GRUPO PLAZA

los beneficios serán destinados a proyectos educativos de la Fundación Vicky Foods

Rafa Juan presenta su libro 'Una Dulce historia', que narra la trayectoria de Vicky Foods

19/10/2021 - 

VILLALONGA. Toda gran historia merece ser contada, y más cuando ese relato habla de fracaso y de éxito, de crisis y de oportunidades y, por encima de todo, habla de amor, ese que logra ganar las adversidades y lleva a ver la luz cuando solo hay oscuridad. Ese amor que un día juntó a dos jóvenes —emprendedores—, Antonio Juan y Victoria Fernández, que sin saberlo pondrían los cimientos de una de las empresas más importantes de España: Vicky Foods. Lo hicieron al instalarse en los años 50 en Villalonga y abrir una panificadora en esta localidad de La Safor. 

Esa historia que llega hasta nuestros días está recogida en el libro Una Dulce Historia, escrita por Rafael Juan, consejero delegado del grupo internacional de alimentación y distribución Vicky Foods. Un libro que narra la historia de sus padres pero, sobre todo, la de esta empresa familiar que con sus éxitos y sus fracasos se ha convertido en un gigante del sector alimentario. “Mi madre no se creía que su historia fuera tan interesante como para contarla; nunca se prodigaba en contar nada, siempre pensaba en la empresa y la producción”, comenta Rafa Juan, quién tomó la iniciativa en plena pandemia de enfrentarse a un folio en blanco. Lo hizo, como ha recalcado en la presentación, con la ayuda de Pedro Martínez, CEO de Agilyza Consulting.

A través de los dieciséis capítulos que conforman el libro, lanzado bajo el sello PROFIT Editorial, Rafael Juan cuenta en primera persona la historia de Vicky Foods. Lo hace para retratar la historia de amor de sus padres pero también para contar la trayectoria de la empresa familiar, desde sus orígenes como Dulcesol hasta la actualidad, ya como Vicky Foods. Una historia que habla de innovación e internacionalización,  pilares fundamentales de una empresa, pero también de la figura del líder y cómo afrontar las crisis. 

Precisamente sobre liderazgo, innovación e internacionalización conversaron el Presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig; Pedro Martinez, CEO de Agilyza Consulting y el propio Rafa Juan. También sobre los retos de las empresas familiares, aspecto sobre el que el CEO de Vicky Foods expresó que “tiene muchos defectos y podría escribir una novela sobre las riñas familiares, pero eso es también positivo porque significa que todos pensamos”. 

Como comentó Ximo Puig en el cierre del acto, Una Dulce Historia es la trayectoria de  Vicky Foods pero también de España y de la Comunitat Valenciana pues son setenta años de historia. Asimismo, señaló que la lectura del libro es también "un manual de dirección que señala la importancia de la comunicación y la innovación" y puntualizó que "habéis aportado mucho a la comarca y a la Comunitat Valenciana y siempre con la misma receta: humildad, honestidad y humanidad. Lo dijo vicky y es la mejor receta que podemos tener en la Comunitat Valenciana".

Palabras que estuvieron en sintonía con las de Diana Morant, exalcaldesa de Gandia y actual Ministra de Ciencia e Innovación, quien no quiso perderse la presentación del libro de Rafa Juan y participó a través de videoconferencia: "Como ciudadana de Gandia el olor de vuestras magdalenas me recuerda a mi infancia; como exalcaldesa de Gandia os doy las gracias por el compromiso que habéis tenido porque siempre que ha habido una emergencia habéis estado y como ministra de Ciencia os digo que sois un ejemplo para España porque la transformación llega a través de ciencia y la innovación". 

Inauguración del edificio de la Fundación Vicky Foods

El libro es ante todo un homenaje a su familia, un legado que Rafa Juan deja a la tercera generación de la empresa familiar y un homenaje póstumo a la figura de su madre, alma mater de la empresa. De hecho, su memoria ha estado muy presente a lo largo del acto, que ha comenzado destapando un busto en su honor; que presidirá las nuevas instalaciones de la Fundación Vicky Foods. La entidad, que nació a finales de 2020, tiene el propósito de fomentar la innovación, el emprendimiento y el desarrollo de actividades relacionadas con la formación y el aprendizaje.

De hecho, los beneficios de Una dulce historia serán destinados a proyectos educativos de la Fundación Vicky Foods, cuyas oficinas precisamente fueron las primeras de la empresa y que quedaron en desuso con la ampliación de la fábrica en 2019. Hoy vuelven a abrir sus puertas para aglutinar las distintas iniciativas sociales que han ido desarrollando Vicky Foods. 

Al acto asistió una nutrida representación de empresarios de la Comunitat Valenciana y dirigentes políticos de la Comarca de La Safor y de València. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email