe el negocio con una sección de vídeo Beta 2000 VHS. Visión de futuro sobre ruedas. Y otro reflexiono: gracias a esa costumbre arquitectónica de crear bajos comerciales en todos los edificios hemos conseguido un paisaje persianero en cualquier barrio alejao del centro que da personalidad y carisma a ciudades moñordas como esta.

Y justo a un palmo de estamparme contra el suelo, el del 4º me grita: ¡MacDiegooo, te recuerdo que Mariano ya se ha idooo! Y decido no chorrongarme, que aún hay un futuro por lo que vale la pena seguir viviendo. Ah, y a la polla hermosa, le deseo alegría en sus correrías.  

* Esta opinión se publicó originalmente en el número 45 (julio) de la revista Plaza 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email