GRUPO PLAZA

opinión

Riesgos y oportunidades en las pequeñas y medianas cotizadas

El universo mundial de 'small caps' y 'medium caps' para invertir es muy amplio, ya que dos tercios de las cotizadas corresponden a este tipo de empresas

29/06/2022 - 

MADRID. El universo de pequeñas y medianas compañías ofrece el potencial para invertir en los grandes líderes del mañana. Con el telón de fondo de conflicto en Ucrania y una pandemia persistente, los inversores se enfrentan a una gran incertidumbre en estos momentos. Debido a la preocupación por la inflación, las subidas de tipos de interés y el endurecimiento de la política monetaria, los inversores en renta variable de pequeña y mediana capitalización han favorecido últimamente a las compañías 'value' con valoraciones de precio-beneficio (PER) más bajas frente a las empresas de 'calidad' con PER más elevados.

También hemos visto que las compañías de pequeña y mediana capitalización obtuvieron un rendimiento inferior al de las empresas de gran capitalización en 2021, basándose en la percepción (no siempre acertada) de que lo grande equivale a lo más seguro. Todo esto significa que ahora existe la oportunidad de invertir en empresas de pequeña y mediana capitalización de calidad con el potencial de capear los ciclos económicos. Estas empresas están disponibles a valoraciones atractivas. Sin embargo, en el imprevisible entorno actual, somos conscientes de que los inversores pueden tener dudas sobre los riesgos de invertir en empresas de pequeña capitalización en comparación con las grandes.

El universo mundial de acciones de pequeña y mediana capitalización en el que se puede invertir es muy amplio. Dos tercios de las empresas que cotizan en bolsa en todo el mundo son de pequeña o mediana capitalización. Eso supone 7.850 valores. Y muy pocos analistas cubren el sector, lo que significa que existe la oportunidad de explotar las ineficiencias del mercado.

Con un conjunto de oportunidades tan grande, ¿por dónde empiezan a mirar los inversores? En abrdn, nuestro punto de partida desde finales de los años 90 ha sido nuestra matriz de selección de valores. Nuestra información mide los factores de calidad, crecimiento, momentum y valoración que, según nuestro continuo backtesting, predicen la evolución del precio de las acciones. La ilustración anterior muestra las empresas que buscamos, aquellas con fuertes características de calidad, crecimiento y momentum.


Nuestra matriz de selección destaca una lista de empresas que parecen atractivas desde una perspectiva cuantitativa. Los especialistas en empresas de pequeña y mediana capitalización llevan a cabo un riguroso análisis fundamental de estas empresas que obtienen las mejores puntuaciones, lo que incluye reuniones con los equipos directivos, un análisis financiero, una evaluación de los riesgos y oportunidades ESG, así como un proceso de revisión por pares.

El resultado es una 'lista de mejores ideas' que incluye los nombres de mayor convicción de los analistas regionales. Cada lista suele contener entre 15 y 20 valores. Nuestras carteras tienen un alto peso en estas empresas de mayor convicción, al tiempo que garantizan un nivel suficiente de diversificación, así como una inclinación clara, deliberada y persistente hacia la calidad, el crecimiento y el impulso.

En busca de rentabilidad y sostenibilidad

Creemos que la consideración de estos factores podría ayudar a los inversores a descubrir oportunidades de pequeña capitalización. Pero, ¿cuáles son los indicadores clave de estas tres características? En nuestra opinión, es importante buscar empresas con un crecimiento rentable y sostenible. Las empresas de pequeña y mediana capitalización con mercados finales favorables, así como la capacidad de ganar cuota de mercado y ampliar los márgenes de beneficio, tienen el mayor potencial para convertirse en las grandes empresas del mañana.

También pensamos que es prudente buscar señales de que las empresas están mostrando momentum, como ver revisiones al alza de los beneficios y un historial de superación constante de las previsiones de beneficios. Las características de crecimiento y momentum tienen el potencial de mantenerse durante muchos años, lo que explica en parte por qué las compañías de pequeña capitalización han superado a las grandes a largo plazo.

El siguiente gráfico muestra lo que creemos que son los indicadores clave de la calidad de las empresas: Métricas como la solidez del balance, el pedigrí de la dirección y una ventaja competitiva sostenible ayudan a las empresas a sortear con éxito los ciclos económicos cambiantes. La inversión en calidad también puede consistir en evitar las empresas deficitarias o las que están muy apalancadas, así como las que tienen unos beneficios extremadamente cíclicos o un historial de recortes de dividendos. Creemos que, a largo plazo, las empresas de calidad tienen el potencial de ofrecer mayores rendimientos con menos volatilidad. Esto podría contribuir a crear un atractivo perfil de riesgo-rentabilidad.

Uno de los indicadores mencionados anteriormente es el medioambiental, social y de gobierno corporativo (ESG). En nuestra opinión, los factores ESG son importantes desde el punto de vista financiero y pueden afectar al rendimiento de cualquier empresa tanto positiva como negativamente. Un buen historial en cuestiones ESG es un signo clave de la calidad de la empresa y puede ayudar a reducir el riesgo. Por lo tanto, en nuestra opinión, la comprensión de los riesgos y oportunidades ESG debería ser una parte intrínseca de cualquier proceso de análisis de pequeñas y medianas empresas, junto con otras métricas financieras.


También creemos que una colaboración activa informada y constructiva con los líderes de las empresas puede ayudar a los gestores de inversiones a fomentar y compartir prácticas ESG positivas. Los gestores con amplios recursos tienen la confianza de confiar en su propio análisis ESG, invirtiendo en empresas que cumplen sus propios criterios, incluso cuando no están cubiertas por agencias de calificación externas.

De cara al futuro, las perspectivas de tipos de interés más altos, una inflación potencialmente elevada y un entorno de menor crecimiento sugieren que se avecinan tiempos inciertos. Las empresas con un proceso convincente de calidad, crecimiento y momentum, combinado con el análisis ESG, están potencialmente bien situadas para capear las recesiones económicas. Lejos de depender de los ciclos impulsados de manera externa, es probable que estas empresas crezcan de forma predecible y sostenible.

Conclusiones

También es más probable que sean líderes del mercado capaces de repercutir los costes inflacionistas en forma de precios más altos, además de tener márgenes fuertes y balances sólidos. Asimismo, las carteras construidas de este modo tienen más probabilidades de estar diversificadas entre productos, mercados y geografías. También creemos que, en un mundo cambiante, las empresas más pequeñas, ágiles y bien gestionadas que pueden hacer pivotar sus negocios más rápidamente que las megacapitalizaciones están potencialmente bien situadas para aprovechar las oportunidades que surjan.

En la actualidad hay muchas empresas de pequeña y mediana capitalización de alta calidad con potencial de crecimiento a valoraciones atractivas. En el incierto mundo actual, creemos que centrarse en la calidad, el crecimiento y el momentum puede ayudar a los inversores a identificar oportunidades de pequeña capitalización a largo plazo con perfiles de riesgo-rentabilidad favorables.

Kirsty Desson es directora de Inversión de compañías de pequeña capitalización de abrdn

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme