Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

CASI todas las consellerias han sufrido variaciones -incluso hasta seis- en ese puesto

Miquel Real, el único jefe de Gabinete 'inmortal' tras cinco años del Botànic

6/09/2020 - 

VALÈNCIA. El puesto de jefe de Gabinete es sin duda uno de los cargos de mayor responsabilidad en cualquier administración. Una mezcla de funciones entre las que cohabita el control de la agenda, el manejo de todos los asuntos de gestión o las reuniones de cobertura en las que el máximo responsable político no puede -o quiere- estar presente, son algunas de las tareas que corresponden a estos puestos de confianza. Según el caso, estos gestores llegan a convertirse no solo en la mano derecha del dirigente político para el que trabajan, sino en una prolongación del mismo con mando en plaza. 

Ahora bien, no es un camino de rosas. O al menos en algunos casos, el desgaste, la presión, la responsabilidad y el volumen de trabajo convierten estos puestos de trabajo en exigentes pruebas para los que los ostentas. Un reto eso sí, a razón de unos 50.000 euros brutos anuales.

Prueba de que el -para muchos- aliciente económico no es suficiente es la imposibilidad de encontrar jefes de Gabinete que hayan resistido mucho tiempo en el Gobierno valenciano desde la alianza del Botànic sellada en 2015. Bien es cierto que algunos encontraron otras ofertas de trabajo superiores al menos igualmente atractivas, pero otros simplemente prefirieron abandonar la montaña rusa de la Administración. 

De hecho, a día de hoy, el único jefe de Gabinete que permanece en el cargo desde junio de 2015 es Miquel Real, mano derecha de Mónica Oltra en la Vicepresidencia y Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas. En la otra orilla, varios departamentos han tenido hasta seis cambios en el puesto en apenas cinco años, como ha ocurrido en el área de Justicia que lidera Gabriela Bravo.

Durante este verano, tal y como avanzó Valencia Plaza en ambos casos, dos consellerias se han quedado sin jefe de Gabinete. En julio fue Alberto Muiños, quien ostentaba el cargo en Justicia y dijo adiós al recibir una oferta de asesor en la Presidencia del nuevo gobierno en la República Dominicana. Un mes después, decía adiós su homólogo en Sanidad, José Martínez Rubio, para asumir la plaza obtenida como ayudante a doctor en la Facultad de Filología, Traducción y Comunicación de la Universitat de València.

No eran los primeros que pasaban por allí. En el caso de Sanidad, Martínez Rubio sustituyó a Trinidad Amorós en 2019 -que se marchó para ser concejal en Alicante-, si bien previamente ella había relevado a Carlos Macía cuando se marchó siguiendo a Carmen Montón al Ministerio de Sanidad. Ahora, todo apunta a que el puesto será para Jaime Peris, que venía actuando como asesor en el departamento.

Algunos jefes de Gabinete que cambiaron de aires

En cuanto a Justicia, se han atravesado muchos cambios por diversas circunstancias: el primer jefe de Gabinete fue Luis Fernando Rodríguez, pero sufrió un grave accidente de tráfico y fue sustituido en 2016 por Muiños para regresar posteriormente cuando se hubo recuperado. Después, emigró a Madrid para incorporarse al ministerio y fue sustituido por Darío Moreno, quien a su vez fue relevado por Muiños de nuevo para ser candidato a la Alcaldía de Sagunt.

Una tónica de cambios que, aunque no tan acentuada, también se ha producido en otras áreas. En Educación, por ejemplo, en 2015 comenzó la legislatura Vicent Martínez para, tres años después, dejar el puesto para dirigir la campaña del Bloc. Fue sustituido por el entonces asesor Enric Carbonell, quien un año después tomaba rumbo hacia la Fundación Trinidad Alfonso siendo sustituido por Facund Puig, quien todavía ostenta el puesto. En el apartado del puesto como trampolín, se lleva la palma Arcadi España, el ex jefe de Gabinete del presidente, Ximo Puig, quien pasó a ser conseller de Obras Públicas en esta legislatura.

Salidas más complicadas

Pero no todo han sido salidas por otras ofertas, también se han producido ceses y abandonos voluntarios. En Agricultura, comenzó la legislatura en el puesto Fernando Luis Rodrigo pero la consellera decidió relevarlo año y medio después por Marina Aparicio. La nueva responsable autonómica, Mireia Mollà, optó por Juan Ángel Conca. En la línea de adioses a petición propia, uno de los más curiosos se produjo la pasada legislatura en Economía, cuando Rafa Carbonell dejó la Jefatura de Gabinete para ser coportavoz del Bloc pero, menos de un año después, abandonaba también ese puesto para volver a la enseñanza. Más rápido si cabe fue el de la jefa de Gabinete de Participación y Transparencia, Aurora Mora, quien dejó el cargo a petición propia apenas seis meses después de que comenzara esta segunda legislatura del Botànic.

En el resto de consellerias, a excepción de las de nueva creación, este puesto ha tenido al menos dos dueños en estos cinco años de gobierno de coalición de izquierdas. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email