GRUPO PLAZA

el tripartito pasa de puntillas por la nonata reforma 

Compromís y Podem dan aire con la financiación a España en su debut como conseller de Hacienda en Les Corts

Foto: CORTS/INMA CABALLER
9/06/2022 - 

VALÈNCIA. El exconseller de Obras Públicas, Arcadi España, debutó este miércoles en Les Corts como nuevo conseller de Hacienda y Modelo Económico. Un estreno en el que, si bien mencionó la necesaria reforma del modelo de financiación autonómico, esta desde luego no ocupó un papel principal en su discurso. Más bien al contrario. 

La financiación apareció al final, muy al final, de la intervención de España. De la media hora que empleó inicialmente para exponer su programa al frente de la nueva cartera, destinó 120 segundos a esta cuestión. Y tan solo volvió sobre él en el turno de réplicas después de que la oposición le diera un tirón de orejas. 

El tema en las últimas semanas se ha vuelto incómodo para los cargos socialistas, pues después de siete años exigiendo con mayor o menor vehemencia la reforma, los resultados son los que son: el modelo vigente sigue siendo el que caducó en 2014. 

De hecho, el propio conseller reconoció este miércoles en la tribuna que el objetivo "no se ha cumplido", aunque destacó que pese a todo sí había habido "avances". Progresos tales como que  ya "nadie" cuestiona que la Comunitat está infrafinanciada o que el Gobierno ya ha hecho una propuesta. 

Los 'olvidos' de España

Por la financiación pasó de puntillas el conseller. Pero sobre otros ni siquiera transitó: no hizo mención por ejemplo a las inversiones territorializadas por parte del Gobierno central. Y aunque si bien es cierto que el Ejecutivo de Pedro Sánchez adecuó la cuantía para la autonomía de acuerdo a su peso poblacional, de poco sirvió porque la ejecución de ese presupuesto no llegó ni al 26%. 

Tampoco se acordó de exigir un Fondo de Nivelación como mecanismo transitorio hasta que se reforme la financiación autonómica. Una petición que ha reclamado en varias ocasiones Compromís y el propio PSPV en Les Corts. Ahora, incluso, el Partido Popular también exige. 

A pesar de la significativa rebaja del nivel de exigencia hacia el Ejecutivo central, no obstante, España contó con el respaldo incondicional de sus socios de Gobierno: Unides Podem y Compromís. 

Ninguno de los dos grupos quiso apretar las tuercas al conseller recién estrenado en el cargo. Ni siquiera la coalición valencianista, que siempre ha presentado las iniciativas más exigentes en estas materias, dado que al no tener matriz estatal ni formar parte del Gobierno de coalición central, cuenta con más libertad a la hora de reivindicar al Ejecutivo las principales cuestiones de la agenda valenciana. 

Si España dedicó dos minutos a hablar de la financiación, menos lo hicieron el diputado de Unides Podem, Ferran Martínez, y la diputada de Compromís, Aitana Mas. Medio minuto emplearon cada uno en recordarle que es una tarea pendiente para el Consell. 

Para Martínez, tres son las prioridades para la Comunitat ahora mismo: los fondos europeos, la digitalización y la reforma de la financiación. Mas, por su parte, pidió a España el desarrollo de las TIC, que se valide la Ley de Sector Público -dos legislaturas elaboraándola lleva el departamento de Hacienda y aún no ha visto la luz-, el impuesto a las bebidas azucaradas y la financiación autonómica. 

Con la cita electoral a la vuelta de la esquina y los pocos frutos recogidos en materia de financiación autonómica, este miércoles nadie quería hablar de esta cuestión. Como ya ha venido informando este diario, de hecho, el principal problema de la agenda valenciana se ha convertido en un charco que especialmente los socialistas quieren sortear. 

El president de la Generalitat, Ximo Puig, no hizo mención a ella la semana pasada en el 40 aniversario del Estatut de Autonomía. Tampoco asistió al acto celebrado el viernes pasado para reclamar una financiación justa. Ni él, ni el conseller de Hacienda, España, ni ningún otro conseller salvo el de Economía, Rafa Climent.  

Ausencias que este miércoles se encargaron de excusar -la vicepresidenta de Les Corts, María José Salvador, del PSPV, incluida- con que era un acto para diputados. Sobra decir, sin embargo, que la mayoría de los consellers también lo son. Puig lo es. Y aunque lo recuperó este lunes en el desayuno de Forum Nueva Economía en Madrid, lo hizo para pedir al líder de los populares Alberto Nuñez Feijóo el apoyo del PP a la reforma. Así, de paso, quedó claro que la responsabilidad de que todavía no haya habido avances en esta cuestión es en parte del Partido Popular puesto que sus votos son necesarios para que se apruebe en el Congreso un nuevo modelo. De lo contrario, no hay reforma que valga. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme