X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

el billete / OPINIÓN

El carril bici como argumento

12/05/2019 - 

El pasado viernes en el primer debate electoral de la campaña, organizado por la Cadena Ser, los alcaldables de la ciudad de València María José Català (PP) y Fernando Giner (Ciudadanos) insistieron en que eliminarán los carriles bici "problemáticos", iniciativa que es una de sus grandes promesas electorales, si no la estrella, a tenor de las veces que la hemos escuchado. Y a mi juicio es un error estratégico, no eliminar dichos carriles, que ahí no entro, sino anunciarlo tantas veces, como si el mayor error del Govern de la Nau en esta legislatura fuese el diseño del carriles bici en cuatro calles. 

Puede que con ese argumento se quiten votos el uno a la otra y a la inversa, pero demonizar el carril bici proyecta una imagen de enemigo del progreso que no hace ningún bien a dos partidos que necesitan frescura y no naftalina. De ahí que Giner se viera obligado a aclarar durante el debate que Ciudadanos no quiere eliminar "todos" los carriles bici, sino solo "algunos" (los nominados son los de las avenidas Reino de València, Constitución y Burjassot y el de la calle Alicante). 

Está claro, pero el mensaje que llega, aunque sea de trazo grueso, es que PP y Cs están en contra del carril bici y Compromís a favor. El concejal Giuseppe Grezzi está encantado con el regalo –y con su papel de pararrayos del alcalde– y la coalición nacionalista no va a desaprovecharlo. 

Giuseppe Grezzi, concejal de Movilidad del Ayuntamiento de València. Foto: VP

Por el carril bici ya no circulan solo bicicletas, cada vez más gente de entre 18 y 40 años los recorre en patinete y lo echa de menos cuando tiene que salirse porque no pasa por su casa o su trabajo. La inmensa mayoría de los vecinos de València, sean o no usuarios, están a favor del carril bici, así que, en todo caso, el mensaje debería ser: "vamos a hacer más carriles bici y mejores".

En el sondeo sobre intención de voto realizado por SyM Consulting y publicado en Valencia Plaza este sábado (ver resultados aquí) incluimos la siguiente pregunta: ¿Qué asunto le preocupa más en el ámbito municipal de València y debería ser prioritario para el equipo de Gobierno? La respuesta fue la siguiente:

Fuente: SyM Consulting

Que sea lo primero el tráfico y la movilidad no es sorprendente, pero la percepción que uno tiene de las conversaciones con amigos y conocidos es que preocupan más los carriles bici que no existen que los que existen y, sobre todo, que, si hablamos de movilidad, cabrea más la EMT y sus frecuencias de paso de más de 20 minutos –también competencia de Grezzi–, o las del metro, que son competencia de la Generalitat. 

Y si hablamos de tráfico, unos atascos que no son consecuencia –salvo contadas excepciones– del carril bici sino de una política de movilidad cuyo objetivo declarado es que cojamos el coche lo mínimo imprescindible, cosa que se pretende conseguir haciendo que la experiencia sea incómoda frente a otras opciones que aún no existen o no dan la talla.

En nuestra encuesta destacan otras dos preocupaciones: la limpieza/contaminación y los impuestos. Lamento no haber preguntado por otro aspecto muy presente en la campaña y que me gustaría saber cuánto condiciona el voto de los vecinos del Cap i Casal: el catalanismo.

Financiarse no pagando impuestos

Hablando de impuestos, es urgente que algún partido político que sienta respeto por los contribuyentes –se me ocurren Ciudadanos o Podemos, que no han gobernado y no han tenido ocasión de perdonar impuestos a los amiguetes– promuevan en el Congreso de los Diputados una reforma que ratifique que los partidos políticos tienen que pagar el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) y el impuesto de Plusvalía, igual que pagan IVA, IRPF o la Seguridad Social de sus empleados. Que aclaren algo tan obvio como que un partido político no puede financiarse dejando de pagar impuestos.

Urge porque algunos partidos, y singularmente el PSOE, están pervirtiendo la Ley de Financiación de los Partidos Políticos aprobada en 2007 en la que, a petición de la Federación Española de Municipios y Provincias y por unanimidad, se eliminó del proyecto de ley la exención del IBI para los partidos políticos. Sin embargo, algún listillo en no sé qué ayuntamiento encontró un recoveco legal para sostener que los partidos políticos están exentos de pagar IBI.

Antigua sede del PSPV, por cuya venta el partido no ha pagado impuesto de Plusvalía. Foto: KIKE TABERNER

Así, en estos momentos hay dos posturas entre los juristas: Una afirma que combinando la Ley de Financiación de Partidos Políticos, la Ley de Mecenazgo y la Ley de Haciendas Locales se obtiene una carambola legal según la cual los partidos no están obligados a pagar IBI (y tampoco Plusvalía) a pesar de que ninguna de estas tres leyes recoge tal exención.

La otra sostiene que cuando los legisladores quieren aprobar una exención la ponen negro sobre blanco, y que si los partidos políticos no figuran en la lista de beneficiarios de la exención en el IBI es porque no se quiso que estuvieran. Y, en resumen, que no se puede tener la cara tan dura.

Cuando la decisión entre una y otra opción la toma el concejal de Hacienda y el peticionario es su partido, como ha ocurrido en València, la tentación para el juez y parte es muy grande. Urge una reforma aclatoria.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email