GRUPO PLAZA

en el parc natural del túria con una inversión de 5,5 millones de euros

El proyecto Guardian finaliza la infraestructura innovadora contra incendios más grande de Europa

8/04/2022 - 

VALÈNCIA. La sostenibilidad es el único camino posible para avanzar en cualquier actuación que se quiera llevar a cabo, sobre todo para aquellas de gran envergadura. Esta idea es la que ha sobrevolado la clausura del proyecto Guardian, una iniciativa que después de tres años ha finalizado la infraestructura contra incendios más grande de Europa y la segunda más grande del mundo en el Parc Natural del Túria. Así, este proyecto utiliza el agua regenerada para aumentar la resiliencia al fuego, en una zona de 2.000 hectáreas con grandes urbanizaciones forestales en la que hay en torno a 15.000 habitantes afectados.

Este gran proyecto se ha llevado a cabo, principalmente, por los consistorios de las dos localidades en las que se ubica esta zona verde, el Ayuntamiento de Riba-roja de Túria y el de Paterna, pero también ha contado con las aportaciones de varios socios: Hidraqua, Medi XXI, la Universitat Politècnica de València (UPV), la Universitat de València (UV) y Cetaqua. No obstante, la otra pieza fundamental de esta iniciativa ha sido la Unión Europea, ya que a través de los fondos Feder ha subvencionado el 80% de la inversión total de 5,5 millones de euros.

Desde 2018 que se inició el Guardian, se ha puesto en marcha una infraestructura hidráulica formada por una estación de agua regenerada, 6.500 metros de conducciones y cinco depósitos con una capacidad de 2,4 millones de litros de agua. Además, han instalado 52 cañones de agua que funcionan mediante una red de sensores en tiempo real. Lo que hace diferente a esta iniciativa no es que utilicen aspersores para humedecer las zonas forestales, sino que es la primera vez que se usa el agua reciclada tratada de forma específica para evitar el fuego.

Para poder realizar este proyecto de grandes dimensiones, tanto el consistorio de Riba-roja como el de Paterna, los dos principales impulsores, tenían claro que necesitaban el apoyo de la UE, de modo que se presentaron a la tercera convocatoria de las ayudas UIA (Acciones Urbanas Innovadoras). Así, tras conseguir la subvención, el 80% lo ha aportado la entidad europea a través de los Feder y el 20% viene de la mano de los socios.

Foto: EDUARDO MANZANA 

En esta línea, Tommaso Galli, officer del proyecto en Europa, ha puesto en valor la necesidad de los fondos europeos para hacer frente a nivel local a los efectos directos del cambio climático. Pero el representante europeo también ha querido resaltar que las administraciones pequeñas, en este caso Riba-roja y Paterna, están capacitadas para llevar a cabo grandes iniciativas, que aportan elementos innovadores en la forma en la que se gestiona el agua y los recursos naturales, con lo que esperan que el proyecto valenciano se pueda poner en marcha en otras regiones europeas.

De hecho, Galli ha adelantado que en septiembre de este año va a lanzarse una nueva convocatoria de estas ayudas. Pese a que aún debe estudiarse y valorar todas las opciones, una idea que se ha dejado caer en el acto ha sido la inclusión de l'Eliana, municipio vecino de Riba-roja y también afectado por los incendios forestales de la zona, para optar a estas ayudas y que así remen las tres localidades en una misma dirección en la lucha contra el cambio climático.

Foto: EDUARDO MANZANA

Por su parte, el Secretario Autonómico de Seguridad y Emergencias, José María Ángel Batalla, ha puesto el foco en la solvencia del proyecto en "el bosque metropolitano de València más importante": "Es importante la capacidad de seducir a la UE, que es absolutamente costoso y para ello hay que presentar un proyecto lo suficientemente solvente para mirar de tú a tú a Europa", ha destacado el Secretario Autonómico.

En su intervención, Robert Raga, alcalde de Riba-roja, ha tildado del día de la presentación como "muy emocionante", además de resaltar la importancia de las alianzas entre las administraciones y las empresas participantes, ya que se trata de una iniciativa con un fuerte carácter de colaboración público privada. "Hoy la Comunitat Valenciana y España puede sacar pecho por el trabajo bien realizado", ha manifestado el primer edil de la localidad de Camp de Túria.

También en esta línea se ha expresado Juan Antonio Sagredo, alcalde de Paterna, quien ha declarado que "este proyecto nos sitúa a la vanguardia de las infraestructuras hidráulicas contraincendios a nivel mundial, poniendo en valor la importancia y la eficiencia de la colaboración público-privada en la gestión y ejecución de proyectos que ayuden a combatir el cambio climático así como la necesidad de impulsar iniciativas sostenibles, y replicables en otros municipios, como modelo de preservación y protección el medio ambiente".

Las aportaciones de los socios

La presentación se ha realizado en la finca Vallesa de Mandor, en Riba-roja, pero también los y las asistentes han podido ver el funcionamiento de una de las infraestructuras hidráulicas desplazándose a Paterna, concretamente a la Canyada Sur, donde se han instalado 14 cañones de agua con sensores para evitar los incendios forestales del área. Ha sido en este punto donde los distintos socios han explicado en qué ha consistido su trabajo dentro de esta iniciativa que ya es una realidad.

Foto: EDUARDO MANZANA

Hidraqua y Cetaqua se han centrado, por su parte, en la Estación Regeneradora de Agua (ERA), una infraestructura en la que se desarrolla un tratamiento de agua avanzado para la eliminación de los microcontaminantes y la obtención de un agua de calidad suficiente para su uso en los cortafuegos verdes. Así, ambas entidades se han encargado de diseñar, producir e instalar la estación que siempre está en funcionamiento, ya que el agua que no se utiliza se almacena en un depósito para así aprovecharla también.

Para ello, Hidraqua ha desarrollado los cinco depósitos de almacenamiento del agua regenerada y los 11,5 km de conducciones que permiten que el agua atraviese el Parc Natural, y llegue desde la estación regeneradora hasta las torres de riego SIDEINFO, que han ido a cargo de la empresa valenciana en servicios ambientales Medi XXI. Esta entidad también ha realizado las labores del arbolado como el desbroce o el clareo de árboles enfermos, además de plantar en torno a 2.000 especies autóctonas que tienen menos capacidad de arder para que actúen como barrera al fuego en caso de incendio.

Asimismo, las instituciones académicas también han tenido un papel importante en el Guardian. La UPV ha sido la universidad encargada del estudio previo al trabajo de Medi XXI, ya que ha medido el estrés hídrico de los árboles. De esta forma, la intención es determinar patrones de riego óptimos para que las torres los apliquen y así saber cómo se comportan los árboles.

Por último, también la UV ha colaborado, aunque se ha centrado en el análisis y la viabilidad económica del proyecto. En este sentido, el catedrático de Economía de la universidad, Francesc Hernández, ha verbalizado, más allá de los términos económicos, la esencia del proyecto Guardian en una frase: "el coste de no actuar es muy superior al propio coste de actuar, con lo cual tenemos un incentivo claro para desarrollar este tipo de iniciativas para avanzar en el camino de la sostenibilidad".

Foto: EDUARDO MANZANA 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme