Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

opinión

Los datos macroeconómicos descuentan una subida de tipos en EE UU

Será la tercera subida bajo el mandato de Janet Yellen que está a punto de espirar, mientras se barruntan tres alzas más de tipos de cara a 2018

12/12/2017 - 

MADRID. La Reserva Federal de Estados Unidos (FED) sigue firmemente encaminada a elevar los tipos de interés por tercera vez en el calendario anual en su reunión de diciembre de esta semana, mientras continúa su camino gradual de normalización de la política monetaria.

Tras otras pocas semanas de datos económicos impresionantes en EE UU y un tono de comunicación generalmente por parte del FOMC, los futuros están colocando casi un 100% de probabilidad a la subida de tipos este miércoles. En su reunión más reciente en noviembre, la Reserva Federal mantuvo los tipos estables en un rango entre el 1-1,25% y, al mismo tiempo, mostró un tono firme en un mercado laboral fortaleciéndose. También afirmó que la actividad económica había aumentado a un ritmo sólido a pesar de las perturbaciones relacionadas con los huracanes. La presidenta saliente, Janet Yellen, emitió un tono igualmente optimista sobre el estado de la economía estadounidense durante su reciente comparecencia ante el Congreso en su comparecencia semestral.

Recientes noticias económicas casi garantizan un aumento en los tipos de la Reserva Federal. La economía de EE UU se expandió un 3,3% anualizado en el tercer trimestre del año, su mayor ritmo de crecimiento en tres años. En el tercer trimestre de 2017, la fuerte demanda interna se vio impulsada por una fuerte expansión de la inversión empresarial. El informe laboral de la semana pasada también fue muy alentador. La economía norteamericana creó unos 228.000 puestos de trabajo en noviembre, después del máximo de 13 meses de octubre con 244.000. El crecimiento de las ganancias fue un poco decepcionante, aunque los salarios aún se expandieron el mes pasado y, en forma anual, el crecimiento de los salarios por hora volvió a un saludable 2,5%, cómodamente por encima de la inflación.


Con un aumento de 25 puntos básicos en la tasa de fondos de la Fed casi asegurado, el dólar estadounidense se basará en el tono de las comunicaciones y en la última gráfica de puntos que debería darnos una indicación más clara sobre el ritmo de endurecimiento para 2018. Creemos que la declaración y el discurso de Yellen seguirán siendo optimistas, reconociendo tanto el repunte del mercado laboral tras la caída provocada por los huracanes en septiembre como una mayor confianza en que la inflación volverá a su objetivo durante el período previsto.

En cuanto al gráfico de puntos, que representa donde cada miembro del comité espera que los tipos estén a final de cada año, no esperamos mucho cambio desde la reunión de septiembre cuando las proyecciones mostraron que el FOMC espera realizar alzas, más o menos, en tres ocasiones en el próximo año, en línea con sus expectativas de mayor inflación. La inflación general vuelve a estar por encima del 2% nuevamente, mientras que el crecimiento de los precios al consumidor volvió a un máximo de seis meses, 1,8%, en octubre (Gráfico 1); apenas por debajo del objetivo de la Reserva Federal. Vale la pena señalar que Randal Quarles, que es más agresivo, reemplazará al directivo saliente Stanley Fischer en el consejo por primera vez este mes, lo que podría contribuir cambiar el pronóstico de 2018.


Gráfico 1: Inflación EEUU (2013 – 2017)

Además, desde la reunión de octubre, el Congreso controlado por los republicanos ha estado muy cerca de aprobar un proyecto de ley de impuestos que implica reducciones significativas en las tasas corporativas. En el corto plazo, esto supone un estímulo neto para la economía de EE UU de alrededor del 0,5% del PIB solo en 2018. Los funcionarios de la Fed han expresado reiteradamente su disgusto por este estímulo y han sugerido que las tasas subirían más de lo que habrían resultado de lo contrario.

Una indicación de la Reserva Federal de que tres alzas aún son probables en 2018 debería provocar que más inversores adelantaran sus expectativas para la próxima subida en el primer trimestre del próximo año. Creemos que los riesgos para el dólar estadounidense al entrar en la reunión son ligeramente sesgados al alza. 

En nuestra opinión, los mercados financieros continúan subestimando el ritmo de las alzas durante el período de pronóstico y todavía existe una clara desconexión entre las expectativas del mercado para las alzas futuras y las de la Fed (siguiente gráfico).

Enrique Díaz-Álvarez es director de Riesgos de Ebury

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email