X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

EN SU TINTA

Si vas, no fallas

Hay lugares donde siempre vas a encontrar la mezcla perfecta entre gastronomía de calidad, buen ambiente y decoración tradicional

Por | 31/03/2017 | 4 min, 8 seg

Gracias a (o por culpa de) las Fallas la gastronomía y la sociedad han alcanzado su zenit de fusión extrema. Oferta variada, lugares diversos y público plural. Los mejores restaurantes de la ciudad no daban reservas porque estaban al completo, las barras salían literalmente a la calle para dar más servicio y los puestos ambulantes tenían colas. Pero ¿dónde van los VIP?

La cervecería donde siempre puedes encontrar algún rostro conocido de la sociedad valenciana –sobre todo profesionales liberales– es sin duda Aquarium. En mi humilde opinión un icono de la Valencia que fue y aún pervive. Ahí es frecuente ver al presidente de AVE, Vicente Boluda junto a Tomás Barona, quienes estas Fallas compartieron aperitivo y barrera taurina junto al locutor radiofónico Carlos Herrera. En el mismo local pasaba un buen rato junto a un amigo hace unas semanas Suso García Pitarch, ex director deportivo del Valencia CF. Volviendo al “locutor de ustedes: Herrera Carlos”, el almeriense hizo gala de su recorrido gastronómico en nuestra ciudad y además de visitar el clásico Aquarium alardeó en redes del goce que le produjeron las bravas de Ciscar 26, los chipironcitos de Aragón 58 o el suquet de pez espada en Maipi. No tiene mal gusto el señor Herrera.

Y sin bajar de la acera de esa barra que tanto gusta, un sábado cualquiera en Canalla Bistro nos podemos encontrar al notario Alfonso Maldonado junto a su mujer Lucía de Miguel disfrutando junto a unos amigos de la clásica cena del fin de semana, donde seguro degustaron el magnífico cucurucho crujiente de salmón, aguacate y wasabi. Allí Ricard Camarena siempre al pie del cañón saluda y recibe a sus clientes antes de seguir la ruta por sus locales.

Desde que hace unos meses abriera BOUET su nuevo espacio en Gran Vía Germanías, el autor de este proyecto no ha dejado de frecuentarlo y deleitarse con la cocina de Tono Pastor. Hablamos del arquitecto y diseñador Ramón Esteve, quien junto a su elegante novia Isabel Rincón de Arellano se ha convertido en un asiduo, ya sea con compañeros del estudio o con amigos. El curry de este templo no defrauda nunca a su feligresía. Al arquitecto valenciano también se le vio la Nit del Foc en Al Tun Tún disfrutando junto a otras parejas entre las que estaba el empresario Pepe Albiñana de VONDOM,  no se perdieron los delicioso cangrejos blandos en tempura, un manjar.


Otro local que suele atraer a un público que valora la cocina, el diseño y el buen gusto es Sweet Victoria, en ese rincón de la calle Roteros estuvieron disfrutando de una animada cena un grupo de amigos –de los que hablaremos algún día– entre los que se encuentra el anticuario, galerista y colaborador de Culturplaza, Joaquín Guzmán, el empresario Luis Cubells o el directivo de IMED Valencia Alfonso Pérez, entre otros.

En el MET de Oliva en la Costa Blanca estuvo la protagonista de Desperado, Abierto hasta el amanecer o Frida, Salma Hayek. La actriz mexicana vino junto a su hija Valentina acompañando a su hijastra –Mathilde Pinaut– en una competición hípica y de paso cenó en Gran Azul, un magnífico restaurante de carnes y pescados a la brasa en la avenida de Aragón.



Una de las zonas calientes en cuanto a concentración de bares y restaurantes es sin duda la calle Conde de Altea y sus adyacentes. En uno de esos chaflanes encontramos Labarra, un lugar tradicional donde recuperar esa costumbre tan nuestra de tomar algo de pie y disfrutar de su aroma a bar del sur. El empresario Jesús Saiz y el actor Fernando Esteso no dudaron en solicitar una mesa y saborear un jamón ibérico durante la semana fallera.

Las Fallas son un ejercicio de naturalidad, sencillez y autenticidad como pocos: mantel de papel, cacao de collaret y platos de plástico. En una de las fallas con más tradición del Ensanche se pudo ver al matrimonio de empresarios y mecenas, Juan Roig y Hortensia Herrero disfrutando de una tranquila comida junto a varios amigos.

En conclusión, aún quedan locales y espacios con esencia, encanto y presencia que son apreciados, valorados y visitados por muchos. Aprovecho para desear una larga y venturosa vida a Embassy, el salón de té más famoso de España. Hago mías las palabras que pronunció Morante de la Puebla al recoger el IX Premio Taurino en la Casa de ABC: “Lo moderno me aburre tremendamente”. He dicho.

Comenta este artículo en
next