GRUPO PLAZA

portavoz del pp en valència ciudad

María José Català: "Si voy a los tribunales es para ganar un juicio, no para destrozar la vida de nadie"

Foto: EDUARDO MANZANA
19/12/2021 - 

VALÈNCIA. La política municipal de València afronta la segunda mitad del mandato con el horizonte de la recuperación tras el impacto económico de la pandemia de coronavirus, de proyectos de calado como la plaza de la Reina o de Brujas, y con medidas controvertidas como la puesta en marcha del área de prioridad residencial en Ciutat Vella. María José Català (València, 1981), presidenta del PP local y portavoz en el Ayuntamiento, hace balance de algunas cuestiones municipales e insiste en la necesidad de bajar los impuestos en los próximos años.


- ¿En qué ha mejorado la ciudad desde que gobierna la izquierda (2015)?
- Creo que nos honra a los políticos reconocer las cosas que se hacen bien. Se ha hecho bien prestar especial atención a los barrios en el primer mandato con una serie de iniciativas y de actividades culturales que a mí me parecieron muy bien. Pero esa atención que se prestó en la primera legislatura, ha decaído en la segunda. Se ha hecho bien, teóricamente, la idea de continuar con el Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS) que hizo el Partido Populal: la idea es buena pero lo que criticamos es cómo se ha ejecutado, una cosa es el proyecto que hizo el PP, más accesible a la bicicleta y al peatón, y otra es cómo se ha hecho. Como siempre digo también, abrir el balcón del Ayuntamiento para que la gente suba es un buen gesto que, desde luego, voy a mantener. Y algunas actuaciones de Urbanismo puedo valorarlas de manera positiva e incluso, si se ejecutan mejor, creo que hay que darles continuidad, como el bulevar verde de García Lorca, que hay que trabajar con el Ministerio.

- ¿Le parece bien esa iniciativa?
- Sí. Lo que no me parece bien es estrangular Àusias March, San Vicente y el acceso a València por el norte. Esas medidas se pueden adoptar siempre que hayas dado previamente soluciones de transporte público. Echo en falta, por ejemplo, que no se haya planteado hasta ahora un parking lanzadera en la entrada norte de València conectado con transporte municipal. Por cierto, en la entrada de la Avenida de Cataluña ya hay un parking de este tipo y el Ayuntamiento podría haber hecho mucho más por darle la oportuna publicidad y accesibilidad y conectarlo con transporte.

Todo eso en cuanto a lo que me parece bien. Con lo que no estoy de acuerdo es con cómo se ha ejecutado, con chulería y falta de diálogo en muchos casos, que no haya alternativas de transporte público previamente a restringir el tráfico especialmente en Ciutat Vella, y que se hayan puesto en marcha las multas sin haber consensuado con los vecinos la medida. Y no me gusta la política de ideologización de Joan Ribó en materia cultural y lo alineados que están con las entidades pancatalanistas en esta ciudad y cómo se excluye ideológicamente a quien no piensa como ellos. Y no me gusta tampoco que estamos friendo a impuestos a los valencianos sin tener la decencia luego de ejecutar ni el 50% del presupuesto de inversiones. Este año, la ejecución es del 23%.

- Hablando de movilidad. No le gusta cómo se ha aplicado el área de prioridad residencial en Ciutat Vella, ¿pero está de acuerdo con el fondo?
- Se puede hacer de Ciutat Vella una zona de acceso restringido a vehículos de baja emisión. He hablado con comerciantes, vecinos, vendedores del Mercado Central, y todos los afectados, y no están en contra de la medida sino con cómo se ha puesto en marcha. No creo que nadie  esté en contra de estas medidas, pero las formas, estableciendo multas con poco tiempo de información y una restricción excesiva, son muy propias del talante de Grezzi: la chulería y el desprecio a la opinión de la gente afectada por sus decisiones.

Foto: EDUARDO MANZANA

- Entiendo que mantendrá la medida, igual que muchos casos el carril bici que fija el propio PMUS.
- Claro. Pero hay algunos carriles bici que levantaré, como el de la calle Colón, cuyo rediseño es una necesidad. No creo que haya en Europa una vía tan céntrica y transitada, tan mal diseñada y ejecutada para la movilidad, sobre todo para peatones y la movilidad reducida. Y el de Antiguo Reino es otro carril bici que se puede mantener, pero hay que reconsiderar lo que ocurre con la accesibilidad para las emergencias y cuando hay un colapso de coches. Hay zonas puntuales de la ciudad donde lo revertiremos.

- Plaza del Ayuntamiento. ¿Cree que es posible la peatonalización completa, sin que discurra ningún carril de transporte público por ella como ahora?
- Desde el primer momento, dimos una alternativa a Ribó y a Grezzi. Era cambiar el sentido de San Vicente y volver a entrar a la plaza del Ayuntamiento por Periodista Azzati. La propuesta del PP era adecuada: eliminas el acceso del transporte, también del público, pero no al 100%. Invitaría a Ribó a que, si hacen ellos la ejecución definitiva de la plaza, que espero que no, reconsidere esa opción. Me parece bien hacer un proceso participativo pero va a ser importante que la ejecución la haga el PP y no el actual gobierno porque va a cambiar absolutamente el planteamiento.

- ¿En qué va a cambiar?
- Va a cambiar la forma de entender la plaza del Ayuntamiento. Para nosotros, València es una gran ciudad, la tercera de España. Y todas las capitales europeas tienen una plaza central cuidada, que es la carta de presentación de como se atiende el turismo, la arquitectura y el diseño. Hoy, con este gobierno, la plaza del Ayuntamiento es todo menos esto: no es propia ni de la capital del diseño ni de la tercera capital de España ni de una ciudad que se quiere a sí misma.

- ¿Está de acuerdo con llevar a cabo actuaciones blandas antes de ejecutar los proyectos definitivos?
- No. No me gusta la provisionalidad. Cuando se toma una decisión, hay que tomar la decisión difícil y compensar a la ciudadanía con una solución definitiva. Las soluciones blandas y provisionales están lacrando la legislatura de este gobierno municipal: todo es provisional y nos gastamos dinero en esa provisionalidad que no gusta a nadie. Ya que restringimos el acceso al vehículo rodado, hagamos una plaza que haga sentirse orgullosa a la gente.

- Cuando ha hablado de cosas que han mejorado no ha mencionado, por ejemplo, actuaciones como la reforma de la plaza de la Reina y de Brujas. ¿Cree que no deberían hacerse?
- Es que esas obras no son actuaciones de este gobierno, sino planteamientos que tiene el departamento de Urbanismo desde hace muchos años. Incluso el parking de la plaza de Brujas lo empezó la Generalitat, y entonces el Ayuntamiento tenía prevista hacer una actuación en la plaza de Brujas. Y otra en la plaza de Reina, desde luego.

- Pero lo ha hecho este gobierno.
- Bueno, ha empezado este gobierno. Y lo importante es cómo vaya la ejecución y cómo lo termine. Desde luego, hacerlo en pandemia, con todas las medidas de restricción cuando la hostelería y el pequeño comercio buscaba salir adelante, es pensar en lo que quiero inaugurar antes de elecciones y no en lo que necesita la ciudad en ese momento.

Foto: EDUARDO MANZANA 

- A nivel autonómico, el PPCV ha presentado una reforma fiscal para cuando llegue al gobierno. ¿Cuál es la reforma para el Ayuntamiento si es alcaldesa?
- El recibo más común es el del IBI. No entendemos cómo desde 2020 hasta aquí, cada año se ha subido el recibo del IBI 30 millones de euros. El IBI y el resto de impuestos municipales. Este contexto debería haber servido para bajarlos...

- Se subió una vez, en 2020.
- Se ha subido una vez, pero eso es una trampa: se sube una vez pero al congelar la ordenanza, no la modificas. No se cambian los tipos, pero aumenta la recaudación todos los años: por IBI, IAE, impuesto de vehículos de tracción mecánica,... Y no es que hayan venido todos los contribuyentes a empadronarse porque haya bajos impuestos.

- Si no aumentan los tipos pero aumenta la recaudación, ¿cómo ocurre esto?
- No es que haya más contribuyentes. Sin aumentar los tipos [del IBI], la base catastral sigue aumentando cada año por la actualización de los Presupuestos Generales del Estado. Por tanto el recibo al final es mayor este año que el anterior. El Ayuntamiento tiene la posibilidad de bajar los tipos para compensar esa subida, como lo hacía hasta 2019. Al final pagas más IBI.

- Es cierto. Pero no en el resto de impuestos.
- Pero el IBI es el recibo más común, el que paga más gente y el que más recauda.

- ¿Y cuál es su plan fiscal si alcanza la alcaldía?
- Nosotros hemos propuesto una medida que beneficiaría a todas las viviendas e inmuebles destinados a actividades económicas, con bajadas del IBI de entre el 20% y el 30. Por ejemplo, para una familia que paga unos 450 euros, dejaría de pagar por el IBI cerca de 90. Es una medida para las clases medias y trabajadoras, y también para los negocios: comercios, hosteleros, autónomos, ocio y pymes. Al final, València tiene un tipo de IBI mayor que el de Madrid, Barcelona o Zaragoza.

También queremos bonificar el 95% el impuesto de plusvalías para los casos de herencias, que son la mitad de las personas que pagan este impuesto. Al final, estas rebajas fiscales serían viables ahora mismo porque la ejecución de inversiones cada año es menor en el gobierno de Ribó. Y eso es dinero que se queda como remanente y acaba para pagar deuda o en los bancos, cuando debe estar en el bolsillo de las familias y los negocios.

- Desde que llegó usted a dirigir el grupo municipal, se ha notado una bajada en la presión judicial al gobierno de izquierdas. ¿Por qué este cambio de política?
- Porque yo si voy a los tribunales es para ganar un juicio, no para destrozar la vida de nadie.

- ¿Quiere decir que antes de su llegada en 2019, se hacía esto desde el grupo municipal del PP?
- No. Pero se ha comprobado que la izquierda hacía eso.

Foto: EDUARDO MANZANA

- El PP también ha ido a los tribunales y se han archivado investigaciones.
- Todas en la vida administrativa y ninguna por la vía penal. La gran diferencia es que la vía penal te fastidia la vida y la administrativa, no. A mí, como consellera, me han llevado por la vía penal cosas que eran totalmente propias de la vía administrativa. Cuando vas por la vía penal, sabes por qué lo haces.

- La Agencia Antifraude sí que ha hallado múltiples irregularidades en actuaciones del gobierno municipal de Joan Ribó. ¿Tienen pensado llevar a cabo alguna actuación judicial con estas conclusiones?
- Supongo que te refieres, por ejemplo, a la resolución referente a los sobresueldos del gobierno municipal. Ahí Antifraude tiene claro que el cobro de salarios de la anterior legislatura no era un cobro legal, pero hace una melé con la actual legislatura para confundirnos. Los salarios de esta corporación tienen informes favorables del secretario del Ayuntamiento, y no se puede decir lo mismo de los salarios de la anterior legislatura.

- ¿Han pensado alguna acción en los juzgados?
- Estamos valorando jurídicamente el recorrido de esa causa. Pero tenemos claro que ante un tribunal, quedaría absolutamente acreditado que los salarios de la anterior legislatura no eran legales y no estaban amparados por ningún informe. Estamos estudiándolo. Nosotros cuando vamos al tribunal es porque lo hemos estudiado mucho. En general, no nos permitimos ir con falta de peso jurídico a ningún lado, de eso se encarga María José Ferrer San Segundo.

- La vicealcaldesa Sandra Gómez afirmaba en una entrevista en Valencia Plaza que un político -hombre o mujer- con proyección pública no debería renunciar a la baja por paternidad/maternidad, en clara referencia a usted y a diferencia de ella.
- Me sorprendió y me decepcionó mucho esa declaración en vuestro medio. Empezó diciendo que no iba a meterse en la vida de nadie y menos en algo tan personal como la baja de maternidad, pero acabó haciéndolo de lleno y criticando lo que yo había hecho. Si dices que no vas a meterte, es incoherente que acabes haciéndolo. La segunda decepción es la falta de feminismo: una mujer que levanta permanentemente la bandera del feminismo le hace un flaco favor metiéndose en una decisión tan personal y además. Recuerdo que las mujeres tenemos todo un año para poder elegir por semanas cuándo cogemos esa baja maternal, no necesariamente tenemos que cogerla toda después del nacimiento.

Tampoco le hace un favor al feminismo cuestionando lo que hace otra mujer y metiendo en política un asunto que no está dentro de la política. Y también se lo hace cuando cuestiona que una mujer pueda ostentar las responsabilidades que ostento teniendo un hijo. No es necesario que renuncies a tu vida profesional después de tener un hijo, y eso no te hace mala madre. Mi madre trabajaba hasta los sábados y nunca me faltó madre: el tiempo que he pasado con ella ha sido de mucha calidad. Mi concepto sobre el feminismo de Sandra Gómez cambió totalmente cuando leí esa entrevista.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme