GRUPO PLAZA

hasta el 19 de septiembre

El Flaco descubre al Berlanga más gamberro

El MuVIM presenta una exposición con casi un centenar de fotografías analógicas tomadas por José García Poveda durante años

5/06/2021 - 

VALÈNCIA. Berlanga junto a Juan Antonio Bardem, Berlanga durante el fin de rodaje de París Tombuctú, Berlanga con una gorra usada incrustada en la cabeza, Berlanga sonriente y bromista, Berlanga en la Mostra de València, en Cinema Jove, en la Falla Na Jordana…

Un centenar de las mil y una caras del mítico cineasta valenciano quedan plasmadas bajo la mirada precisa de José García Poveda ‘El Flaco’, el referente fotográfico que durante décadas ha capturado algunos de los momentos más interesantes de la ciudad de València. El MuVIM recoge ahora todas esas miradas en una exposición que reúne casi un centenar de fotografías analógicas que el fotógrafo tomó de Berlanga durante años. La muestra Berlanga por El Flaco podrá verse hasta el 19 de septiembre.

“Siempre me transmitió buen rollo Berlanga. Su sonrisa sincera y su cordialidad, las veces que nos encontramos durante años… Todo eso nos acercó. Me hacía mucho caso cuando le pedía una foto y me daba todas las facilidades; incluso alguna vez me pidió que le hiciera alguna. Fue una gozada conocerlo de cerca y compartir su risa, su sana mala leche y su buen humor”. Es lo que dice José García Poveda sobre Berlanga, a quien confiere un profundo respeto.

'Berlanga por El Flaco'

La exposición Berlanga por El Flaco ha sido presentada durante la mañana del viernes en el MuVIM. A la cita han acudido, además de García Poveda, el jefe de exposiciones del museo Amador Griñó y el director del MuVIM Rafael Company. En un primer momento, además del trabajo de El Flaco, desde el museo han reivindicado también “la labor de diseño de Pepe Beltrán, que ha conseguido un realce en los positivados que invita al espectador a interesarse en las mil y una caras de Berlanga”.

Un buen tipo

La mirada “poliédrica” -en palabras de Griñó- que El Flaco depositó durante años sobre Berlanga lleva al fotógrafo a extraer una clara y simple conclusión: “Berlanga era un buen tipo”. Explica que esta exposición no tiene la pretensión de mostrar a Berlanga tal y como era, sino, simplemente, como él mismo lo fotografiaba. Siempre tuvieron buena relación. No eran amigos como tal, pero cuando se veían conversaban cordialmente.

Para preparar la exposición (que de hecho fue idea suya), El Flaco leyó diversidad de libros sobre Berlanga y su cine. La muestra, en este sentido, incorpora frases del propio cineasta y recorre varias escenas de su paso por València: su presencia en la Falla Na Jordana, en la Mostra de València, en distintos rodajes… y retratos. Muchos retratos de Berlanga haciendo muecas, sonriendo, posando… El Flaco cuenta que “pese a no trabajar juntos”, cuando se veían “le pedía que posara para una foto”. Asegura que era “muy abierto” y que nunca rechazaba ninguna pose.

Ricardo Muñoz Suay, Juan Antonio Bardem y Berlanga . Foto: EL FLACO
Una de las fotos más importantes de la muestra es aquella en la que Berlanga sonríe junto a Juan Antonio Bardem. Rafael Company cuenta que durante un tiempo fueron amigos. De hecho crearon juntos Esa pareja feliz, película de 1953 sobre el afán consumista que empezaba a haber en España. El director del MuVIM explica que, pese a ser ambos críticos con la sociedad, “Bardem era estalinista y Berlanga no se integraba en aquel espectro ideológico”. Aquello, entre otras cosas, hizo que comenzara a haber rencillas en su relación. En la exposición aparecen los dos, muchos años después, cogidos del hombro y en actitud alegre. El Flaco recuerda que “en aquel momento se notaba que los dos se habían cansado de estar enfadados y que querían romper con aquella riña”. “Esta foto resume aquella trayectoria extinguida, una de las grandes rupturas del cine español”, añade Company, quien además indica que las fotografías de García Poveda tienen “un gran componente de naturalidad” e incluso reflejan “la parte más gamberra de Berlanga”.

Un público de vivencia

Company, preguntado sobre el tipo de público que acude a la programación que el MuVIM lleva meses celebrando alrededor del Año Berlanga, ha explicado que “el cineasta es indisociable con otros clásicos del cine”. En esa tónica, reconoce que muchos clásicos como él existen para “las generaciones con vivencias”, pero “no necesariamente deben ser tan importantes para la gente joven”.

Rueda de prensa de 'Todos a la cárcel', 1993. Foto: EL FLACO
El público de la exposición ¡Viva Berlanga! (al final de la cual se encuentra Berlanga por El Flaco) “es un público con más vivencias porque Berlanga formó parte de nuestras vidas, no de la de los jóvenes”. El gran reto, argumenta, “es hacer que los jóvenes también tengan la posibilidad de poder acceder al genio”. No obstante, añade, “hay cosas que no pueden ser bandera para los jóvenes de la misma forma que para nosotros. Evidentemente, una quinceañera con la cara pintada de morado no va a conectar con Berlanga al ver cómo llevaba su relación con las mujeres. Eso es un hecho. Hay que difundir los valores sociales que transmitía, pero no a todos de la misma manera”.

Berlanga no se acaba

Desde el MuVIM han querido dejar claro que el objetivo de esta exposición es “reforzar la presencia de Berlanga en la memoria colectiva e, igualmente, una aportación al conocimiento de una figura tan trascendente en la historia de la filmografía”. Por otro lado, Berlanga por El Flaco es también “una declaración de amistad hacia el cineasta, surgida de los recuerdos de un fotógrafo que compartió con él momentos claramente imborrables. Así, los sentimientos se convirtieron en fotografías y aquellos recortes de vida salen de los cajones para evocar, en blanco y negro, a uno de los valencianos más universales del siglo XX y uno de los directores de cine que más nos han marcado”.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email