GRUPO PLAZA

EL 45% DE LOS MIR Y EIR FORMADOS EN 2021 NO SUSCRIBIERON CONTRATO CON LA CONSELLERIA

Radiografía de las "bolsas vacías" de la sanidad pública valenciana

8/02/2022 - 

VALÈNCIA. La consellera de Sanidad, Ana Barceló, compareció a mediados de enero para anunciar que la contratación de personal sanitario para paliar los efectos de la sexta ola no podía llevarse a cabo dado que las bolsas de trabajo estaban "vacías". Pese a ello, las cifras de personas que, al terminar su formación MIR o EIR en 2021, formalizaron contrato con la Conselleria son claras: de 581 médicos, 239 no suscribieron contrato (41%); y de 81 enfermeros, 59 tampoco lo hicieron (72,8%). 

Estos datos, a los que ha tenido acceso Valencia Plaza, chocan entre sí. No hay trabajadores inscritos en las bolsas, pero, de 662 sanitarios que acabaron el año pasado su formación como residentes, 298 - el 45% - no han seguido vinculados a la sanidad pública valenciana. Fuentes de la propia Conselleria de Sanidad confirmaron que "las bolsas están abiertas permanentemente", por lo que, pudiéndose haber inscrito, ese volumen de profesionales recientemente formados decidieron no suscribir contrato por un motivo u otro.

Foto: ROBER SOLSONA

Desde el Sindicato Médico de la Comunidad Valenciana (CESM-CV) apuntan a varios factores que supondrían el poco interés que algunos sanitarios tienen por trabajar en la sanidad pública. En boca de su secretario general, Víctor Pedrera, todo converge en la naturaleza de los contratos en la sanidad valenciana y la comparativa entre las condiciones laborales en la Comunidad y las que hay más allá de las fronteras valencianas, sean nacionales o internacionales.

El secretario general cuenta que recientemente les llegó una oferta desde Francia: contratos de médico de familia de carácter indefinido, con vivienda y con retribución de 8.000 euros. "Directamente ni se lo están pensando", añade sobre los médicos jóvenes que emigran por toparse aquí con contratos que a veces son una "porquería". Casos como este desequilibrarían la balanza entre las opciones presentadas a los jóvenes sanitarios.

El escenario en los hospitales valencianos

Una de las principales peculiaridades a las que han debido de hacer frente los médicos valencianos es al número de pacientes por cabeza que les ha correspondido ya no solo desde el inicio de la pandemia, sino, especialmente, desde que ómicron entró en escena. Según estimaciones de Pedrera, en unas cinco horas de trabajo se pasa consulta a unos setenta u ochenta pacientes - aunque llegaron a registrar consultas de hasta cien -, por lo que "a minuto y medio aproximadamente" por paciente, la sobrecarga de trabajo no es el único inconveniente, también lo es la posibilidad de "cometer algún error".

Víctor Pedrera, secretario general del CESM-CV. Foto: AP

A ello hay que sumar la situación contractual de muchos de estos médicos y personal sanitario. Como afirman desde el Sindicato de Médicos, la cantidad de plazas estructurales que se ofertan es "ridícula" y se compagina con la creación de plazas no estructurales a las que se destinan a cerca del 25% de médicos. Es decir, en torno a una cuarta parte de estos trabajadores es empleada con contratos de guardia o por acumulación de tareas.

Esta forma de aumentar los servicios en hospitales con un número fijado de plazas estructurales es un "caldo de cultivo" para que los médicos "no tengan estabilidad laboral" hasta "rondar los cincuenta años". Según palabras del propio Víctor Pedrera, la situación que vivían los profesionales médicos a punto de jubilarse se ha revertido: si hace unos diez años habían "bofetadas" con 65 años para prorrogar, ahora, con 64, la tendencia es jubilarse, "incluso llegando a perder dinero".

La urgencia del cambio y las posibilidades reales

Las bolsas están vacías y los profesionales médicos nos advierten de por qué no optan siempre por la sanidad pública. Ante esta problemática, desde el sindicato aseguran que la Conselleria que encabeza Ana Barceló les ha trasladado su intención de estabilizar empleos y reducir la precariedad al 8%. Aún con todo, advierten que "una vez te han contado eso, con el transcurso del tiempo ves que te han vuelto a engañar".

En la actualidad, no sólo el personal sanitario formado aquí emigra a otros países, como Francia o Alemania, sino que también lo hacen a otras comunidades autónomas debido a que las retribuciones "varían dependiendo de la autonomía". Ejemplos de ese caso se pueden dar en la zona sur de la provincia de Alicante, donde algunos sanitarios deciden "tardar quince minutos más" en desplazarse hasta centros de Murcia por pura cuestión salarial. En definitiva, el cruce de todos estos factores contrasta con el objetivo que subraya el secretario del CESM-CV: la "creación de plantillas adecuadas a las necesidades" de la sociedad valenciana.




Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme