Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

CRÓNICA POR LOS OTROS / OPINIÓN

La solidaridad Km0, solidaridad de proximidad

Como siempre por estas fechas, las reflexiones y los balances son inevitables. ¿Cómo ha sido este año? Una pregunta tan genérica podemos acotarla con preguntas concretas. ¡Propongo una! ¿Qué hemos hecho por los otros y las otras en 2019? ¿Saben qué es la Solidaridad Km0 o la Solidaridad de proximidad?

28/12/2019 - 

VALÈNCIA. Hace pocos días me hicieron una entrevista personal para hablar de One Day Yes y repasé mi trayectoria vinculada al Tercer Sector, a la solidaridad y a la cooperación… que de eso se trataba. Hacía muchos años que no me paraba a pensar en mi recorrido hasta llegar donde estoy ahora. Me acordé de las acciones solidarias de proximidad en las que estuve involucrada y que acuñé como  “Solidaridad Km0”.

La solidaridad de proximidad son las acciones cotidianas, del día a día, sencillas, en nuestro entorno... que hacemos por otras personas.

Recordé cuándo comencé a interesarme por este mundo, cuando empecé a vivir con otra sensibilidad, cuando comenzaron a interesarme estos temas y cuándo empecé a preocuparme por otras realidades tan lejanas que ahora siento tan cercanas… y me vinieron muchos recuerdos. Sin querer mezclar conceptos porque la cooperación no tiene nada que ver con la acción social, me vinieron a la cabeza acciones cercanas, pequeñas y próximas que me han acompañado de alguna manera en todos estos años y en mi recorrido “solidario” (por ponerle un nombre). Sin pecar de narcisista me gustaría compartir algunos momentos en este balance con el único objetivo de invitar, a quien le apetezca, a hacer este balance solidario y cooperativo, esta misma reflexión y pensar qué cosas hacemos por los otros y por las otras sean de “allí” o de “aquí”… como reza está sección.

En este balance de fin de año me gustaría reivindicar la solidaridad de proximidad y de Km0, dos términos que tan de moda están últimamente. Se pueden hacer cosas por los otros y las otras “sin salir de casa”.

La solidaridad Km0 son acciones que hacemos por otras personas al alcance de cualquiera de nosotras y de nosotros.

A veces nos focalizamos en grandes retos y nos olvidamos de las acciones pequeñas y cotidianas que cambian la vida de personas que tenemos cerca y que hacen la vida más bonita y feliz. Son acciones del tipo que sea, no hace falta hacer acciones o emprender proyectos a través de oenegés o en países en desarrollo ni mucho menos.

Y es que la acción social y la solidaridad pueden ser muy importantes también cuando hablamos de kilómetro cero y de proximidad. Quiero reivindicar en este balance una reflexión para ver qué hacemos por las otras y por los otros.

Fotograma del corto documental 'Leoncio'.

Balance por los otros/las otras

En este balance del que hablo, me costó hacer memoria. Me vinieron esos recuerdos cuando formaba parte de un proyecto de acompañamiento a personas ancianas en sus casas cuando estudiaba en la época del instituto, me vino ese viaje a India desde el que cambió mi manera de consumo, me vino ese viaje por Centroamérica y la Fundación Esperanza cuando estuve colaborando con el Padre Sergio Godoy y su proyecto de alfabetización en uno de los vertederos de Guatemala.

Recordé una vez más esa frase que llevo marcada a fuego, cuando encima de toda esa montaña de basura me dijo al más puro estilo cinematográfico de “Lo que el viento se llevó”… “Una vez llegas hasta aquí, jamás vuelves a ver la vida con los mismos ojos”. Y así fue.

“Una vez llegas hasta aquí, jamás vuelves a ver la vida con los mismos ojos”. Y así fue.

Encontré en la cooperación y en acciones vinculadas a oenegés esa satisfacción que nos ayuda y da sentido muchas veces a nuestras vidas. Después de Guatemala pasé por diferentes oenegés con acciones concretas como Fundación por la Justicia o Fundación Voces, entre otras, con las que trabajé en sensibilización en España; y llegó Lamu a mi vida y con ella, One Day Yes, el proyecto de mi vida. Este proyecto me ha enseñado tantas cosas que no le puedo estar más agradecida y me ha rodeado de personas maravillosas por muchas crisis y momentos duros y dolorosos que vivamos.

 One Day Yes” me ha hecho ser menos ambiciosa con los objetivos y retos que me marcaba cuando comencé en el mundo de la cooperación, y muy ambiciosa con los objetivos que quiero para mi vida y la vida que quiero vivir.

Y este año 2019 me he quedado en el “aquí”. En mi balance ha entrado todo lo que se puede conseguir y hacer desde “aquí” y los grandes cambios y ayudas que se consiguen allí. Pero me falta prestar más atención a mi entorno más cercano.

Propósitos por los demás

Este balance de cierre de año puede servir también para ayudarnos a pensar en los propósitos para 2020.  Ayudar en la comunidad donde vivo, apoyar alguna organización o proyecto cercano y local, ser más sensible con determinados entornos cercanos de nuestro día a día… propósitos diferentes y más humanos.

Antes de terminar el año les propongo que hagamos ese balance solidario de proximidad. La mirada cambia mucho, les aseguro.

Mi balance me ha trasladado hace justo un año a Kenia donde recibí el 2019 y despedí el 2018. Comenzaba un nuevo año que como todo en la vida ha tenido sus luces y sus sombras. Pero ha sido un año de calma relativa.

Cuando una persona ocupa o vive experiencias desde un lugar que no le toca, suele haber desajustes que de alguna manera salpican y lo remueven todo. Quienes han pasado por este tipo de situaciones sean personales o profesionales saben de qué estoy hablando. Encontrar el sitio que nos pertenece, es encontrar la calma.

Con esto os deseo … Feliz Año!

La semana que viene… más!

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email