X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

El auditor de la Entidad Valenciana de Vivienda y Suelo rechaza firmar las cuentas de 2018 

4/07/2019 - 

VALÈNCIA. La Intervención de la Generalitat y la firma BDO Auditores han decidido no firmar las cuentas de la Entidad Valenciana de Vivienda y Suelo (EVha) -antiguo Eige- ni emitir opinión sobre las mismas, al entender que falta información y concreción en algunos de los epígrafes lo que no permite obtener "una base suficiente y adecuada" para conocer la imagen real de situación contable de la entidad. Así, consta en el informe de auditoría adjunto a las cuentas publicadas por la Generalitat del pasado ejercicio de 2018, en las que el auditor apunta a varias salvedades para justificar su decisión.

Entre las causas señala la posibilidad de deterioros de activos de la entidad. En este sentido, expone en su informe que el EVha tiene registrada en inmovilizado unas instalaciones técnicas portuarias por un valor neto contable de 11,9 millones, unas inversiones de las que no se ha facilitado información sobre si se recuperarán  "puesto que no hay planes concretos sobre la finalización de las mismas, ni valoraciones actualizadas de las inversiones realizadas". "La falta de una expectativa cierta de valor recuperable hace que no podamos determinar las posibles minusvalías, si las hubiera, y, con ello, el ajuste por deterioro de valor de este activo", afirma el auditor. Otro caso similar es el de un edificio en construcción por un valor de 5,5 millones cuya previsión es venderlo en su estado actual, pero que tampoco cuenta con la información necesaria para determinar el posible deterioro de su valor.

Las cuentas también recogen un saldo pendiente de cobro por importe de 31,6 millones de euros y otros por 12,1 millones a acreedores, unos montantes que la entidad ya intentó compensar en ejercicios anteriores con un proceso que "no ha sido concluido a la fecha de este informe", por lo que el auditor no ha podido comprobar su posible efecto sobre las cuentas anuales. Tampoco ha obtenido respuesta a la solicitud de información sobre una selección de acreedores por 5,5 millones ni sobre otra de clientes, lo que no ha permitido "completar todas las pruebas ni satisfacernos por otros procedimientos alternativos de auditoría para poder concluir sobre la razonabilidad de los saldos mantenidos con deudores comerciales".

Otra de las salvedades incluidas en el informe de auditoría alude a un saldo a cobrar con el Ayuntamiento de València por obras de infraestructuras en el sector del Grao. "Existe una incertidumbre respecto al calendario y condiciones de cobro de este saldo, que ascienden a 45,9 millones dado que su exigibilidad queda supeditada al desarrollo de futuras actuaciones urbanísticas del Ayuntamiento. Por tanto desconocemos el desenlace final de este convenio y sus posibles efectos en las cuentas anuales adjuntas", apunta.

El informe recuerda que en 2017 se modificó el régimen jurídico y la denominación de la Entidad de Infraestructuras de la Generalitat (Eige) que pasó a ser EVha a la que se le adscribió la totalidad del patrimonio de promoción pública de vivienda y suelo perteneciente a la Generalitat Valenciana. Este cambió provocó que durante el ejercicio 2018 la entidad reconociera en su balance de situación un mayor importe en las inversiones inmobiliarias, inversiones financieras a largo plazo y en el apartado de clientes por ventas y prestación de servicios y contara con un patrimonio neto por valor de 478,6 millones de euros. Unos importes que el auditor considera que se han obtenido "basándose en información auxiliar, que no tenía utilidad contable hasta la fecha". 

Se trata de información referida a más de 41.000 inmuebles, de los que más de 24.000 ya habrían sido escriturados y más de 17.000 estarían en diversos estadios de gestión y que no han contado con un estudio individualizado ni de las diversas situaciones jurídicas que de su gestión se derivan. Ante este escenario, el auditor ha eludido firmar las cuentas. "No expresamos una opinión sobre las cuentas debido al efecto muy significativo de las cuestiones descritas. No hemos podido obtener evidencia de auditoría que proporcione una base suficiente y adecuada para expresar una opinión de auditoría sobre estas cuentas anuales", subraya.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email