GRUPO PLAZA

opinión

La apuesta rusa de Renault pasa factura al fabricante automovilístico

El gigante francés de la automoción tiene una participación mayoritaria de casi el 68% en la compañía rusa AvtoVAZ, que fabrica la marca de coches Lada

7/03/2022 - 

MADRID. Las nuevas sanciones de Estados Unidos y la invasión de Ucrania por parte de Moscú podrían tener un impacto de gran alcance en la cadena de suministro global automotriz, ya de por sí restringida, pero solo unos pocos fabricantes de automóviles tienen una exposición tan notable en Rusia como la francesa Renault.

Renault, con sede en Francia, tiene una participación mayoritaria del 67,61% en el fabricante de automóviles ruso AvtoVAZ, productor de la marca de coches Lada, que representa a su vez el 39,5% de la producción de vehículos del país. Del cual obtiene el 22,03% de las ventas totales de la marca con una representación del mercado ruso del 28,8% del total de vehículos vendidos en el país. Le siguen a distancia Volkswagen con una participación del 12,2%, mientras que Toyota Motor lo hace con un 5,5%, según sus últimos informes de resultados.

Renault suspendió la producción en su planta de ensamblaje en Moscú la semana pasada debido al cambio forzoso en las rutas logísticas existentes, que están causando escasez de componentes. Recordemos que en la primera década del año 2000, los fabricantes de automóviles esperaban que Rusia se convirtiera en un importante mercado automotriz; y, además, con un centro para impulsar los negocios en los mercados internacionales, incluida Europa. Pero la inestabilidad en el país -junto con su modelo político y una economía estancada entre otros factores- llevaron al mercado a alcanzar un pico de ventas de sólo 2,96 millones de unidades en 2008.

Pero además, el suministro de gas neón por parte EE UU, que se utiliza para los procesos de impresión en la producción de chips, proviene casi en su totalidad de Ucrania y Rusia. Siendo este también un proveedor clave de paladio, junto con Sudáfrica, y suministra aproximadamente el 33 % de la demanda mundial. Metal que se utiliza para fabricar los catalizadores de escape en la fabricación de automóviles. Por cierto, el paladio acumula un incremento del 13% desde el incio de las tensiones previas a la guerra.

Es probable que los aumentos de precios no se sientan hasta dentro de seis meses, debido a que la mayoría de los fabricantes de chips tienen acuerdos a largo plazo para dichas materias primas. Los mercados llevan quince días descontando la revisión a la baja en el sector de la automoción y concretamente en el negocio de Renault, por su elevada presencia en Rusia, tanto por la fabricación de sus vehículos como por el peso de las ventas en el país. La gran apuesta de Renault por el mercado ruso y de Europa Oriental le está pasando factura.

Darío García es analista de XTB

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme