GRUPO PLAZA

Visión financiera

La economía británica se dirige a una recesión en un futuro próximo

17/10/2022 - 

MADRID. El Banco de Inglaterra (BoE) parece decidido a poner fin a sus operaciones en el mercado de gilts (bonos británicos) en un intento de volver a centrar su política en el endurecimiento de las condiciones monetarias. Dada la debilidad de estos mercados y la enorme incertidumbre en torno a la capacidad del gobierno de presentar un paquete fiscal creíble a finales de este mes, el riesgo es que la volatilidad persista y el Banco se vea obligado a intervenir de nuevo.

Es evidente que el BoE está tratando de disipar las preocupaciones en torno al protagonismo fiscal, un escenario en el que podría sentirse obligado a realizar operaciones más permanentes para apoyar los rendimientos de los gilts en respuesta a la volatilidad y a la revalorización causadas por la política fiscal del Gobierno. Si bien es cierto que el Banco necesita reafirmar su independencia y la primacía de su mandato de estabilidad de precios, no está nada claro hasta qué punto son creíbles estas declaraciones dado el grado de vulnerabilidad expuesto en el mercado de los gilts.

Mantener que las intervenciones son actualmente absolutamente necesarias para mantener el funcionamiento del mercado en un mercado de activos básico del Reino Unido es una postura muy difícil. Tener que dar marcha atrás después de una declaración de intenciones tan explícita es probable que acabe dañando aún más la posición del BoE ante los mercados y la eficacia de su labor de comunicación.

Mientras tanto, el PIB del Reino Unido se contrajo un 0,3% en tasa mensual durante el mes de agosto, frente a las expectativas del consenso que no esperaba cambios, con una producción manufacturera extremadamente débil. La producción del tercer trimestre parece que se contraerá significativamente, y es probable que el día festivo de septiembre también provoque una contracción de la producción de ese mes.  

Las modificaciones del Libro Azul del PIB de la Oficina Nacional de Estadísticas, que se anunciaron a finales de septiembre, han reescrito en cierto modo la historia económica reciente del Reino Unido, mostrando que el nivel del PIB ya no está por encima del nivel anterior a la pandemia, pero también borrando la contracción del PIB del segundo trimestre de 2022 que se había comunicado anteriormente. Por lo tanto, una contracción en el tercer trimestre ya no representará el segundo trimestre consecutivo de contracción. Sin embargo, dejando a un lado las definiciones técnicas, cada vez está más claro que la economía del Reino Unido se dirige a una recesión en un futuro próximo.

Luke Bartholomew es economista senior de abrdn

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme