GRUPO PLAZA

Presidencia busca ofertas para iluminar permanentemente el Palau de la Generalitat

29/11/2018 - 

VALÈNCIA. Es evidente que el Govern del Botànic ha querido arrojar luz sobre los valencianos en esta legislatura del cambio. PSPV y Compromís han insistido desde su llegada al poder en 2015 en la distancia respecto a las políticas llevadas a cabo por el PP en los últimos años. Ahora bien, al margen de la propia gestión del día a día con la que han intentado marcar la diferencia, la simbología también es importante.

De hecho, algunas medidas como la política de puertas abiertas en las instituciones representada con la accesibilidad a los palacios del Ejecutivo o al balcón del Ayuntamiento de València para la ciudadanía, han sido señas de identidad de la presente legislatura. Un discurso de recuperación de las instituciones que ha enarbolado a lo largo de estos tres años y medio el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, quien ha insistido tanto en el ámbito autonómico como nacional y europeo en reivindicar las diferencias entre el Ejecutivo del Botànic y los anteriores gobiernos del PP.

Así, como guinda a este particular pastel simbólico, desde Presidencia de la Generalitat se ha solicitado -a través de la plataforma contratación estatal- la convocatoria de Consulta Preliminar del Mercado para disponer de soluciones técnicas para la iluminación exterior del Palau de la Generalitat. Es decir, se busca dotar de un mayor alumbrado al edificio de estilo gótico que data del siglo XV situado en la calle Caballeros y con final en la plaza de Manises que alberga las oficinas de Puig y su equipo.

De esta manera, en la resolución firmada por el subsecretario de Presidencia se explica que actualmente el edificio "no dispone de su propia iluminación exterior lo que supone una complejidad para realizar campañas de concienciación o de conmemoración de diversas campañas dentro de la actividad institucional de la Generalitat, así como un problema de seguridad del edificio por la noche, motivos por los que desde Presidencia se ha considerado conveniente estudiar la posibilidad de iniciar los trámites necesarios para llevar a cabo la iluminación del Palau de una manera coherente que conjugue tanto sus elementos arquitectónicos y valores patrimoniales, como las razones de seguridad".

Fachada del Palau que se habilitará para cambiar de color. Foto: KIKE TABERNER

En esta línea, en los requerimientos mínimos que figuran en la resolución, se especifica que el sistema empleado debe determinarse para las cuatro fachadas del Palau y debe permitir la iluminación "en luz blanca cálida", así como la posibilidad de cambiar de color en algunos elementos (como fachada recayente a la Plaza de la Virgen), así como la posibilidad de proyectar imágenes en esa parte del edificio. 

De la misma manera, otra de las premisas se centra en las indicaciones correspondientes para la colocación de los aparatos en la institución o en construcciones colindantes y también que se permita el apagado y encendido centralizado por parte de los responsables del Palau.

En definitiva, una instalación lumínica basada en la retirada de focos que, según fuentes de Presidencia, consumen mucho, generan excesivo calor en contraposición a la luz que generan y perjudican la fachada, para sustituirlos por otros dispositivos que no generen contaminación lumínica y resalten el edificio. De esta manera, y además de ofrecer una visibilidad más llamativa y lustrosa del centro del poder autonómico, encontrar la fórmula que facilite adaptar el edificio mediante colores e imágenes a fechas señaladas en calendario, tal y como se ha realizado en la legislatura de forma puntual como el 9 d'Octubre u otras conmemoraciones importantes.

También cambios en el Saló de Corts

Esta remodelación lumínica no solo afectará al exterior del edificio. Fuentes de Presidencia explicaron a este diario que también se estudian cambios en el Saló de Corts, donde el peso del alumbrado recae en dos lamparones centrales de gran tamaño que, pese a su pomposidad, no poseen un valor histórico reseñable.

Saló de Corts donde se prevé cambiar las lamparas centrales. Foto: EVA MÁÑEZ

Es más, la luz que arrojan, y así lo explican las citadas fuentes, no está adaptada a las pinturas ni a los artesonados de la sala y no cumple en definitiva los requisitos adecuados que contribuyan a la conversación de las mismas, por lo que Patrimonio recomienda sustituirlas.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme