GRUPO PLAZA

opinión

Los bajistas calientan motores

El analista considera que los ingredientes que tenemos sobre la mesa nos muestran que estamos ante un posible plato indigesto para todos aquellos que han estado invirtiendo en bolsa durante los últimos 18 meses

4/10/2021 - 

MADRID. Parece que la actual situación de los mercados y la economía en general empieza a generar preocupación sobre el consenso inversor. Si ya veníamos arrastrando unas publicaciones macroeconómicas peores que las expectativas que había puestas sobre ellas se suman una revisión a la baja de las perspectivas económicas de los principales entes económicos mundiales, una situación económica en China preocupante que podría arrancar desde el sector inmobiliario y un contexto que ha hecho cambiar el discurso del presidente de la Reserva Federal (FED) que podría iniciar el proceso de reducción de los estímulos monetarios a partir del mes de noviembre.

La situación de China es bastante particular porque si bien durante las dos últimas décadas hemos observado un crecimiento de su economía a doble dígito, en los recientes acontecimientos el freno al crecimiento de su economía ha situado el foco en los factores productivos que más peso tienen sobre su PIB. Un aviso a navegantes que el gobernante del país, Xi Jinping, llevaba tiempo advirtiendo a las principales empresas de este sector, que han sobreapalancado sus balances para poder multiplicar su crecimiento. Este crecimiento ha generado enormes 'ciudades fantasma' compuestas de grandes rascacielos sin un solo habitante. Como podemos pensar, un modelo en el que se produce pero no se vende está abocado el fracaso y ese es el ejemplo claro de Evergrande.

La pregunta que nos hemos hecho todos durante estas dos últimas semanas es si la situación de Evergrande es particular, o si es el reflejo y la punta de un gran iceberg que pudiera estar a punto de salir a flote. Algunos piensan que es algo estático y que no tendrá un efecto contagio al resto de factores productivos de China y, por supuesto, a nivel internacional; mientras otros consideran que el exceso de apalancamiento de este sector -fruto del endeudamiento con las entidades financieras- sí que podría ocasionar un problema sistémico dentro del país que se pudiera transmitir al resto de economías.

Evergrande y Lehman Brothers

Esta situación parece mucho más probable porque ya la hemos vivido. El ejemplo con el que se compara Evergrande es con la quiebra de Lehman Brothers, donde la transmisión de activos tóxicos al resto de la economía originó uno de los grandes colapsos de la historia. Si bien en el caso anterior todo empezó en una de las economías aparentemente más robustas cómo es Estados Unidos, en este caso el origen podría venir desde China. 

El promotor inmobiliario ha incumplido un pago de casi 90 millones de dólares en cupones, y muy probablemente los otros 45 millones de dólares que están estimados para esta semana tampoco los vaya a pagar. El que disponga de un periodo de gracia de 30 días para intentar cumplir con sus obligaciones no es más que ver a un lobo agonizando, mientras se desangra antes de darle la extremaunción.

En cualquier caso, los ingredientes que tenemos sobre la mesa nos muestran que estamos ante un posible plato indigesto para todos aquellos que han estado invirtiendo en bolsa durante los últimos 18 meses, aprovechando la política monetaria expansiva de la FED como si fuera una barra libre de dinero para todos. La posible aprobación del incremento en el techo de deuda del Gobierno estadounidense es la guinda del pastel que sumado a la reducción de la liquidez de la Reserva Federal deberá financiar su endeudamiento a través de un cupón atractivo en los mercados financieros. De ahí es de donde saldrá el dinero empezando por los sectores más sobrevalorados como el tecnológico.

Darío García es analista de XTB

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email