GRUPO PLAZA

tribuna libre / OPINIÓN

Biotecnología: ejemplo de trabajo en equipo

16/06/2022 - 

Diagnóstico por imagen, empleo de la inteligencia artificial o el big data, medicina personalizada de precisión o telemedicina, son algunos de los aspectos o áreas de desarrollo de la biotecnología en búsqueda de un fin común: la mejora de la calidad de vida de los usuarios.

Se trata de cuestiones comunes para los ingenieros industriales, como los procesos de mejora continua y la investigación, desarrollo e innovación para el avance de la técnica. La biotecnología supone un sector de alto valor añadido con una aportación en actividades de I+D interna que ha ido aumentando año tras año hasta alcanzar un mercado con un gasto interno de más de 2.059 millones de euros en 2020, con una cifra que supuso un 13.1% del gasto total en actividades de I+D interna, según los últimos datos publicados por el INE.

El sector emplea a más de 30.000 personas, de las que más del 57% son mujeres. Agrupa a casi 20.000 investigadores, de las que son mujeres más del 54%, en un sector de alto rendimiento e impacto.

Es ahí, con un sector en pleno crecimiento, con igualdad de género y con un impacto en 11 de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible, donde los ingenieros industriales, con nuestra formación inter y multidisciplinar, tenemos muchos retos que afrontar para obtener el diseño de procesos y equipos que permitan, a los investigadores, poder desarrollar esos proyectos que redunden en beneficio de los ciudadanos.

Y ya no sólo por eso, pues si observamos el Índice Mundial de Innovación, conforme a criterios del Banco Mundial (BM), la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), el Fondo Monetario Internacional (FMI), la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) o la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), publicados por Bloomberg, los países que han apostado por las ciencias y las tecnologías son los países más avanzados, económicamente hablando.

En este punto, tanto a nivel estatal como a escala de la Comunitat Valenciana, debemos apostar por atraer y retener el talento con políticas activas en el campo de la I+D+i y en un área de gran potencial como es la biotecnología, pero sin fiarlo todo a un único conocimiento o ciencia. Hemos de ser capaces de crear grupos de trabajo multidisciplinares que permitan lograr los objetivos marcados: ser una comunidad de referencia donde se conjugue calidad de vida con desarrollo económico social y medioambientalmente sostenible.

Y es ahí donde se muestra importante el sector bio en cuestiones como:

  • en fuentes de energía, con desarrollos de proceso de carbonización hidrotermal (HTC) de biomasa o de producción de hidrógeno verde, destacando empresas como Ingelia, Puerto de Valencia, BP, Iberdrola o Grupo Gimeno;
  • en el ámbito tecnológico: con desarrollo de plataformas y tecnología de gestión y tratamiento de datos, así como el campo de la computación cuántica, con referentes como Nunsys, Arisnova, Instituto Tecnológico de Informática (ITI) o Easygoband;
  • en el técnico: con desarrollo del grapheno o la tecnología en nanociencia, como hace Graphenglass o el Instituto de Nanofotónica de la UPV;
  • en medicina: con secuenciación genómica, nuevos productos virucidas o bacteridas o de diagnóstico por imagen con desarrollo de algoritmos de predicción con ejemplos como Sistemas Genómicos, IBV, Quibim, Health in Code o Asepticae;
  • en agricultura: con desarrollo de productos fitosanitarios para una agricultura sostenible, como biopesticidas para el control de plagas como son Seipasa, Biopolis, Idai Nature.
  • o hasta en economía, con importantes referentes a nivel nacional y mundial asentados en nuestra comunidad como pueden ser el Rogle UPV.

Entre otras muchas iniciativas y empresas que forman parte de proyectos como el que han participado en el hub de innovación tecnológico creado por el COIICV para aunar fuerzas y tecnología frente a la pandemia que nos asola, ya que el Colegio Oficial de Ingenieros Industriales de la Comunitat Valenciana no es ajeno a esos grandes retos de presente que nos deben trasladar al futuro inmediato. Al contrario, está plenamente implicado.

Eva Marco es presidenta de la Demarcación de Valencia del Colegio Oficial de Ingenieros Industriales de la Comunitat Valenciana

Noticias relacionadas

biotecnología

Meliterapia, la revolución de los lípidos con sello valenciano

Por  - 

Más que un producto, es una nueva aproximación terapéutica, un campo de investigación totalmente innovador. El biólogo valenciano Pablo Escribá es el padre de una terapia pionera destinada a mejorar los tratamientos del cáncer, el dolor o la neurodegeneración a través de los lípidos. Pero llegar al mercado no es una aventura sencilla. Una aventura que, por cierto, tiene su próxima parada en Alicante 

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme