GRUPO PLAZA

una novela de su expareja cuenta la relación y el intento de salvarse de una condena 

'La bruja del amor y el yonki del dinero': la singular vida de Benavent mientras colaboraba en 'Taula'

Foto: KIKE TABERNER

El periplo en 2014 del exgerente de Imelsa lo llevó a Ecuador, Japón y Holanda antes de volver a España y confesarlo todo 

4/12/2021 - 

VALÈNCIA. "Conocí a Sergio un cálido mes de marzo, en un centro de educación alternativa de Alicante, durante un taller de jabones naturales un fin de semana. Cuando me enteré, tiempo más tarde, de que había sido político, pensé que vaya mi karma con la política y yo, una rebelde de la libertad. Más grande aún fue mi sorpresa cuando comprendí que su apodo, el 'yonki del dinero', no era una broma ni mucho menos; pero era demasiado tarde, por lo que puse lo que trajo a mi vida en la cuenta de Saturno, porque me gusta caminar libre de recuerdos sombríos". 

Así da comienzo una relación que tiene como protagonistas a Mónica Nita y al exgerente de Imelsa Marcos Benavent en la novela 'La Bruja del Amor y el Yonki del Dinero' (Letrame Grupo Editorial, 2019). Un libro autoeditado por la primera, quien lo presenta como el primer volumen de la trilogía Camino de Libertad, inspirado en su vida y "con información sobre el mundo que nos rodea, tanto en su aspecto humano y espiritual como social, político y económico".

A lo largo de más de 300 páginas, esta licenciada en Derecho de origen rumano según ella indica, relata su historia personal con Sergio, en la vida real Benavent, mientras se encontraba colaborando con la justicia en el caso Taula. Todo ello mezclado con diversas conspiraciones y numerosas reflexiones de múltiples asuntos. 

   

El que fuera gerente de la empresa pública Imelsa, dependiente de la Diputación de Valencia, era hasta hace poco el principal confidente de la macrocausa de presunta corrupción que a día de hoy cuenta con más de una decena de piezas separadas. Durante años realizó grabaciones a dirigentes del PP que apuntaban a un supuesto entramado de cobro de comisiones ilegales a cambio de adjudicaciones públicas en varias administraciones de la Comunitat Valenciana. Diez horas de audios que acabaron en manos de la Fiscalía y que dieron origen a la investigación.    

Recientemente, un cambio de abogado ha supuesto el vuelco a su estrategia judicial, que ahora pasa por intentar hacer que la causa salte por los aires con peticiones de nulidades de las principales pruebas –el pasado octubre reapareció para asegurar que había manipulado las grabaciones– e, incluso, por defender al exministro Eduardo Zaplana

El inicio de la historia de amor

Pero la historia del libro es otra. En esa temporada, Benavent había dejado todos sus cargos políticos y parecía mantener todavía su fachada de actitud colaborativa con los investigadores. Aunque la publicación ya deja entrever cierto hartazgo con la situación. Aislado en un chalet familiar cerca de Xàtiva, su vida era desconocida a excepción de para la gente más cercana. 

A partir del primer encuentro, la autora de la novela comenta que la atracción que sintió por él fue "instantánea, ilógica, sin remedio, inevitable". Y en los meses posteriores mantuvieron contacto por correo electrónico sobre "bioconstrucción, vida natural, filosofía" y lo que se les "ocurría". Finalmente, comenzaron una relación.  

Foto: EVA MÁÑEZ   

En uno de los diálogos, el personaje del 'yonki del dinero' expone un intento fallido de salvarse de una posible condena a través de un procedimiento de ley internacional que otorga un estatuto diplomático, además de pasaporte internacional de una supuesta república independiente. "Si consigo el certificado diplomático nadie me podrá detener ni juzgar. Sé que me equivoqué, sé que cometí errores que ahora intento reparar, pero por mí, ya he cumplido la pena. Al fin y al cabo, mi testimonio ha contribuido a destapar esa trama y la corrupción del partido y los riesgos a los que me expongo debido a ello son grandes. ¿No ves que no salgo de casa?", cuenta. 

"Si consigo el certificado diplomático nadie me podrá detener ni juzgar. Sé que me equivoqué, sé que cometí errores que ahora intento reparar, pero por mí, ya he cumplido la pena. Al fin y al cabo, mi testimonio ha contribuido a destapar esa trama"

El problema, prosigue, son los contactos para realizar esa gestión, señala, porque sospecha que tiene las comunicaciones intervenidas y tampoco quiere involucrar a su familia. El procedimiento, expone, costaría unos 1.600 euros y en unos cuantos meses tendría el pasaporte. "El mío sabes que está retenido en los juzgados", añade. "En unos cuantos meses se solucionaría todo, se acabaría ese rollo, pagaría lo que me pide el juzgado y entre eso y mi colaboración con la justicia será suficiente para hacer algún trato con el fiscal y cerrar todo este asunto de una vez por todas", afirma. 

Así, menciona la casa de un amigo que "ya tiene régimen de embajada" en la que se puede "hospedar indefinidamente" o hasta que se solucionen sus problemas. "Pero no quiero huir de la justicia, todo lo contrario", asegura. 

Su interlocutora evidencia la incredulidad y desconfianza ante el asunto, pero accede a ayudarle. Finalmente, la disparatada idea no salió adelante, aunque sí que estuvo entre los planes de Benavent, que llegó a reunirse en España con personas relacionadas con este tipo de movimientos. 

Otra de sus visitas a los juzgados en 2016. Foto: EVA MÁÑEZ   

"Desde que me había enterado de los problemas de Sergio con la justicia, ocasionados por una trama de corrupción de su partido, nunca había leído los periódicos ni había mirado la tele, pensando que todo lo que dijesen de él estaba lejos de la realidad, de quién era él verdaderamente. Mirando hacia atrás, me doy cuenta de que, en realidad, evité a toda costa conocer nada sobre ese asunto para evitar el dolor de sabor que el hombre al que amaba estaba en peligro", medita la autora del libro.  

Entre rituales esotéricos de la mujer –como una lectura de aura en la que en una vida anterior Sergio/Benavent ya fue condenado en el 1600 en Inglaterra–, ceremonias con ayahuasca y teorías conspiranoicas sigue la publicación. Desde que Adolf Hitler fue una pieza de la Orden de los Jesuitas para establecer un imperio papal en Europa a la mención del libelo antisemita "Los protocolos de los sabios de Sión". Pasando, cómo no, por la teoría de los antivacunas como forma de control de la población o el 11-S como atentado organizado por la oligarquía política y financiera. 

"Desde yonquis del dinero y traficantes de falsa libertad, hasta reyes de la mentira y sus tropas de afines seguidores, me dejaron vacía la cartera hasta casi el fondo de mi alma"

Y luego llegó el final de la relación en malos términos. La construcción de un domo geodésico –una estructura en forma de esfera para conectarse mejor con la llamada Mente Universal– en el jardín de la vivienda de Benavent acabó en bronca. "Tu domo está casi terminado. Sale precioso. Cuando vuelvas encontrarás dentro la inspiración que desees, te lo aseguro. (...) Mónica, me da un poco de vergüenza decírtelo, pero me hace falta algo de dinero para terminarlo. (...) El dinero que me dejaste está a punto de acabarse y aún falta por poner tubería, electricidad y unas cuantas cosas más", le dice el personaje de Sergio. 

La mujer estaba en ese momento en Perú y allí se encontró con la cuenta vacía y la tarjeta bloqueada. La deuda por este dinero estuvo a punto de desencadenar un procedimiento judicial y una sensación final que la autora del libro recoge en él: "Desde yonquis del dinero y traficantes de falsa libertad, hasta reyes de la mentira y sus tropas de afines seguidores, me dejaron vacía la cartera hasta casi el fondo de mi alma". Valencia Plaza se intentó poner en contacto con ella sin respuesta.

El periplo antes de volver 'converso'

La figura de Marcos Benavent siempre ha estado asociada a una especie de catarsis que vivió en el Amazonas entre finales de 2014 y comienzos de 2015 antes de la célebre imagen de su reaparición en los juzgados en mayo de ese último año. Este periódico ha tenido acceso a información sobre el recorrido que realizó en aquel momento. En la Navidad de 2014, cuando ya se había dado de baja de Imelsa, decidió marcharse a Quito (Ecuador) de manera inmediata. 

Benavent, en su reaparición en 2015. Foto: EFE   

En ese momento ya habían sucedido dos cosas. Una, la primera denuncia interpuesta contra él desde la propia Diputación y que posteriormente tuvo sucesivas ampliaciones. Dos, que ya había trascendido que existía una investigación judicial en marcha por algunos contratos –como los leds o el césped artificial– y que se podía deber a los audios aportados a la Fiscalía por su exsuegro, Mariano López

El 26 de diciembre, Benavent cogió un vuelo a Ecuador, donde permaneció alrededor de un mes. Se dice que durante ese tiempo se metió en la selva y vivió su supuesta conversión con rituales con chamanes, aunque existen otras teorías. Pese a que previamente tenía un billete de avión reservado para volver a España a mediados de enero –en esos días se produjo la denuncia de Alfonso Rus que acabó en el jugado de Instrucción número 6 de Valencia–, compró otro a Tokio (Japón), donde viajó a finales de mes. 

Allí permaneció varias semanas, para posteriormente ir a Holanda, donde estuvo alrededor de un mes. Luego, y por algún motivo, regresó a Valencia entre finales de marzo y principios de abril de 2015. El resto de lo ocurrido ya es historia política de la Comunitat Valenciana. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email