GRUPO PLAZA

mirarANDO AL MAR

La Marina, todo un despropósito 

En 2020 se iba a celebrar uno de los eventos de las 52 Super Series, pero se tuvo que anular. No hemos visto que nadie haya movido un dedo para intentar retrasarlo a 2021

10/08/2020 - 

VALÈNCIA. La Comunitat Valenciana y, en concreto, València ha dejado escapar, de nuevo, otra joya que tenía, más o menos arraigada en sus mares. Se trata de las 52 Super Series, el circuito de regatas de crucero más importante del mundo, que ha virado hacia el noroeste para recalar en Bayona, donde lo hizo hace siglos, el 28 de febrero de 1493, La Pinta. Está claro que el dicho ese de «Dios le da ojos al que no quiere ver» está más que justificado en este caso. Hay que ser muy tonto, inepto, ignorante o tener muy mala leche contra tus paisanos para dejar escapar una bicoca de esta categoría.

La Marina de Valencia nunca ha sido un derroche de náutica a pesar de que ha sido y es la envidia del mundo, pero es que no damos con los dirigentes apropiados. Hasta ahora, todos políticos gañanes que han hecho de ella un monumento a los pasacalles, a los conciertos de coros y danzas más chabacanos o a exposiciones eróticas.

Costó un pastizal que jamás se devolvió porque la deuda se le perdonó, pero la gestión, desde finales de 2007 hasta ahora, ha sido nefasta y llena de sombras. Chapuza tras chapuza, dejando bajar al barro a miles de valencianos, que ahora ni por asombro aparecen por allí si no es para montar en bicicleta, patinete o ir a pelar la pava a altas horas de la madrugada.

Lea Plaza al completo en su dispositivo iOS o Android con nuestra app

No sé qué tienen los políticos, que cuando se hacen responsables de una cosa la hunden sin compasión. La política es lo que es y así nos va. El enchufismo en los puestos de relevancia está a la orden del día y no se tiene en cuenta las aptitudes de los candidatos a dirigir algo. Esto es lo que le pasa a la ahora Marina de València, que ha pasado de ser la marina más moderna, vanguardista y elitista del mundo, a ser, poco más o menos, una instalación multiusos.

* Lea el artículo completo en el número de agosto de la revista Plaza

Noticias relacionadas

el dedo en la llaga

El vigilante de las alcantarillas del Palau

Por  - 

El nombre de Alfred Boix no dice mucho entre la opinión pública, pero sí para la publicada, aunque su nombre no aparezca habitualmente en los medios, salvo honrosas excepciones. Y eso que el personaje tiene su relevancia 

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme