Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

un hecho sin precedentes

El BCE prevé una contracción económica del 8,7% en la Eurozona en 2020

4/06/2020 - 

FRÁNCFORT (EP).  La economía de la zona euro ha registrado una caída sin precedentes en el segundo trimestre del año, tras registrar una contracción del 3,8% en los tres primeros meses de 2020, que parece haber tocado fondo en el pasado mes de mayo, lo que sugiere un rebote de la actividad en la región a partir del tercer trimestre, según ha anunciado la presidenta de la institución, Christine Lagarde, en la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno del banco central.

"Existen síntomas de una recuperación tibia", ha señalado la presidenta del BCE, destacando que las últimas encuestas sugieren que el desplome de la actividad tocó fondo en mayo y anticipan un rebote en la segunda mitad de 2020 a medida que se levantan las medidas de confinamiento, aunque la velocidad y escala del rebote "siguen siendo inciertas".

En este sentido, Lagarde ha subrayado que el Consejo de Gobierno del BCE mantiene su compromiso para hacer todo lo necesario para cumplir su mandato y hacer que la política monetaria de la entidad se transmita sin dificultades a todos los rincones de la eurozona. Asimismo, la francesa ha reiterado la disposición del BCE para ajustar sus instrumentos en función de las necesidades.

De este modo, los economistas del BCE han ajustado sus proyecciones macroeconómicas y en su escenario base ahora anticipan una caída del PIB de la eurozona del 8,7%, que en 2021 pasará a ser un rebote del 5,2% y en 2022 se moderará al 3,3%.

En el caso de la inflación, el deterioro de la economía y la caída de la demanda y de los precios de la energía han llevado al banco central a revisar a la baja sus estimaciones, hasta el 0,3% en 2020 y el 0,8% en 2021, mientras que para 2022 prevé que los precios subirán un 1,3%.


Por otro lado, Lagarde, ha expresado su confianza en poder alcanzar una "buena solución" sobre las cuestiones planteadas por el Tribunal Constitucional de Alemania, que el pasado mes de mayo declaró parcialmente inconstitucional las compras de deuda pública del banco central a través del programa PSPP y advirtió de que el Bundesbank no podrá seguir tomando parte en las mismas sin una explicación por parte del instituto emisor sobre la proporcionalidad del plan. "Estamos convencidos de encontrar una buena solución que respete la independencia del BCE y reconozca la supremacía de la Justicia europea", ha señalado la francesa en la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno de la institución.

En este sentido, Lagarde ha insistido en ceñir la decisión del Constitucional de Alemania al país germano, afirmando que el BCE "ha tomado nota de la sentencia", pero recordando que la entidad solo está sujeta a la jurisdicción del Tribunal de Justicia de la UE, subrayando así que dicha sentencia "está dirigida al Gobierno y al Parlamento alemanes". Asimismo, la presidenta del BCE ha defendido que la proporcionalidad es una cuestión básica en los planteamientos del BCE y ha recordado que esta circunstancia queda reflejada en las actas que la institución publica de las reuniones que el Consejo de Gobierno de la entidad mantiene periodicamente y en las que se revisan la eficacia y efectos cruzados de las medidas adoptadas.

Tribunal Constitucional de Alemania

El pasado 5 de mayo, el Tribunal Constitucional de Alemania opinó que los órganos constitucionales, las autoridades administrativas y los tribunales alemanes no pueden participar ni en el desarrollo ni en la implementación, ejecución u operacionalización de actos "ultra vires".

Por ello, "tras un período transitorio de no más de tres meses" que permita la coordinación necesaria con el Eurosistema, el Bundesbank ya no podrá participar en la implementación y ejecución de las compras de deuda a través del programa PSPP a menos que el Consejo de Gobierno del BCE adopte una nueva decisión que demuestre de manera comprensible y comprobada que los objetivos de política monetaria perseguidos no son desproporcionados a los efectos de política económica y fiscal resultantes del programa.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email