GRUPO PLAZA

objetivos para las concejalías en 2022

València 'premia' a sus funcionarios para desbloquear el tapón de las licencias

Foto: KIKE TABERNER
4/02/2022 - 

VALÈNCIA. Conocido es el problema del Ayuntamiento de València con las licencias de obra y actividad. Los promotores han manifestado en más de una ocasión la tardanza en la concesión de permisos de obra nueva, así como de licencias de actividad para el desarrollo de los negocios. Si bien es cierto que la concejalía de Urbanismo y Actividades han reducido considerablemente el tapón en esta materia desde 2015, sigue sin ser suficiente. Por ello, el consistorio ha decidido incentivar a los funcionarios de estos servicios, especialmente en lo referente a las solicitudes de permisos bloqueados desde hace años.

Se trata de un pionero sistema de recompensas para los empleados públicos que desde 2017 desarrolla la concejalía de Personal, primero encabezada por Sergi Campillo y ahora por Luisa Notario. Así, la carrera horizontal -el nombre que recibe el sistema- permite a los funcionarios progresar en su puesto de trabajo dentro de una escala de grados, también a nivel de remuneración, siempre que superen una serie de requisitos cada año.

Entre ellos, la mejora de efectiva -constatable- de los servicios municipales es uno fundamental. Por ese motivo, este viernes la Junta de Gobierno Local da luz verde a los documentos en el que las diferentes concejalías se ponen 'deberes' para el año 2022. Objetivos que, dice la propuesta de acuerdo que eleva Personal, "presentan algún elemento de reto pero son abarcables", y cuyo cumplimiento será más tarde evaluado. La mejora de la tramitación de licencias, habida cuenta del trabajo que queda por hacer, no podía faltar.

Licencias urbanísticas, de actividades e inspecciones

Por ejemplo, la concejalía de Urbanismo, que dirige Sandra Gómez y que se encarga de las licencias urbanísticas, se ha puesto como objetivo reducir los plazos de inicio de los expedientes cuando llega una instancia. El sistema es gradual: cuanto antes se abra un expediente de media, más puntos reciben los empleados de este servicio. Un punto si se tarda 25 días; dos, si se hace en 20; tres, si se hace en 15; y progresivamente hasta diez puntos, si se tardan dos o menos días.

Sandra Gómez, vicealcaldesa y concejala de Urbanismo. Foto: EVA MÁÑEZ

Otra de las metas es desatascar expedientes que llevan desde 2017 sobre las mesas funcionariales para revisarlos o archivarlos definitivamente. Así, si se desatascan menos de cinco expedientes al mes (de media), se obtendrán uno o dos puntos; y por contra, si se resuelven 50 expedientes mensuales, se conseguirán nueve o diez puntos. Baremos que se suman a otros como la reducción de plazos para tareas prioritarias o el incremento de informes técnicos emitidos por el servicio en todo el año.

En la concejalía de Actividades, de Lucía Beamud, también buscan ponerse las pilas: puntuará la cantidad de instancias evaluadas y comunicadas a los servicios correspondientes en menos de siete días. Menos de casi un 60% de instancias tramitadas en ese plazo, supondrá un suspenso, y el 90%, la máxima puntuación. A lo que se suma la cantidad de expedientes antiguos -anteriores de 2015- desatascados: menos 75 en todo el año se corresponderá con las peores puntuaciones, y 120, con las máximas.

Pero la cosa va más allá, porque el consistorio está inmerso en la digitalización de todas las licencias en un registro de actividades y obras, que agilizará también las revisiones y el manejo de toda la información. Así pues, cuanto más expedientes cerrados se suban a esta plataforma, más puntos se obtendrá también. Y en el servicio de inspección, ocurrirá lo mismo con el número de inspecciones de terrazas (la puntuación se gradúa desde 0 hasta 150 o más inspecciones) o con las inspecciones de oficio a obras y actividades (de 0 inspecciones a 6 o más).

Lucía Beamud, edil de Actividades, Espacio Público e Inspección. Foto: KIKE TABERNER

Atención ciudadana y cumplimiento del presupuesto

Además de todos los objetivos mencionados, que son de carácter específico para cada una de las concejalías, también se aprueban unos objetivos generales, que se aplican a todas las concejalías y también se tienen en cuenta: a mayor mejora, mejor para todos los funcionarios. En esta tabla, por ejemplo, entre la mejora en la atención ciudadana en materia de transparencia para que se cumpla el plazo de siete días en responder al solicitante: si solo se contestan hasta el 50% de las peticiones en tiempo y forma, se suspenderá.

Y lo mismo ocurrirá con el período de pago medio a los proveedores del Ayuntamiento: más de 30 días supondrá de las peores notas, y menos de 20 días, las mejores. O incluso con la ejecución del presupuesto al finalizar el año, uno de los caballos de batalla de la oposición dado el cada vez más bajo nivel de ejecución en materia de inversiones: ejecutar menos de la mitad de las partidas presupuestarias será suspender, mientras que superar el 90%, implicará el mayor número de puntos.

Recompensas

El sistema de recompensas aplicado por la concejalía de Personal emana de una filosofía muy simple: dentro de un mismo puesto de trabajo se crearán cinco escalones y subescalones -Grados de Desarrollo Profesional (GDP)-, y a cada plaza se le atribuyen unas atribuciones concretas de competencias, conocimientos, experiencia, y formación. Así pues, para subir cada uno de los escalones dentro de tu puesto -sin ascensos jerárquicos- es preciso superar una evaluación anual

Luisa Notario, concejala de Personal

¿Qué se tiene en cuenta en ese examen? Uno de los criterios es precisamente el cumplimiento de los mencionados objetivos, además de otros individuales, pero también se puntúa la profesionalidad del funcionario y su asistencia y desempeño del trabajo, la mejora de los servicios prestados, los conocimientos adquiridos e incluso la enseñanza de cada funcionario a otros menos experimentados.

Todo ello suma, cada año, para ascender en la escala horizontal, pero su incumplimiento también puede provocar un retroceso. Unos movimientos que se ven reflejados por otra parte en los salarios, pues se aplica una suerte de plus retributivo en función del grado que se haya alcanzado, y dependiendo también de la antigüedad y el grupo de titulación de cada uno de los empleados. 

El año pasado, se aprobó precisamente una tabla salarial en este sentido, y se previó para este incentivo una partida de 20,5 millones de euros. Así pues, por ejemplo, un trabajador público de clase A1 que haya llegado al primer grado, percibirá 304 euros mensuales adicionales a su salario, y así sucesivamente hasta alcanzar, superados los 24 años en este sistema y si progresa adecuadamente todos los ejercicios, los 548 euros al mes.

Otro ejemplo: un empleado municipal de nivel C2 que llegue al primer escalón de desarrollo profesional, sumará 218 euros mensuales a su retribución; y al llegar al último si cumple todos los años durante un cuarto de siglo, percibirá 377 en forma de plus en su nómina.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme