Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

Los cuatro secretos de la reproducción asistida

19/11/2020 - 

VALÈNCIA (VP). En los últimos cinco años, se ha incrementado en un 28% la cifra de españoles que han recurrido a un tratamiento de reproducción asistida, según datos del Ministerio de Sanidad y la Sociedad Española de Fertilidad. Esto supone que el 9% de los bebés que nacen actualmente en nuestro país lo hacen gracias a este tipo de técnicas. 

Y muchos de ellos nacen en un centro de referencia como IVI. En sus 30 años al frente de la reproducción asistida, IVI ha ayudado a nacer a más de 200.000 niños y nueve de cada diez parejas que consultan a este centro por problemas de fertilidad consiguen su objetivo de ser padres. Los secretos de su éxito son cuatro: velar por la seguridad de los pacientes en cada paso, conseguir unas elevadas tasas de éxito, apostar por la investigación de vanguardia y controlar el tiempo.

Seguridad de los pacientes

Obtener un bebé sano y velar por la seguridad de la madre durante el tratamiento son dos máximas para IVI. Y más en la actualidad, ya que la pandemia de la covid-19 ha incrementado las medidas de seguridad con las que trabajan tanto en las clínicas como en los laboratorios. El protocolo covid-19 de IVI incluye 15 medidas para evitar que las pacientes retrasen sus tratamientos y acudan con total confianza a los centros. Algo que aporta mucha tranquilidad a las personas que están planteándose tener un hijo por reproducción asistida, pero que posponen esa decisión por temor a sufrir complicaciones derivadas de la covid-19. De hecho, según la Sociedad Española de Fertilidad (SEF) y la Asociación para el Estudio de la Biología de la Reproducción, alrededor de 14.000 ciclos de reproducción asistida han dejado de realizarse en España debido a la pandemia de coronavirus, lo que supone unos 4.000 nacimientos menos en los próximos meses.

Un ejemplo de la preocupación por la seguridad del bebé y de la madre es que en los últimos diez años IVI ha reducido la tasa de embarazos gemelares en un 75%, minimizando así los riesgos que estos conllevan tanto para la madre como para el bebé, como son la prematuridad, el bajo peso al nacer o la hipertensión, entre otros. Además, solo las clínicas IVI garantizan la misma o mayor tasa de éxito con la transferencia de un solo embrión. 

A ello se une que, a través del sistema Matcher, se ha incorporado la última tecnología para asegurar la trazabilidad de las muestras y que estén digitalizadas y procesadas informáticamente, de forma que se pueda garantizar la máxima seguridad. Además el Test Genético Preimplantacional (PGT) detecta alteraciones genéticas y cromosómicas en los embriones antes de ser transferidos al útero y previene así la transmisión a la descendencia de enfermedades hereditarias graves o la transferencia de embriones que no podrían dar lugar a un bebé.

Tasas de éxito

El otro pilar de IVI son sus tasas de éxito. Nueve de cada diez parejas consiguen ser padres gracias a IVI y, en concreto, la tasa acumulada de embarazo, a 3 intentos, que roza el cien por cien tanto en FIV como en ovodonación. En cuanto a la implantación con ovocitos propios, la tasa de éxito de IVI es casi el doble de la media nacional. Eso garantiza la calidad de los tratamientos de reproducción asistida y aporta una mayor tranquilidad a las pacientes en este proceso que, en ocasiones, puede ser difícil de gestionar emocionalmente.

Investigación

Esas tasas de éxito de IVI son fruto de una gran actividad investigadora, algo que ha sido una constante en sus treinta años de vida. Para IVI, la investigación desarrollada es directamente proporcional a sus altas tasas de éxito y solo así estas pueden aumentar año tras año. Además de contar con un equipo de más de 2.500 profesionales, entre los que se encuentran los mejores ginecólogos del mundo, a través de IVIRMA ) innovation cuentan con 7 centros de investigación con 15 áreas de investigación y han producido más de 1.900 publicaciones científicas, liderando la investigación científica internacional y el desarrollo tecnológico mundial en el campo de la reproducción asistida.

Control del tiempo

Por último, la cuarta clave del éxito del IVI en el campo de la reproducción asistida es el control del tiempo. «Siempre ha sido fundamental ayudar a las pacientes a ser madres en el menor tiempo posible. Es un ahorro económico y emocional” aseguran desde IVI. Para conseguirlo con menos ciclos y por lo tanto en menos tiempo tiene gran importancia el control de la reserva ovárica, mediante un análisis de la hormona antimülleriana (AMH) que permite a las mujeres conocer su cantidad total de ovocitos. 

Cada mujer nace con un número determinado de ovocitos, que va gastando a lo largo de su vida. Este número decrece tanto en cantidad como en calidad a partir de los 35 años, lo que complica conseguir un embarazo de manera natural. De ahí la importancia de conocer en qué momento se encuentra la reserva ovárica, es decir, el nivel de fertilidad para poder tomar decisiones cuando aún es posible. 

Una información necesaria dado que en España atrasamos cada vez más la edad para tener el primer hijo. Si en 1975 el primer parto era a los 25 años, en 2018 la edad superó por primera vez los 31 años. Según una Encuesta de Fecundidad del INE, casi la mitad de las mujeres encuestadas consideraba que había tenido su primer hijo más tarde de lo que consideraban ideal. ¿Las causas? Una suma de razones laborales, económicas y de conciliación de la vida familiar y laboral. 

Por eso, además de controlar el estado de la reserva ovárica para iniciar un tratamiento, IVI pone a disposición de las mujeres el poder de “parar el tiempo” en los casos en los que es necesario posponer la maternidad. Esto es posible gracias a la preservación de la fertilidad, que consiste en la vitrificación de ovocitos cuando están en su mejor nivel, manteniendo intactas sus características y su calidad. Así la mujer puede decidir cuándo es el momento adecuado de tener un bebé, con la máxima tranquilidad. 

Medidas para adaptarse a las necesidades de sus pacientes

En IVI no quieren que nada trunque los sueños de miles de personas que quieren formar una familia. Ni siquiera una pandemia. Por ello se han adaptado a la nueva realidad de sus pacientes y han lanzado algunas medidas, como el plan IVI CONTIGO. 

El tiempo es un factor a tener en cuenta en el caso de la reproducción asistida, pero el colapso del sistema sanitario está bloqueando muchos procesos que ya están en marcha, aunque la mayor parte de las pacientes no pueden aplazar sus planes de maternidad.  En las clínicas IVI no hay listas de espera y, si las pacientes aportan las pruebas previas, aunque vengan de otros centros, accederán directamente a una visita de control gratuita, para determinar los próximos pasos a seguir, con una financiación a medida. Dentro del plan IVI CONTIGO la compañía también ofrece financiación hasta doce meses sin comisión de apertura ni intereses, además de un Pack Diagnóstico con las pruebas previas para evaluar la fertilidad y la recomendación del tratamiento más adecuado.

Por otra parte, con el Plan IVI Baby las pacientes pueden empezar a pagar el tratamiento de reproducción asistida hasta un año después de contratarlo y, en caso de que no se produzca el embarazo, se les reembolsa el dinero. IVI ofrece así a sus pacientes un plus de seguridad para afrontar con las máximas garantías el actual periodo de incertidumbre.

Si lo deseas, puedes obtener más información o pedir cita en tu centro IVI más cercano a través de internet o llamando gratis al teléfono 900 847 300.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email