GRUPO PLAZA

OPINIÓN

El BCE muestra sus armas... provocando una mayor incertidumbre

El analista señala que la institución monetaria europea no suele advertir de una manera tan abierta lo que tiene pensado llevar a cabo en la siguiente reunión

2/11/2020 - 

MADRID. Las últimas declaraciones de Christine Lagarde, presidenta del Banco Central Europeo (BCE), dejan pocas dudas sobre las intenciones que tiene el ente europeo respecto a la situación actual de la económica, mientras pone como fecha límite diciembre para que un nuevo paquete de estímulos monetarios llegue al viejo continente. La situación actual es delicada y el nuevo brote está provocando claros indicios de un nuevo parón económico, que puede llevarnos a una situación de mayor debilidad frente a la que nos encontramos actualmente.

Las últimas noticias que nos llegan sobre el impacto del virus en Europa eliminan de un plumazo toda opción de recuperación económica que existía una vez la economía empezaba a carburar, ya que con este nuevo frenazo volvemos a empezar en gran parte de las zonas de la moneda única. Ante esta situación, Lagarde se ha apresurado a tranquilizar a los mercados con un discurso claramente proincremento de ayudas de estímulo monetario, recordando que el abanico de herramientas que posee el BCE es muy amplio a la hora de abordar posibles problemas que se puedan dar en un futuro cercano.

Por el momento, para la presidenta del BCE las ayudas que están encima de la mesa son suficientes, pero abre la puerta a desplegar todo su arsenal si la situación lo requiere. Esta actuación está viéndose en muchos puntos como preocupante, ya que el BCE no suele advertir de una manera tan abierta lo que tiene pensado llevar a cabo en la siguiente reunión pendiente dentro de su calendario. Sin duda, esto podría tomarse como un aviso de los preocupantes datos que nos podemos encontrar por el camino hasta la siguiente cita.

La venda antes que la herida

Por el camino, la actividad por parte del BCE continuará dirigida a la compra de bonos donde solamente ha gastado la mitad de la estimación que tenía destinado para dicha partida. Pero parece en este caso que el BCE se está poniendo la venda antes que se produzca la herida, ya que es posible que estimen que la profundidad de la herida -los malos datos económicos que se puedan dar- pueda ser bastante negativos y estén anticipando que tienen la suficiente capacidad para curarla.

Ya hemos visto cómo dentro de Europa el tejido empresarial y laboral han sufrido las consecuencias de la actual crisis e incluso antes de esta nueva ola. Los datos no mostraban una recuperación lo suficientemente interesante como para tener una visión optimista; si a esto le sumamos la llegada de cierres generalizados en todo Europa, nos encontramos con una situación económica que puede no solamente complicarse, sino que -sin llegar a una recuperación- el segundo impacto económico sería mucho más preocupante.

Ante este panorama tan negativo, hemos visto como la presidenta del BCE también insta a la proactividad por parte de los gobiernos centrales que forman parte de la Unión Europea. Lo hce para que lleguen cuanto antes a acuerdos a la hora de proveer a los diferentes países de los fondos de recuperación, que aún no se tiene claro si llegaran en la primera mitad del próximo año.

Jorge López es analista de XTB

Noticias relacionadas

opinión

El BCE no se mueve

El Banco Central Europeo no va a hacer absolutamente nada respecto a lo que la política monetaria se refiere, cuya preocupación actual no es otra que el volumen de liquidez de emergencia para la pandemia (PEPP)

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email