Nuestras barras

Bar Ricardo 

Ricardo Mirasol y Susana

La última barra en la que me apoyé antes de que la vida —y por ende, la vida hedonista— se paralizara fue en la del Bar Ricardo. Una comida improvisada para brindar ante el advenimiento de los tiempos raros tiene que ser en un sitio de estabilidad, producto y certezas. Comimos navajas y bebimos Torelló. Hay que normalizar el cava. También hubo sepia con mayonesa, bravas y abrazos. La sobremesa fue en Campanar, jugando a los bolos. Me gusta pensar que algo del yodo de las ostras —en Ricardo siembre hay ostras, cañaíllas y gambas— pasó a la bola y esta, durante la cuarentena, se sintió cerca del mar.


¿Qué puedo encontrar?

  • Producto

  • Barra

¿Qué pido?

Navajas