GRUPO PLAZA

el expresidente de bancaja es juzgado por fraude fiscal

Olivas defiende que su intermediación para Vicente Cotino era beneficiosa para Bancaja

18/10/2016 - 

VALENCIA (VP/EP). El expresidente de Bancaja y expresidente de la Generalitat Valenciana, José Luis Olivas, ha negado ante el juez que cometiera algún tipo de fraude fiscal en una operación con el empresario Vicente Cotino y ha defendido que le cobró 500.000 euros por asesorarle y mediar en la venta de unas acciones de su empresa en una operación que fue "beneficiosa" tanto para el propio Cotino como para Bancaja -entidad que presidía-- e Iberdrola -donde era consejero--.

Olivas, quién está imputado en Madrid por la quiebra de Banco de Valencia, se ha pronunciado así en el Juzgado de lo Penal número 6 de Valencia, donde este martes se ha sentado en el banquillo de los acusados junto al empresario Vicente Cotino, sobrino del expresidente de las Corts Juan Cotino, por un presunto fraude a Hacienda. También está acusada la mujer de Olivas.

Tanto Olivas como Cotino se enfrentan a una pena de tres años de prisión, tal y como solicita provisionalmente el ministerio fiscal, por un delito contra la Hacienda Pública y otro de falsedad documental. Asimismo, se les reclama el pago de una multa de 202.700 euros. El ministerio público no acusa a la mujer de Olivas.

En concreto, según mantiene la fiscal, supuestamente el empresario pagó 580.000 euros a una sociedad de José Luis Olivas por unos trabajos que no existieron y por los que Vicente Cotino se desgravó la factura, causando así un perjuicio a Hacienda.

José Luis Olivas, a su llegada al juzgado. Foto: EVA MÁÑEZ

Esta acusación ha sido negada tanto por Olivas como por el propio Cotino. La operación se centraba en la venta de participaciones de Proyectos Eólicos Valencianos S.A. --accionarada por Endesa (55%), Sedesa (25%) y Bancaja (20%)-- a Iberdrola. En concreto, Cotino, dueño de Grupo Fiscal Asedes Capital S.L., al que pertenecía Sedesa, le pidió a Olivas que le ayudara a vender el 25% de activos a la compañía eléctrica. A cambio, y si se obtenía una plusvalía de 39 o 40 millones, le ofreció pagarle 500.000 euros más IVA.

Al respecto, Olivas ha defendido que realizó este asesoramiento a Cotino, fructificó la venta y, por este motivo, cobró esos 500.000 euros a través de una sociedad que compartía con su mujer, Imarol. Aprovechó su trabajo para intentar vender también a Iberdrola el 20% de acciones de Bancaja: "Yo defendía los intereses de Bancaja y de Cotino, porque hablábamos de un total del 45% del accionariado. Y para ser sinceros, también los intereses de Iberdrola, porque Iberdrola quería tener un parque eólico en la Comunidad", ha argumentado.

"Actuaba -ha agregado-- para hacer un favor a Bancaja, porque tampoco tenía ninguna obligación. Yo era un ejecutivo y quería hacer un favor a Bancaja por mi situación. Y también actuaba en nombre de Cotino porque me hizo un encargo. Trabajaba para Cotino y ayudaba a hacer una operación beneficiosa para Bancaja, que iba a obtener una plusvalía de 39 millones de euros y se iba a ahorrar la intervención de un intermediario", ha insistido.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme