GRUPO PLAZA

Tercer encuentro de la asamblea

La Asamblea de Viriato mantiene la petición de dimisión de Guarinos: “No se han producido avances"

Foto: BIEL ALIÑO
22/07/2021 - 

VALÈNCIA. Tras semanas de conflicto entre los trabajadores de las artes escénicas y el Institut Valencià de Cultura (IVC), el diálogo vuelve. Tal y como han informado desde la Asamblea Viriato, la próxima semana los profesionales de las artes escénicas una reunión con el conselleria de Cultura, Vicent Marzà, tal y como habían demandado insistentemente. Cabe recordar que la asamblea se generó hace apenas unos días, impulsada por profesionales independientes de la cultura, para reflexionar y generar un punto de encuentro tras la polémica por la gestión de las ayudas del IVC. “No se ha implementado una escucha activa a las diferentes voces del sector”, critican desde la asamblea, al tiempo que se congratulan por el hecho de que finalmente se dé la esperada reunión con el conseller.

La situación se volvió tan tensa que desde la asamblea se ha pedido la dimisión del propio director del IVC, Abel Guarinos, una petición a la que se han sumado numerosos profesionales, aunque también ha encontrado a voces críticas, como las del colectivo de programadores del Circuit Cultural Valencià. “En ningún caso se trata de una cuestión personal contraria a Abel Guarinos, ni nos mueve nada más que hacer balance de su trabajo durante los últimos cinco años. Si se pide esta dimisión, es porque consideramos que no se han producido avances significativos a lo largo de cinco años de mandato que pongan solución a los problemas de la cultura”, reflejan desde la asamblea en un comunicado.
 
“En cinco años no ha sido capaz de articular políticas públicas acordes a la evolución social, técnica, artística o institucional que sí han modificado otras instituciones relacionadas con el arte. En cinco años, no se ha planteado una solución a la profunda problemática que genera la orden de ayudas a las artes escénicas con las reclamaciones históricas de diferentes asociaciones del sector que nos representan, a diferencia de lo que sí se ha hecho en otros sectores”, inciden.

Este contexto motivó la puesta en marcha de una asamblea de profesionales independientes que este jueves ha celebrado su tercer encuentro, en el que inciden en un mensaje: la polémica sobre la gestión de las ayudas es sólo la punta del iceberg. “No podemos pensar en un mecanismo más democrático que el asambleario para poder compartir las inquietudes dentro de un sector, el de la cultura, que está herido de muerte desde hace años […] Desde la asamblea queremos dejar claro que el malestar de las diferentes personas que conforman el ecosistema cultural valenciano es más amplio y de mayor recorrido que el del descontento producido por dicha resolución, y que este nada tiene que ver con los errores informáticos o humanos, siempre comprensibles”.

De este modo, explican desde la Asamblea Viriato, las mejores en la presente resolución de las ayudas en “necesaria pero también insuficiente”. “Su diseño actual no es ni el más democrático ni el más transparente de su historia, como ha afirmado el máximo responsable del Institut Valencià de Cultura. Estas ayudas siempre han sido excluyentes y las actuales lo son más que nunca, amparándose en tabulaciones supuestamente objetivas en las que se anida un modelo de producción, el de las industrias culturales, en detrimento de otros más vinculados a la experimentación, la investigación o la participación social, entre otras”.

La petición de diálogo no es una novedad y, de hecho, hace apenas unos días la asociación de empresas de las artes escénicas (AVETID) también emitían un comunicado en el que demandaban un encuentro con Marzà para trabajar sobre la gestión sobre las artes escénicas. “Hace tiempo que denunciamos la desconexión entre las buenas intenciones a nivel político y su puesta en práctica […] Es de absoluta urgencia que comience un cambio real, con voluntad política de mirar más allá del presente, con medidas a corto plazo porque, si no, las quejas serán continuadas y el malestar permanente”, expresaban.

Tras semanas de silencio, fue esta semana, durante la presentación de la programación de la Filmoteca d'Estiu, que Abel Guarinos rompió su silencio tras semanas de críticas a su gestión, una intervención en la que aseguró sentirse apoyado "por una parte inmensa del sector de las artes escénicas", al tiempo que apuntó que los posibles fallos se deben a un "error telématico" que "se corregirá", errores que “no tiene sentido que justifique una dimisión, ni mucho menos". Días antes, la secretaria autonómica de Cultura, Raquel Tamarit, ya había dado la cara por él, y defendió su gestión “incluso cuando se equivoca”.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email