Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

analizamos los casos de xirivella, quart de poblet, paterna, mislata, burjassot y torrent

Ayudas a pymes y autonómos: radiografía de los municipios valencianos

26/09/2020 - 

VALÈNCIA. Se cumplen seis meses de la declaración del estado de alarma. Por aquel entonces, muchos fueron los autónomos y pequeños comercios que vieron peligrar su negocio: mientras algunos eran declarados como bien bien de primera necesidad, otros se veían obligados a bajar la persiana sine die. Una situación que los ponía en una posición más que complicada, y que cernía sobre sus cabezas la duda de la quiebra. 

Ante este panorama, muchos ayuntamientos se apresuraron a anunciar medidas para aliviar la pesada carga que arrastraban sus pequeños comerciantes y profesionales. Unas medidas que tomaron la forma de ayudas o subvenciones, y que en muchos casos eran el último clavo ardiendo para ellos. ¿Pero han llegado ya, medio año después, estas líneas de crédito? ¿Qué fórmulas han empleado los diferentes consistorios para impulsar de nuevo el negocio local? Analizamos seis municipios del área metropolitana de València para conocer su receta.

Sin consenso: ¿son compatibles las ayudas locales con las de la Generalitat?

Lo primero que llama la atención es el poco consenso que existe acerca de la compatibilidad de las ayudas locales con las que ya otorgó en su momento la Generalitat Valenciana. Así, algunos Ayuntamientos aseveran tajantemente que un mismo solicitante no puede optar a ambas, mientras que otros municipios han ideado fórmulas más o menos creativas para poder complementarlas. De esta manera, cada consistorio ha hecho lo que ha considerado más oportuno, siguiendo en la mayoría de los casos líneas de pensamiento muy diversas. 

El más severo de todos ellos ha sido Xirivella, que niega tajantemente la posibilidad de recibir ayudas por ambas partes. En este sentido, tan solo podrán optar a las subvenciones municipales quienes no hayan recibido ya una compensación por parte de la Generalitat. Una situación que ha provocado que la mayoría de comercios y autónomos no puedan acceder a la convocatoria puesta en marcha desde el consistorio: "La mayoría de nosotros hemos recibido dinero de otras instituciones, así que nos quedamos sin la posibilidad de optar a las ayudas locales en un momento que es muy complicado para nosotros. Casi se podría decir que el 90% de los profesionales nos quedamos fuera", aluden desde la asociación de comercio. 

Foto: KIKE TABERNER

Una realidad que se confirma con la baja cifra de solicitudes que ha recibido el Ayuntamiento: tan solo 85, en un municipio que roza los 30.000 habitantes. Así, no se llegará a amortizar ni siquiera la mitad del presupuesto que el gobierno había movilizado para las ayudas a pymes y autónomos: 200.000 euros. En este sentido, los pocos afortunados que aspiran al apoyo municipal podrán recibir una cantidad de entre 300 y 900 euros para pagar suministros, dependiendo de cuánto tiempo hayan estado cerrados y del régimen de propiedad del local. 

En el extremo justamente opuesto se encuentra Quart de Poblet, Ayuntamiento que asegura sin tapujos que sus ayudas sí que serán compatibles con las de la Generalitat Valenciana. Así, se han recibido más de 300 solicitudes que ahora mismo se encuentran en fase de aprobación, y de las cuales el consistorio revela que ya ha filtrado 210. Cada uno de los beneficiarios recibirá una cantidad fija de 530 euros para hacer frente a los suministros de su local durante el estado de alarma, con un presupuesto global que asciende a los 150.000 euros para el Ayuntamiento. En cuanto al periodo de ingreso, las autoridades locales no lo tienen muy claro: "Intentaremos que sea antes de que acabe el año", aseguran. 

Fórmulas imaginativas para compatibilizar ayudas

Ante las dificultades para determinar la compatibilidad de las ayudas, algunos ayuntamientos han optado por aplicar fórmulas radicalmente distintas a las de la Generalitat Valenciana. Mientras que el ente autonómico ha pagado principalmente las pérdidas por suministros, consistorios como el de Paterna han apuntado hacia otros problemas: el equipamiento de material sanitario y la transformación tecnológica, dos asuntos que van de la mano con la actual situación sanitaria. Así, el Ayuntamiento ha sacado dos subvenciones en forma de cheque para respaldar a los negocios con estos problemas. 

El primero de ellos, el Cheque Equipamiento, cubrirá hasta un 50% de los gastos por adaptar el local a las necesidades sanitarias, con un límite de 600 euros: compra de gel hidroalcólico, mamparas, sistemas de toma de temperatura o desinfecciones, entre otras cosas. Por su parte, el Cheque Transformación Digital está orientado a mejorar la competitividad de los negocios en caso de que tengan que volver a trabajar en remoto. De esta manera, los establecimientos y profesionales podrán optar a un máximo de 1.500 euros para cubrir el 75% de los gastos en este sentido: páginas web, sistemas de pago con tarjeta o creación de un marketplace

Ahora bien, las diversas asociaciones de comercio se quejan de que estas ayudas han recibido poca promoción por parte del Ayuntamiento, lo que ha provocado que muchos potenciales beneficiarios no conozcan su existencia. Por otro lado, también lamentan de que algunas ya se han resuelto pero todavía no han sido ingresadas: "Sabemos que se han solicitado muy poquitas", explicaban desde una de las agrupaciones, aunque el consistorio no ha aclarado cuántas son exactamente. 

Por su parte, Mislata ha sido un poco más conservadora con la convocatoria de sus ayudas, aunque también ha incorporado novedades para que sus comerciantes puedan optar a varias subvenciones al mismo tiempo. En concreto, este consistorio ha retrasado los plazos para otorgar las asignaciones locales, de manera que las facturas presentadas por parte de los interesados no serán las mismas que presentaron a la Generalitat. De este modo, podrán seguir demostrando sus pérdidas y obtener las dos líneas de subvención sin que esto suponga un problema. En cuanto a los supuestos, estos se centran nuevamente en el alquiler y los suministros. Por el momento, el consistorio confirma que en agosto ya amortizó un primer grupo de 60 ayudas, mientras que ahora mismo tiene en evaluación y ejecución otras 200. 

Diferentes grados de avance: unos ya están pagando mientras que otros no han aprobado presupuesto

Más allá de las discrepancias en cuanto a compatibilidades, los Ayuntamientos del área metropolitana de València también se diferencian en la celeridad con la que han puesto en marcha el plan de ayudas. Así, se pueden encontrar diferencias muy drásticas: mientras que unos ya están pagando, otros ni siquiera han aprobado la partida presupuestaria para hacer frente a las subvenciones. Este es el caso por ejemplo de Burjassot, cuyo consistorio reconoce que aún no dispone del dinero para apoyar a sus comerciantes. Una circunstancia que llama la atención, teniendo en cuenta que el Partido Socialista gobierna con mayoría absoluta y lo tendría muy sencillo para aprobar este epígrafe. 

En el lado contrario se encuentra la ciudad más grande del entorno de L'Horta: Torrent. Un Ayuntamiento que, motivado por su enorme tamaño, decidió dividir la concesión de ayudas en diferentes tramos. De este modo, a finales de verano ya aprobó e ingresó una primera remesa de 356 subvenciones. Esta inversión tuvo un valor total de 210.000 euros para el consistorio, mientras que los interesados podían optar a ayudas que viraban entre los 350 y los 700 euros, para cubrir gastos relacionados con suministro, hipoteca o alquiler.

Foto: KIKE TABERNER

Ahora, a estas primeras peticiones se han sumado varios centenares más, por lo que el consistorio explica que, en total, ha gestionado 937. De estas, 550 han sido ya aprobadas y otras tantas devueltas a los interesados, con el objetivo de que aporten la documentación que falta y volver a estudiarlas una vez solventen las carencias. Así, se garantiza una segunda oportunidad de conseguirlas a todas aquellas personas que tan solo tuvieron defectos de forma durante la primera presentación. En total, el Ayuntamiento de Torrent ha reservado un millón de euros para las ayudas directas al comercio y autónomos. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email