Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Hoy es 11 de agosto y se habla de Moncada coronavirus ilsa pcr DESCONFINAMIENTO
GRUPO PLAZA

entrevista al director general

Fernando Ibáñez (Ética): "Impera una actitud festiva como si ya hubiera pasado la covid-19"

14/07/2020 - 

VALÈNCIA. Siguiendo con la serie de entrevistas con financieros valencianos para conocer sus experiencias en este tiempo marcado por el coronavirus, el invitado en esta ocasión es Fernando Ibáñez, director general de Ética Patrimonios, que atendió amablamente la llamada de Valencia Plaza.

A continuación la charla mantenida donde apunta el reto profesional y personal que han supuesto estos meses de confinamiento; además de valorar la marcha de los mercados financieros, la recuperación económica y la llamada 'nueva normalidad'.

-¿Cómo ha llevado estos meses de confinamiento?
-La verdad es que esta situación ha supuesto un reto profesional y personal para todos. Afortunadamente, en clave salud no nos ha afectado, que es la parte más importante. A partir de este punto, todo lo demás ha sido adaptarnos a cambiar los entornos laborales por los personales, con la convicción de que esta situación era temporal e intentando aplicar la mayor normalidad en el día a día.

-¿Y cómo se ha organizado para seguir al pie del cañón?
-Pues haciendo un máster acelerado en Teams, Zoom, WebEx, GoMeeting, HangOuts… e incluso HouseParty y TikTok con mis hijos. La verdad es que la tecnología ha demostrado su eficacia en situaciones como esta y todos sabemos que las relaciones profesionales han cambiado para siempre. La parte más complicada ha sido la conciliación entre trabajo en casa y vida familiar. Separar espacios, tiempos y ser al mismo tiempo directivo, emprendedor, hijo y padre (con niños sin colegio desde marzo) ha sido exigente, pero siempre hay un aprendizaje positivo para cada reto de la vida y ya va quedando todo atrás.

-¿Cómo ha respondido Ética ante la crisis sanitaria?
-Como todos, adaptándonos a las circunstancias sobrevenidas para mantener nuestro nivel de actividad y, sobre todo, la calidad del servicio y la relación de cercanía y confianza que siempre ha definido la relación entre Ética y nuestros clientes. Desde el punto de vista de la organización interna, afortunadamente, ha sido relativamente fácil la adaptación al teletrabajo. En nuestro día a día, ya pasamos muchas horas fuera de la oficina -allí donde están nuestros clientes-, y, desde hace mucho tiempo, operamos con sistemas de documentación en la nube y estrictos protocolos de seguridad, por el carácter sensible de la información que manejamos. Hemos programado varias reuniones cada semana -una de ellas con todo el personal de Ética y varias por áreas-, apoyándonos en las plataformas online que dan servicio en este ámbito, lo que nos ha permitido mantener ese contacto constante y el trabajo en equipo, aunque hemos echado de menos ese tú a tú personal, que poco a poco estamos retomando.


-¿Y desde el punto de vista de las relaciones con los clientes?
-Hemos reforzado las medidas y canales de comunicación, multiplicando los contactos que ya son habituales en nuestra planificación. El asesoramiento financiero se basa en la confianza y la comunicación - en momentos como los que hemos vivido de gran incertidumbre sobre impactos y evolución futura- han cobrado aún mayor relevancia, con información, documentación y análisis constante de las posiciones de las carteras, para adaptarlas a las situaciones generadas. En cuanto a los clientes del área de sostenibilidad, vemos una apuesta clara por reforzar estas estrategias y dar pasos firmes hacia modelos más responsables y sostenibles, que han demostrado no solo mayor competitividad y proyección sino también más resiliencia en tiempos complicados.

-¿Ha recibido muchas llamadas de inversores durante este tiempo sobre todo tras las primeras semanas con los desplomes de los mercados?
-Las primeras semanas tras la declaración del estado de alarma fueron muy complicadas para todos. Las dudas sobre alcance y posibles impactos en situación laboral y personal, en la actividad y evolución de las empresas y de la economía y el desplome en los mercados se tradujeron en una gran demanda de información y asesoramiento sobre cómo proceder. Como comentaba en la anterior pregunta, optamos por no solo dar respuesta a las demandas de los inversores sino por adoptar una actitud proactiva, con contactos por teléfono, mail, informes más frecuentes sobre evolución y posibles estrategias en cada cartera… Esta estrategia y acciones permitieron rebajar ese nivel de ansiedad y estrés inicial.

-Mientras tanto los mercados fueron recuperando terreno...
-Afortunadamente los mercados se han ido estabilizando en los últimos meses, las empresas han podido, en su mayoría, ir retomando su actividad y los inversores particulares han ido recuperando sus rutinas (en la medida de lo posible). Todo esto en lo referente a nuestras inversiones en bolsa y bonos; mientras que en nuestros vehículos de economía real -al no cotizar en mercados financieros y disponer de garantías adicionales- no se han visto afectados, y se han mostrado como claros destinos refugio para nuestros clientes. Todos estamos acostumbrándonos a la 'nueva normalidad'.  

-¿Qué recomendaciones les ha dado a los clientes?
-Mantener la estrategia y visión a largo plazo, evitando decisiones impulsivas en base a la inquietud y ansiedad que han generado la crisis. En el caso concreto de Ética, desde el inicio de nuestra actividad, en 2003, nos hemos focalizado en inversión socialmente responsable (ISR) y todas nuestras estrategias y decisiones se basan en criterios ambientales, sociales y de gobernanza (ASG). Esto nos ha permitido 'beneficiarnos' de la mayor resiliencia que este tipo de valores viene demostrando en las últimas décadas, con mayor seguridad para nuestros clientes. Una vez más, los valores de las empresas sostenibles se han mostrado más resistentes ante las caídas y más ágiles en la recuperación. Un ejemplo es el caso del índice bursátil MSCI Europe ESG Leaders, que no sólo supera mejor esta crisis que el resto, sino que ya reflejaba un mejor comportamiento en los últimos dos años. En el caso concreto de nuestra sicav, DP Ética Valor Compartido, que invierte en los principales fondos europeos ISR buscando la máxima diversificación, no ha sido inmune al impacto en los mercados. Sin embargo, la pérdida de valor durante las semanas de la crisis ha sido la mitad que su benchmark no-ISR y su recuperación mucho más rápida.


-¿Y en las áreas de mercados y consultoría de Ética?
-Hemos aprovechado para redefinir los proyectos con nuestros clientes, que inevitablemente se han visto retrasados por la incertidumbre provocada por la pandemia. En cuanto a nuestra actividad como consultora de estrategias de sostenibilidad, estamos constatando un incremento del interés de las empresas, apoyado por el creciente nivel de concienciación en cuanto a sus impactos y su responsabilidad, tanto a nivel social como medioambiental, pero también por esa evolución de los mercados de inversión y financieros en incorporación de criterios ASG en sus operaciones y en su propia gestión. Esta crisis está teniendo unas consecuencias personales y familiares terribles, pero un efecto positivo es que está suponiendo un gran impulso para que gestionemos nuestras empresas y nuestros recursos de modo más responsable y sostenible.

-¿Volveremos a ver los mínimos del Ibex 35 del pasado 16 de marzo cuando llegó a tocar los 5.814 puntos?
-Confiamos en que no volvamos a ver esos niveles. Como hemos comentado, las caídas en picado de las primeras semanas -tras el estallido de la crisis sanitaria y económica- han quedado atrás en los últimos meses. Los niveles en los que nos movemos actualmente y la tendencia en los mercados nos hace ser optimistas, pero eso sí manteniendo la máxima cautela dado que aún existen muchas incertidumbres sobre la evolución de la situación sanitaria en los próximos meses.

-¿Atisba una fuerte recuperación económica una vez pase el 'efecto coronavirus'?
-Es difícil de prever lo que puede ocurrir y no nos gusta jugar a ser adivinos. Lo que sí constatamos es un grave impacto en las pymes y el empleo orientados al turismo y el ocio, lo que provocará un incremento del desempleo, que va a ser complicado recuperar en un sector tan importante en nuestra economía nacional. Por otro lado, vamos a ver cómo reaccionan las empresas que han incrementado su endeudamiento con las ayudas financieras de este periodo, pues en 2021 van a tener que empezar a devolver estos préstamos y pueden encontrarse en situaciones complicadas si la economía no se ha recuperado. Esperamos que las entidades financieras aprovechen la oportunidad para estar al lado de sus clientes, y no caigamos en la espiral de concursos y liquidaciones de 2008. Respecto a esta posible recuperación, hay sectores en los que llevamos tiempo enfocados y que han salido muy reforzados de esta crisis, como la salud y la tecnología. Es el caso del Biohub VLC en La Marina de València -primer centro empresarial español de gestión privada diseñado y dedicado a empresas de Ciencias de la Salud (biotech, pharma, health & technology) en fase de crecimiento (scaleups)-, proyecto diseñado e impulsado por Ética y cuya propuesta de valor de innovación de impacto está acaparando mucha intención de inversores y partners. Es un gran proyecto para la ciudad de València, y más ahora que necesitamos investigación y ciencia para enfrentar los desafíos del futuro.

-Para terminar, ¿qué nos espera en la 'nueva normalidad'?
-Para bien o para mal la vida sigue y asistimos a actitudes más características de una postguerra que previsoras frente al futuro, es decir, impera una actitud festiva como si ya hubiera pasado todo y los rebrotes están a la vuelta de la esquina. En función de la responsabilidad y solidaridad que seamos capaces de demostrar como sociedad, tendremos una vuelta a la normalidad más o menos dura. No olvidemos que la economía es reflejo de la sociedad, por lo que cualquier aspecto que aporte incertidumbre y miedo supondrá pérdida de riqueza, desempleo y mercados inestables. En todo caso, y lamentando las pérdidas personales, la realidad es que España es un país con un sistema sanitario envidiable, y que ahora estamos todavía más preparados que hace unos meses para cualquier problema sanitario que se presente.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email