GRUPO PLAZA

la directora del centro expone la planificación en las jornadas de teleformación de adide pv

Medidas para lograr la presencialidad: el IES Benicalap acoge cada día a sus más de mil alumnos

21/12/2020 - 

VALÈNCIA. Los institutos valencianos han tenido que afrontar nuevos retos de cara a conseguir la completa presencialidad del alumnado ante las medidas adoptadas por la covid. Una carrera de fondo que vivieron sobretodo durante los meses de verano y que se ha dejado por el camino a una minoría de centros que han tenido que adoptar un sistema de alternancia. El IES Benicalap de València ha sido uno de los muchos que ha conseguido llegar a la meta, y con creces, siendo un claro ejemplo de organización por parte de un equipo directivo que ha logrado acoger a sus más de 1.000 estudiantes todos los días. Una planificación que su directora, Carmen Julián, expuso el pasado jueves a los inscritos en las jornadas de teleformación de Adide PV (Asociación de Inspectores de Educación).

El centro educativo, con apenas 20 años en funcionamiento y 5.000 metros cuadrados, presenta una cifra elevada de matriculados al contar no solo con Educación Secundaria y Bachillerato, sino también con seis títulos de Formación Profesional y un nuevo grupo tanto de Bachiller como de Educación Especial este año. Asimismo, su alumnado procede de 35 nacionalidades -el 20% no ha nacido en España- con un nivel socioeconómico general medio bajo, de forma que el tema del confinamiento en marzo fue complicado para algunas familias al no contar con recursos tecnológicos, tal y como explica la directora del instituto a Valencia Plaza.

A fin de conseguir la presencialidad desde el primer día del curso en septiembre, el equipo directivo junto al profesorado trabajó de junio a agosto bajo la premisa de que todos los espacios del centro podían ser empleados como aulas para poder cumplir con la medida de la distancia de seguridad de metro y medio. De esta forma, la biblioteca, la cafetería, el salón de actos y los talleres de tecnología, plástica y música del IES cuentan ahora con todos los recursos necesarios -pupitres, sillas, pizarra, ordenador, altavoces, cañón proyector, internet...- con objeto de poder impartir clases.

Cafetería del IES Benicalap empleada como aula. Foto: IES BENICALAP

Para poder emplear la cafetería, Carmen Julián detalla que se solicitó a la Conselleria de Educación que no se renovará el contrato del servicio que ya había finalizado. Por otra parte, a fin de no perder la función de la biblioteca al acondicionarla como aula, el centro ha puesto mesas y silla en el vestíbulo previo a la sala para que el alumnado pueda acudir allí a estudiar o repasar si así lo desea. "Nuestra biblioteca siempre ha sido un espacio vivo al que iba mucha gente y no la podíamos perder", subrayan desde el instituto. 

En cuanto a la habilitación de los tres talleres, la dirección contó con el apoyo del claustro, puesto que se valoró que era "más importante la presencialidad que ir a hacer las prácticas a un taller". Así pues, desde el centro sostienen que hay que "reinventarse" a la hora de impartir las asignaturas prácticas en estas aulas para poder disponer, a cambio, de espacios más grandes que permitan asistir al instituto todos los días.

Cambio de 50 ventanas para mejorar la ventilación

No obstante, no todo fue acondicionar los seis espacios como aulas. Desde su inauguración, el IES Benicalap contaba con un problema de ventilación en las clases al contar con ventanas fijas que solo se abrían de forma limitada por arriba. Un problema que no les permitía asegurar la ventilación cruzada necesaria para garantizar la seguridad del alumnado. 

Es por ello que se sustituyeron cincuenta ventanas fijas por corredizas y al menos una por aula. Una reforma para la que la unidad técnica de la Conselleria dio el visto bueno y que costó 25.000 euros al IES de dentro de su dotación económica de gastos ordinarios en función del número de estudiantes. A día de hoy, las ventanas se mantienen siempre abiertas -aunque se ponga la calefacción- y las puertas tienen instalados retenedores para que no se cierren.

Salón de actos del IES Benicalap empleado como aula. Foto: IES BENICALAP

Asimismo, el centro emplea medidores de CO2 para comprobar que el nivel de dióxido de las aulas sea el correcto. Según detalla Carmen Julián, las clases se encuentran entre los 500 ppm (partes por millón) y los 650 ppm aproximadamente, lo cual es un nivel óptimo. El IES, a su vez, también cuenta con señalítica, geles desinfectantes y mascarillas de repuesto.

Organización de los grupos de estudiantes

Una vez habilitados más espacios y con la ventilación adecuada asegurada, toca organizar a los grupos de estudiantes con la ratio máxima de 30 en Secundaria y 35 en Bachillerato en función a la distancia de seguridad. Por consiguiente, los grupos con más matrícula se metieron dentro de los espacios más grandes

Sin embargo, no había clases amplias para todo el alumnado. Es por ello que se tuvo que reducir la ratio por la capacidad de las aulas y generar nuevos grupos para dar una correcta respuesta educativa a todos los cursos. Una reducción realizada dentro de las horas del profesorado, de forma que se ha optado por el desdoblamiento en las asignaturas troncales en aquellos grupos para los que no había horas para generar nuevos espacios.

Taller del ciclo superior de artista fallero. Foto: IES BENICALAP

En esta línea, el centro cuenta con jornada intensiva de mañana o tarde, siendo el de la tarde para estudiantado de los ciclos formativos y la EOI (Escuela Oficial de Idiomas), puesto que el IES es sede de la Escuela. Por lo que respecta a los talleres del ciclo de artista fallero -ubicados en otra nave- y los de automoción, cuentan con todos los protocolos necesarios para el manejo de las herramientas correspondientes.

Reducción de las actividades extraescolares

A la hora de la salida al patio para el almuerzo, el alumnado se divide por sectores diferenciados en función al curso y los de segundo de Bachillero cuentan con una nueva zona habilitada en el patio trasero. Por su parte, los estudiantes de ciclo formativo acuden a una zona verde enfrente del centro porque son mayores de edad, según detalla la directora.

El patio, además, es empleado por algunos profesores y/o profesoras en función de la materia que impartan para dar clase. Como especifican desde el centro, algunos sacan al alumnado al aire libre para leer poesía o dar valores éticos con las sillas de las aulas.

A su vez, el IES ha reducido al mínimo las actividades extraescolares y ha paralizado los proyectos de intercambio con los que contaba. "Teníamos previsto que viniera alumnado de cinco países y se ha quedado congelado. Además, hacíamos un intercambio anual con un instituto de Tenerife, pero tampoco se ha podido realizar", matizan.

Zona trasera habilitada para segundo de Bachillerato. Foto: IES BENICALAP

Con todo, el equipo directivo señala que, dentro de la situación excepcional, se ha mantenido "la normalidad sin cambios drásticos", ya que el centro está funcionando igual a excepción de las medidas adoptadas por la covid. Asimismo, subrayan que la convivencia entre el alumnado ha mejorado, aunque el aula de convivencia haya desaparecido por los cambios realizados -si hay algún problema disciplinario ahora se atiende desde el equipo de orientación y el equipo directivo-.

"La sensación cuando te paseas por los pasillos es que hay una cierta normalidad… Vienen a clase todos los días y hacen su horario con ciertas normas, pero sigue siendo un instituto que da clases como se daban antes y eso es importante, ya que facilita esa sensación de normalidad y el alumnado lo agradece", destaca la dirección del IES.

El 92% de los grupos de 2º Bachillerato va siempre

Toda esta gestión fue comentada por Carmen Julián este jueves a los inscritos e inscritas en las jornadas de teleformación de Adide PV (Asociación de Inspectores de Educación). En la videoconferencia, la directora especifica que también se "atrevió a dar sugerencias" y a resaltar la importancia de la respuesta educativa por parte de los centros de enseñanza pública. "Como centro público se ha de dar respuesta a las necesidades del alumnado y que tengan todas las oportunidades. No tienen sentido que contribuya a la brecha social", subraya.

Según especifican fuentes de la Conselleria de Educación, a nivel autonómico el 92% de los centros educativos sostenidos con fondos públicos tienen todos sus grupos de 2º de Bachillerato estudiando de forma presencial. De este modo, solo el 8% de centros tienen sus grupos de 2.º de Bachillerato en alternancia.

En cuanto a la provincia de Valencia, el 93% de los centros públicos y concertados cuentan con presencialidad para sus grupos de 2º de Bachillerato, mientras que el 7% restante recurre a la alternancia. En el caso de la ciudad de València, es un 90% de los institutos los que cuentan con una presencialidad completa para este curso.

Protesta padres IES Luis Vives. Foto: EVA MÁÑEZ

Dentro del 10% restante se encuentra el IES Luis Vives, donde cuatro de los seis grupos de 2º de Bachillerato acuden a clase de forma alterna a excepción de en las asignaturas optativas. Ante esto, las familias apoyadas por el AMPA reclaman al centro que se busquen alternativas para reorganizar las aulas y que puedan asistir las clases restantes -entre los que se encuentra el científico- de cara a realizar una EBAU y en comparación a otros centros en los que su alumnado sí que acude los cinco días de la semana.

Una protesta por la que resaltan como ejemplo las medidas tomadas por el IES Benicalap. "Es impresionante lo del IES Benicalap, ya que han conseguido la plena presencialidad para todos los niveles educativos. Su equipo más que grandes trabajadores de la educación pública, son héroes", subraya un padre del Luis Vives a este diario.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email