GRUPO PLAZA

Entrevista al Síndic Major de Comptes

Vicent Cucarella: "Nuestro trabajo no hace amigos, pero tampoco hemos venido a eso"

Foto: EDUARDO MANZANA
31/10/2022 - 

VALÈNCIA. Vicent Cucarella (Alzira, 1967) fue elegido Síndic Major de Comptes en 2016. Economista e investigador del Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (IVIE), ha liderado la institución durante los últimos seis años. Un periodo en el que la Sindicatura ha logrado situarse entre los órganos fiscalizadores de referencia de España. Sus informes han sacado los colores al Gobierno valenciano, pero también a los grupos parlamentarios de Les Corts por la escasa transparencia que dan al gasto de las subvenciones que reciben de la Cámara. 

Desde junio, él y los otros dos síndics, Marcela Miró Antonio Mira Perceval, están en funciones, por lo que los partidos de Les Corts deben renovar a los integrantes de la institución. El proceso se resolverá, según han acordado, con un cambio total de todos los síndics. Es decir, no habrá ninguno que permanezca en la Sindicatura ni ningún tipo de transición, algo que según reconoce el propio Cucarella preocupa en la institución. Valencia Plaza se reúne con él para hablar de esta cuestión y del balance de estos seis años al frente del órgano. 

Foto: EDUARDO MANZANA

-Después de seis años como Síndic Major, ¿cuál es el balance que hace?
-El análisis que hago es muy positivo. Para mí mi nombramiento fue inesperado y me encontré en una institución que funcionaba muy bien. En estos seis años hemos reforzado aquellos aspectos que considero que debe tener una institución modélica y, además, hemos ido innovando. Somos un referente para otros órganos de control externo que hay en España y hay ámbitos en los que hemos sido pioneros. Por ejemplo, en auditorías operativas, en las que analizamos la eficacia en la gestión pública. Fiscalizar no es solo controlar unas cuentas, sino comprobar también que esas cuentas, que están dentro de un sistema informático, sean seguras; que esté garantizado que no puedan manipularse porque sino no serviría de nada fiscalizarlas. Por tanto, no solo hacemos auditorías al uso, sino también de este tipo, que tienen más que ver con la eficiencia y que ahora están copiando otras autonomías. 

-¿En algún momento ha sentido que el Botànic ha cuestionado o puesto trabas a la labor de la Sindicatura?
-No. Fue una de las condiciones que puse cuando me propusieron: soy una persona que no viene de la política y quería actuar con total independencia. Y nadie me ha cuestionado el trabajo que hacemos aquí. 

"A nadie le gusta que le saques las cosas que hace mal, pero nuestro trabajo es señalar aquello que es mejorable"

-¿Tampoco Les Corts cuando han puesto el dedo en la llaga con la transparencia que dan al gasto de las subvenciones que reciben los grupos?
-Sí, a Les Corts les molesta. Es verdad. Pero más bien a la secretaría de Les Corts, que es la que se encuentra en entredicho con estos informes. No tanto la Presidencia de Les Corts, que de alguna manera la hemos tenido de aliada porque cuando hemos pedido más transparencia, Presidencia también la ha reclamado. Es evidente que nuestro trabajo no hace ningún amigo. Si lo haces bien, no haces amigos. Al contrario, haces enemigos porque a nadie le gusta que le saques las cosas que hace mal. Nuestro trabajo es muy desagradecido en ese sentido. Nosotros miramos miles de apuntes y al final extraes en el informe aquellas cosas que podrían mejorarse o que están mal. Eso no sienta bien a nadie. Porque aunque en general el informe esté bien, les molesta que señales las cosas que han hecho mal porque consideran que es injusto. Puede ser que sea injusto, pero es que nuestro trabajo es señalar aquello que es mejorable. Por tanto, nuestro trabajo no hace amigos, pero tampoco hemos venido a eso. Hemos venido a hacer un trabajo bien hecho. Y no me he sentido presionado en ningún momento. 

Foto: EDUARDO MANZANA

-Sus informes y recomendaciones se han incumplido de manera reiterada, sobre todo en la cuestión relacionada con la transparencia de estas ayudas. ¿Cómo valora esta actitud por parte de los partidos en la Cámara? 
-A veces vemos que hay una voluntad de mejorar en el sentido que nosotros proponemos en los informes, pero no es fácil conseguirlo de un año para otro. Y eso nosotros lo tenemos en cuenta cuando hacemos recomendaciones; remarcamos si se ha avanzado de un año a otro en esa dirección aunque no se haya conseguido el objetivo. Porque eso es diferente a cuando el gestor directamente está en contra de lo que decimos y argumenta que lo que tu has reflejado en el informe no es de esa manera. Eso es un enfrentamiento y dos maneras de ver las cosas. En el caso de Les Corts, ellos se han sentido molestos desde el primer momento, pero poco a poco han ido avanzando en lo que nosotros pedíamos. No solo porque lo pidamos nosotros, sino porque a la propia Presidencia de Les Corts le ha parecido que era lo adecuado. Por tanto, puede ser que les moleste que haya más control, pero es que se deben a los ciudadanos y deben tener más transparencia. 

"Los incumplimientos pueden salir gratis porque no pasa nada, excepto el desprestigio de la administración"

-¿Cree que los incumplimientos le salen muy baratos a las administraciones? 
-Si las administraciones no cumplen con lo que nosotros proponemos parece que salga gratis el incumplimiento... y efectivamente. Pero de alguna manera lo que queda es el peso moral de no haber hecho lo que se supone que una institución que tiene prestigio te está recomendando. Por eso es tan importante que la Sindicatura no pierda el prestigio que tiene, porque en el momento en que lo haga sus recomendaciones perderían esa fuerza que hoy mismo tienen. ¿Que una recomendación no se ha cumplido? Pues seguiremos insistiendo y ante la sociedad quedará mal aquel que no cumpla lo que una institución solvente como esta está recomendando. Puede salir gratis en el sentido de que no pasa nada, excepto el desprestigio de la administración en cuestión. 

-¿Deberían tener una potestad sancionadora para que se tuvieran más en cuenta sus informes? ¿Serían más eficientes?
-Sí que podemos poner multas coercitivas a aquellos que no colaboran con nuestras fiscalizaciones. Y de hecho en algún ayuntamiento, cuando no ha aportado información, hemos iniciado los trámites para imponerla, pero al final la cosa se ha arreglado rápidamente y no hemos debido poner ninguna multa. 

Foto: EDUARDO MANZANA

-Tras varios informes cuestionando la gestión en Les Corts, el propio Parlamento decidió externalizar la fiscalización de la Sindicatura con otro órgano de control autonómico. ¿Cómo sentó esta reacción aquí en la institución? ¿Se leyó como una revancha?
-A nosotros nos han fiscalizado siempre. De hecho, a nosotros nos fiscaliza una empresa externa. Simplemente dijeron que también querían fiscalizar otros aspectos. Ahora mantenemos esa fiscalización externa, más otra fiscalización que hace la Cámara de Cuentas de Aragón. Por nosotros no hay ningún problema, esa es la diferencia. Pensábamos que con la externa que hace una empresa tenían suficiente, pero si prefieren que haya otra más no pasa nada. Y además, internamente, también una de nuestras auditoras hace un seguimiento continuado de la actividad de la Sindicatura. Por tanto, somos fiscalizados por triplicado. 

-Su auditor, la Cámara de Cuentas de Aragón, ha criticado que existen pluses "insuficientemente regulados" en la institución. Un complemento de productividad que se reparte en base al cumplimiento de objetivos que ustedes mismos fijan y evalúan. ¿Qué tiene que decir a este tirón de orejas?
-Pues que ya está resuelto. Realmente lo que pasó ahí es que nosotros trasladamos a la Sindicatura el mismo plus de productividad que tienen en Les Corts, porque al final la forma de trabajar aquí es similar a la de allí. En el Parlamento, como todos los años se da, acabaron incorporando ese plus en el sueldo de los trabajadores como si fuera una partida fija. Así que nosotros teníamos dos formas de resolverlo para regularizarlo: o hacíamos lo mismo que Les Corts y lo incorporábamos al sueldo como una partida fija, o redactábamos una normativa específica que definiera cuáles serían los objetivos exactos que debían cumplirse para dar esta paga. Al final lo que hemos hecho es lo primero, ya que el origen de esta paga era de la Cámara y esta ya decidió hacerlo así. Así que en el Presupuesto de 2023 esta paga formará parte de una partida fija dentro de los salarios de los trabajadores. 

"hemos sido pioneros en aplicar que los ayuntamientos no puedan cobrar las ayudas públicas mientras no hayan rendido cuentas a la Sindicatura"

-¿Quedan todavía ayuntamientos que no cumplen con la rendición de cuentas obligatoria?
-Hay quien llega tarde, pero más tarde o más temprano terminan cumpliendo todos. Y eso es una cosa que la Comunidad Valenciana es la que mejor lo lleva, entre otras cosas porque hemos sido pioneros en aplicar un condicionante: los ayuntamientos no puedan cobrar las ayudas públicas mientras no hayan rendido cuentas a la Sindicatura. Con lo cual, si a un ayuntamiento le han concedido una ayuda pública pero este no ha rendido cuentas o está pendiente de hacerlo, no llegan a ingresársela hasta que lo hace. Así que al final se dan prisa en hacerlo porque les conviene. Eso ha funcionado muy bien aquí y ahora otras Comunidades Autónomas lo están copiando porque ven que es efectivo. 

Foto: EDUARDO MANZANA

-¿Cómo considera, en general, la gestión de ayuntamientos y diputaciones?
-Podemos decir que en general hay buena gestión. En los municipios más pequeños el hecho de que cuenten con menos medios hace que algunas cosas sean más difíciles de cumplir. Pedimos, por ejemplo, que haya una separación de funciones clara entre interventor, tesorería, secretario, etcétera. Y eso en un ayuntamiento pequeño es difícil de cumplir porque no tienen tanto personal. Pero bueno, en ayuntamientos más grandes con más infraestructura, eso se cumple. A veces la rendición de cuentas se retrasa, pero termina cumpliéndose. Lo que sí que veo es que los informes que hacemos, tanto de la Cuenta General como a nivel de contratación de los ayuntamientos o subvenciones, resultan muy útiles para los propios consistorios. Esa visión de "que vienen los ogros a fiscalizarnos", hay muchos ayuntamientos que lo agradecen, sobre todo los pequeños, porque llegan expertos que acaban aconsejándoles cómo hacer mejor la faena y cómo llevar mejor las cuentas de la entidad. 

-¿Ha hecho o va a hacer la Sindicatura algún informe sobre la gestión de fondos europeos por parte de la Generalitat?
-Sí, estamos haciéndolo. En esta primera fase lo que hemos hecho ha sido valorar si hay personal adecuado para la gestión de estos fondos. Hay un cambio en la forma de trabajar con los fondos, porque antes si cumplías una serie de características te los concedían. Ahora se conceden en función del cumplimiento de unos objetivos que vienen marcados. Con lo cual la fiscalización es diferente. Así que en esta primera fase de análisis estamos estudiando si hay personal suficiente, si están lo suficientemente formados, si hay sistemas informáticos adecuados para gestionar esto a gran escala, etcétera. Y más adelante fiscalizaremos la gestión de ayudas propias, pero eso llevará varios años.  

"hubo un uso exagerado del contrato de emergencia. muchos contratos se podían haber hecho de otra manera"

-La Sindicatura alertó también sobre los contratos de emergencia covid. Un cuestionamiento que ha compartido también el director de la Agencia Valenciana Antifraude, que detectó sobrecostes y comisiones injustificadas. ¿En qué ha quedado el informe de su institución?
-Nosotros remarcamos que hubo un uso exagerado del contrato de emergencia. Todos sabíamos la situación en la que estábamos, somos conscientes. Ahora bien, a partir de determinado momento, aunque la compra estuviera relacionada con la covid y aunque la ley permitiera seguir haciendo contratos de emergencia, muchos de estos contratos se podían haber hecho de otra manera. Un contrato ordinario con todo el expediente completo o una tramitación de urgencia, que por lo menos tiene expediente. En emergencia no hay expediente. No quiere decir que no haya control posterior, porque de alguna manera se documenta a posteriori. Pero sí que hay vacíos de información que desconocemos. Al final, por ejemplo, no se sabe si las toneladas de material que llegaron son realmente las que se pagaron. Afortunadamente aquí no tuvimos casos de desaparición de material y lo que se compró, llegó. Pero en algunos casos no tenemos la seguridad de que llegase lo que se había comprado porque no tenemos ningún expediente. Insistimos en que somos conscientes de en qué circunstancias se hizo todo y había que elegir entre comprar rápido o que tu personal sanitario se quedara sin protección. Pero resaltamos que se extendió demasiado el contrato de emergencia en casos en los que había tiempo suficiente para hacerlo de otra manera. 

Foto: EDUARDO MANZANA

"aunque entendemos el origen de la partida de los 1300 millones de la infrafinanciación, no podemos compartir que al final el Presupuesto se cuadre con ingresos ficticios"

-Usted advirtió también de la mala gestión en materia de contratación, de personal y del estado económico de la Administración a raíz de la Cuenta General de 2019. ¿Se ha repetido en la de 2020?
-Todos los años terminamos remarcando una serie de asuntos que lamentablemente acaban repitiéndose. En muchos casos vemos que no es fácil resolverlo de un año para otro, pero a lo mejor la Administración no tiene la voluntad de hacerlo. Por ejemplo, todos los años remarcamos que los 1.300 millones ficticios del Presupuesto de la Generalitat no deberían aparecer ahí. Entendemos lo que hay detrás y que al no haber reformado el sistema de financiación autonómico llega menos dinero a la Comunidad Valenciana de lo que debería. De alguna manera la Generalitat incorpora esta partida pensando en que en algún momento esta situación se resolverá. Pero al final pasan los años, la situación no se resuelve y esos ingresos han sido ficticios. Nosotros, aunque entendemos el origen de esta partida, no podemos compartir que al final el Presupuesto se cuadre con ingresos ficticios. Ellos lo saben, entienden que no es la manera más ortodoxa de hacerlo, pero continúan haciéndolo. Ahí no podemos hacer nada más que volver a decirlo al año siguiente. 

-Por eso le preguntaba al principio si a las administraciones les salen baratos los incumplimientos.
-Como te decía, todo dependerá de la institución que te lo eche en cara. Si lo hace un órgano que está bien visto, eso hace que de alguna manera quedes mal por no cumplir aquello que te dicen. Pero ellos tienen un argumento ahí que difícilmente va a cambiar la Sindicatura. El Gobierno valenciano considera que de alguna manera debe protestar -por la infrafinanciación- y lo hacen a través del Presupuesto.   

Foto: EDUARDO MANZANA

"la renovación de la sindicatura como se plantea ahora puede afectar a la institución. Creo que va a ser difícil para la sindicatura y dentro de la casa la gente está muy preocupada"

-Los grupos del Botànic han decidido que haya una renovación al 100% de la Sindicatura de Comptes. Ustedes eran partidarios de que hubiera cierta transición. ¿Cree que esto puede perjudicar a la actividad de la Sindicatura o de alguna manera a la calidad de los informes que elaboran?
-Puede ser que sí que perjudique, porque al final la Sindicatura ha sido pionera en muchos ámbitos. Desde fuera se conoce el resultado del trabajo de la Sindicatura, pero cómo se trabaja dentro solo se conoce una vez estás dentro. Cuando yo llegué a la sindicatura dije que me parecía muy bien haber sido elegido Síndic Major, pero realmente pensaba que lo lógico hubiera sido que me nombraran primero síndic para conocer cómo se trabajaba dentro y luego ya seguir como Síndic Major porque ya conocería bien los equipos, dinámicas internas, especificidades de cómo trabaja este órgano de fiscalización frente a otros... Tuve la suerte de que ya había otros dos síndics que me hicieron la transferencia de su saber y eso lo agradecí mucho. Ahora lo que pasará, si se confirma que al final nos cambiarán a los tres integrantes de golpe, es que no habrá nadie que haga esa transferencia de saber. Con lo cual es posible que, por una parte, haya un parón en la actividad de la Sindicatura o, por otra parte, se tomen unas dinámicas que antes estaban muy claras y ahora, el hecho de no haberlas podido trasladar a los nuevos que vengan, cambien. Sinceramente, creo que va a ser difícil para la institución y aquí en la propia Sindicatura los trabajadores dicen que no lo entienden. Esto no había pasado nunca. Han ido entrando unos y saliendo otros, pero siempre había un nexo. Si se cumple, será la primera vez que ocurra y dentro de la casa la gente está muy preocupada.

"creo que está primando más cuál es el reparto de poder entre los diferentes grupos parlamentarios sin tener en cuenta que para la institución otro escenario sería mucho mejor"

-Esta situación se produce porque los partidos se han repartido los nombramientos. Compromís quiere mantener la designación del Síndic Major, y el PSPV no se plantea nombrarle como síndic. ¿Cree que es un error o que a veces este tipo de posicionamientos inamovibles perjudican a las instituciones?
-Al final creo que está primando más cuál es el reparto del poder entre los diferentes grupos parlamentarios sin tener en cuenta que para la institución otro escenario sería mucho mejor. A veces se olvida que ese reparto de poder está afectando al buen funcionamiento de la institución. 

Foto: EDUARDO MANZANA

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme