Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

Los empresarios se quedan los terrenos a través de la sociedad edificios mestalla sl

Hoteles, áreas de servicio y cultivos: los negocios de los inversores del terciario de Mestalla

15/12/2019 - 

VALÈNCIA. Ya es oficial. La gestora de cooperativas ADU Mediterráneo se queda con el suelo del viejo Mestalla. Así lo confirmaba este viernes el presidente del Valencia CF, Anil Murthy, en la Junta General de Accionistas. Una decisión final por parte del club en la que ha pesado la oferta del comprador del suelo terciario incluido en el proyecto inmobiliario en los terrenos donde actualmente se ubica el estadio. Un anuncio que despeja la sombra sobre el futuro de los terrenos y da vía libre a ADU para dar los siguientes pasos.

El conjunto de la operación inmobiliaria afecta a una superficie de 97.225 metros cuadrados, de los cuales 41.456 metros cuadrados son el suelo terciario y 55.769 metros cuadrados irán destinados a la parte residencial. Bautizado con el nombre Residencial Acequia de Mestalla, el proyecto incluye cinco torres a las que podrían sumarse otras dos anexas que son de titularidad municipal. Aunque en un principio se habló de unas 485 viviendas, la cifra se ha rebajado a unos 350 inmuebles cuya comercialización coordina Olivares Consultores.

La incógnita en los últimos meses era el comprador del suelo terciario, una decisión que quedaba por cerrar y que ha retrasado la firma del acuerdo entre el club y ADU Mediterráneo que se había anunciado para finales de octubre. Como adelantó Valencia Plaza, finalmente ha sido la sociedad Edificios Mestalla SL, constituida en 2017 por inversores valencianos, la que se quedará con este suelo tras el visto bueno del Valencia CF, asesorado por Deloitte. Puzzle encajado dentro de este entramado inmobiliario al que se suman este grupo de empresarios. Pero, ¿quiénes son los nuevos compañeros de viaje de ADU?

Según consta en el Registro Mercantil, detrás de esta empresa están las sociedades Rústicas Polo, propiedad de Ignacio Polo Portilla (40%); Área Mauros, de Mauro Cabanes Sanchis (35%); Natal Gestión Participadas, de Ramón Espi Castelló (15%), y Banofi, de José Luis Basterra Leseduarte (10%). Una mercantil desconocida para el gran público y en el seno del propio sector inmobiliario. Constituida hace solo un año para "la compraventa e intermediación de toda clase de fincas rústicas y urbanas, la promoción y construcción sobre las mismas de toda clase de edificaciones, su rehabilitación, venta o arrendamiento no financiero", su actividad en la plaza valenciana ha sido más bien escasa.

De acuerdo con sus cuentas anuales, el valor de las promociones que tiene en curso es de 3,4 millones de euros. De hecho, la sociedad compró hace un año a Altamira un solar situado en la calle Chile, muy próximo precisamente al actual estadio del Valencia CF, para promover un edificio residencial. Una operación que llamó la atención de los promotores en la ciudad por el alto precio desembolsado por ese suelo. La empresa no tiene acciones o participaciones en otras entidades.

Esta no es la única incursión inmobiliaria de la sociedad. Según confirman a este diario fuentes del sector inmobiliario, este grupo de inversores cuenta, asimismo, con un hotel en el Paseo Alameda, frente al Museo Principe Felipe de la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia. 

De la promoción inmobiliaria a los cereales

Solo una de las cuatro sociedades que la componen tiene como objeto social la promoción inmobiliaria. Se trata de Natal Gestión Participadas, de Ramón Espi Castelló, que fue constituida en 2013. Asimismo, el empresario cuenta con otra sociedad junto a Mauro Cabanes, de Área Mauros, dedicada a la propiedad inmobiliaria. 

Por otro lado, Rústicas Polo, de Ignacio Polo Portilla, con con sede en Cuenca, está dedicada al mundo agrario. En concreto, se encarga del cultivo de cereales, legumbres y semillas. Además, es gerente de la mercantil Inmobiliaria Midab y administrador único de Polo Acciones, cuyo objeto social es la promoción inmobiliaria.

La sociedad más veterana es Banofi, de José Luis Basterra Leseduarte, que data de 1982. Está dedicada a la distribución de soluciones tecnológicas, car audio y accesorios para el automóvil, según explican en su página web. De acuerdo con sus últimas cuentas anuales depositadas en el Registro Mercantil, la compañía obtuvo en 2018 una cifra de negocio de 1,9 millones de euros y un beneficio de 30.000 euros. 

Por su parte, Área Mauros, de Mauro Cabanes Sanchis, se dedica a explotar áreas de servicios por carretera. Cuenta con varios negocios como el área El Puig en la A-7; en Font de la Figuera a su paso por la A-35 sentido Alicante y Valencia o el área La Carrasca también en la A-35. Pero, además, cuenta con dos gasolineras en la A-7 y parking tanto para camiones y autobuses como coches públicos y privados. La compañía cerró 2018 con unas ventas por valor de 21,5 millones de euros, un 12% más que el ejercicio anterior con un beneficio que rozó el millón de euros, de acuerdo con sus últimas cuentas depositadas en el registro mercantil.

Lo que aún es una incógnita es qué harán con los 41.456 metros cuadrados de suelo terciario que se han ajudicado dentro de la compra del suelo de Mestalla por parte de la cooperativa gestionada por ADU Mediterráneo. Ahora, ADU y el Valencia CF tendrán que sellar el acuerdo de compraventa de los terrenos para empezar a desarrollar el suelo, demoler el antiguo Mestalla y comenzar las obras del nuevo estadio. ¿El objetivo?  Que el Valencia inaugure el nuevo estadio para la temporada 2022-2023. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email