GRUPO PLAZA

informe sobre el mercado de la vivienda elaborado por del Colegio de Agentes de la Propiedad 

La fuerte demanda de unifamiliares agota el 'stock' disponible en la Comunitat Valenciana 

10/09/2021 - 

VALÈNCIA. Las viviendas unifamiliares han sido protagonistas de las compraventas de viviendas en los últimos meses en gran parte de España. El duro confinamiento, el teletrabajo y la nueva percepción que los ciudadanos tienen de sus hogares provocaron una fuerte demanda por inmuebles grandes, con jardín y, en la mayoría de los casos, fuera del bullicio de las grandes urbes. Las necesidades han cambio y el espacio es ya una prioridad para la mayoría de compradores. 

No obstante, el alza de este tipo de activos ha conllevado que el stock disponible se haya reducido en la Comunitat Valenciana, provocando que en muchas zonas la oferta esté agotada. Y es que, aunque la compraventa de pisos ha recuperado niveles prepandemia, lo cierto es que el tirón de las viviendas unifamiliares sigue muy latente, situándose prácticamente en máximos históricos.

Así lo señaló Luis Fabra, director de Estudios Propios en Mercado Inmobiliario de la Universidad de Zaragoza y del Grupo de Análisis del Mercado Inmobiliario (Gamerin), durante la presentación de un informe sobre la evolución de la vivienda en el segundo trimestre del año, que refleja la fortaleza y estabilidad del mercado valenciano. El documento, elaborado por el Colegio de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria de Valencia, muestra que la compraventa de chalés y adosados se ha contraído levemente en este último trimestre, pero aún así copando buena parte de las operaciones que se cierran en la autonomía.

"El peso de las viviendas unifamiliares en las compraventas del segundo trimestre ha descendido levemente por la falta de producto de calidad como consecuencia de la fuerte demanda. Es una tipología que sigue despertando mucho interés, pero la oferta es menor y, por ello, han descendido las operaciones", señaló Fabra.

De este modo, estos inmuebles representaron el 21,46% del total de operaciones cerradas en este periodo en la Comunitat Valenciana, muy cerca del máximo histórico alcanzado en el tercer trimestre de 2020 cuando representó el 23,73%. Aunque, las compraventas han bajado, lo cierto es que siguen representando un importante volumen ya que antes de la pandemia se situaban en torno al 17%.

Tanto es así, que son numerosos los proyectos de unifamiliares que en los últimos meses se han activado en la provincia de Valencia debido, precisamente, al cambio de paradigma que el teletrabajo ha aportado a la conciliación familiar. Unos productos que han generado una buena acogida por el acusado descenso del stock de viviendas disponibles en el área metropolitana de la capital del Turia. 

Así, urbanizaciones como Torre en Conill o La Cañada han cogido tirón y son varias las compañías que han puesto en marcha promociones en estas zonas. Una tendencia que a la vista de la demanda podría mantenerse en los próximos meses dado que el interés por este tipo de activos se mantiene y la disponibilidad de suelo en la ciudad de València es escasa. Por tanto, este escenario generará que perdure el actual desplazamiento de la obra nueva a otros puntos del área metropolitana.

Crece la compraventa

Por otro lado, el informe refleja la solidez del mercado valenciano ya que el número de compraventas en la Comunitat Valenciana durante el segundo trimestre del año ha sido de 18.746, un 7,14% más respecto al trimestre precedente. Un aumento que, según explicó Fabra, ha sido consecuencia del buen comportamiento de la vivienda usada, con 16.012 compraventas, un 9,42% más, ya que la obra nueva se ha resentido al cerrarse 2.734 operaciones, un 4,51% menos.

Foto: EDUARDO MANZANA

Además, durante los últimos doce meses se han cerrado 66.852 compraventas, un crecimiento del 2,63% respecto a las registradas en los doce meses precedentes. En concreto, la provincia de Valencia ha sumado el 41,78% de las ventas de vivienda, muy cerca de Alicante, con el 45,34%, mientras que Castellón se queda en tercera posición con un 11,8% del total. De este modo, la actividad inmobiliaria relativa en la provincia de Valencia durante el último año ha sido de 10,85 compraventas por cada mil habitantes, lo que supone recuperar niveles de normalidad.

Precios, en máximos en los últimos nueve años

Por otro lado, el informe refleja un crecimiento de los precios del 5% en el segundo trimestre respecto a 2020 lo que supone alcanzar máximos de los últimos nueve años y medio. Así, los precios de la vivienda en la capital valenciana han registrado un incremento trimestral del 1,81% entre abril y junio, hasta situarse en los 1.742 €/m2. Todos los barrios de la ciudad se han colocado por encima de los 1.000 euros por metro cuadrado, aunque los precios más altos se encuentran en Ciutat Vella, El Pla del Real, Eixample y Campanar, que superan los 2.000 euros.

Por su parte, en la provincia de Valencia el precio medio ha sido de 1.174 €/m2, un incremento trimestral del 1,88% y del 5,01% interanual. Por localidades, Alboraya ostenta el precio medio más alto (2.072 € /m2), por encima incluso de la capital, a la que siguen Paterna (1.586 euros), L'Eliana (1.507 euros) y Cullera (1.439 euros). En términos interanuales, el mayor crecimiento de precios se ha producido en Mislata (+14,13%) y  Llíria (+13,93%), mientras que los mayores descensos están en Burjassot (-8,79%) y Alaquàs (-6,44%). 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email