GRUPO PLAZA

Frenazo en la recaudación a las grandes actividades en València por la crisis de 2020

3/08/2022 - 

VALÈNCIA. El estallido de la pandemia de coronavirus y los consiguientes confinamientos y restricciones a la actividad económica durante 2020 siguen coleando. Especialmente en la recaudación del Impuesto de Actividades Económicas (IAE), que se cobra en función de los grandes ingresos empresariales de las ciudades de dos años antes.

Así, pasados dos ejercicios de la crisis pandémica, el Ayuntamiento de València ve cómo se estancan los ingresos por este impuesto, tal como revela la matrícula del IAE del consistorio en el Cap i Casal, expuesta al público desde este martes, y que muestra un pequeño retroceso tanto en la cantidad de recibos como en la propia recaudación tras años en los que no ha parado de crecer.

Concretamente, la matrícula padrón de 2022 comprende 8.860 recibos, una treintena de liquidaciones menos que el año pasado -8.890-. Un efecto que también se deja notar en el dinero que previsiblemente entrará en las arcas municipales: 22,4 millones de euros este año frente a los 22,7 que se proyectaban en la matrícula de 2021.

Aunque se trata de descensos sensibles, lo que sí evidencian es como mínimo un freno motivado por la crisis económica derivada de las restricciones de la crisis de 2020. Entonces, la parálisis económica por el primer confinamiento, y más tarde, las restricciones de aforo y de seguridad, mermaron los ingresos empresariales y, en consecuencia, la recaudación del IAE, que se aplica sólo a las grandes actividades, las que facturan más de un millón de euros anuales.

Precisamente, el IAE se convirtió en un controvertido tributo durante la pandemia de coronavirus, dado que se calcula sobre los ingresos de dos años antes. O sea, que durante 2020, los negocios estaban pagando por su facturación de 2018, cuando atravesaban una mucha mejor situación económica, de manera que algunos empresarios de sectores particularmente afectados -hoteles, restauración, viajes, hostelería- pidieron al consistorio que paralizara el ingreso de este impuesto. Tras la negativa consistorial, varias sentencias reconocieron el derecho de algunas empresas de reclamar la devolución del IAE de 2020.

El concejal de Hacienda de València, Borja Sanjuán. Foto: EDUARDO MANZANA

Ahora, ocurre una situación que podría considerarse contraria: las actividades económicas pagan menos por la reducción de ingresos durante aquel año. O habrá casos en los que no pagarán, si aquel año cruzaron el umbral del millón de euros de ingresos a la baja. Con todo, el golpe a la recaudación municipal es mínimo: apenas 300.000 euros. Aunque, también es cierto, es la primera contracción en la matrícula del IAE tras haber estado creciendo año tras año desde 2015.

Aquel año, la matrícula tocó fondo tras la crisis financiera, con 7.267 recibos en la ciudad -17,7 millones de euros-. Desde entonces, se ha ido incrementando año tras año, incluido el año de la pandemia -al cobrarse por los ingresos de dos años antes-, hasta 2022.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme