Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

el sector Prevé un perjuicio económico en el corto plazo por una posible caída de la demanda

La hostelería valenciana ve el 'toque de queda' como un mal menor: "Es preferible a un confinamiento"

23/10/2020 - 

VALÈNCIA. El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, anunciaba este jueves que la Comunitat Valenciana declarará en los próximos días su propio 'toque de queda' entre las 12 de la noche y las 6 de la mañana ya que, a nivel nacional, esta propuesta, debatida en el Consejo Interterritorial, quedaba aplazada para seguir estudiándose. 

Sin embargo, la administración valenciana quiso ir un paso más allá y "esperar haciendo camino", según dijo el jefe del Consell, quien anunció que ya ha encargado a la Abogacía de la Generalitat y a la Conselleria de Sanidad una resolución que restrinja la movilidad nocturna en la Comunitat para que, durante ese horario, solo puedan transitar los ciudadanos que vayan a trabajar, a urgencias médicas o a cuidar personas dependientes. El objetivo es claro: evitar fiestas privadas y reuniones de carácter social. Y más aún, ante la cercanía de la celebración de Halloween y con el objetivo de llegar a Navidad con unas cifras de contagios bajas.

A falta de conocer cómo se articulará y cuándo entrará en vigor esta medida, desde la hostelería valenciana consideran que se trata de un mal menor dada la actual situación y la elevada cifra de contagios. Este jueves, la Comunitat registraba diez fallecimientos y 1.060 casos confirmados, lo que sitúa la cifra total de positivos en 52.676 personas. Una situación que agrava la evolución de la pandemia en la autonomía y que llevaba a la administración valenciana a ir por su cuenta y anunciar estas restricciones nocturnas de movilidad.

Ante este escenario, la Confederación Empresarial de Hostelería y Turismo de la Comunitat Valenciana (Conhostur) cree que una medida como el 'toque de queda' supondrá un impacto en los negocios, que tendrán que reestructurar horarios y reorganizar plantillas, pero no supondrá una fuerte estocada, como sí lo son otro tipo de medidas más estrictas. "Preferimos un toque de queda a un confinamiento", subraya su presidente, Manuel Espinar. De hecho, admite que es una medida que esperaban a nivel nacional, ante la acogida que ha tenido en el resto de países europeos. "Europa ha visto con buenos ojos que puede ser una medida efectiva sin hacer mucho daño", afirma.

Foto: RAFA MOLINA

Y es que el sector ya se ha visto fuertemente afectado por los efectos de la pandemia. De hecho, la Confederación ya advertía hace unos meses de que el sector está "en una situación desesperada, en la zona cero de la crisis" y a finales de año podrían haber cerrado en torno a un 20 o 30% de los 34.000 establecimientos hosteleros de la región. También desde la Coordinadora de Hostelería de Barrios de Valencia vaticinan un final de año negro, con pérdidas de más de la mitad de la facturación anual habitual.

"Habrá perjuicios económicos a corto plazo"

Ante este panorama, para Conhostur, el 'toque de queda' se antoja como una medida difícil por el recorte horario, pero considera que supone un menor impacto para las empresas. "Si los negocios vuelven a cerrar, más del 60% de los establecimientos no volverán a abrir porque ahora mismo no llegamos a los umbrales de rentabilidad", alerta. Igualmente, admite que esta medida también puede producir un 'efecto miedo' y ralentizar la demanda. "Somos conscientes de que habrá perjuicios económicos a corto plazo por el hecho de que habrá que adelantar cenas. Todo dependerá de cómo se comporte la demanda. El consumo se puede minimizar por la alarma y el miedo", señala.

En cualquier caso, Espinar subraya que la economía ahora mismo no puede estancarse. "La maquinaria no se puede gripar. Hay que ser conscientes de que vamos a tener que convivir con esto y tomar medidas, pero sin parar de nuevo", reivindica, para incidir en que, según datos del Ministerio de Sanidad, "solo el 3,5% de los casos tienen su origen en la hostelería", unas cifras "mínimas" y que, a su juicio, demuestran que estos espacios "son seguros". "Por tanto, hay que pedir tranquilidad ante el toque de queda. Tenemos que conseguir bajar los niveles de contagios para poder llegar a la Navidad con normalidad", incide.

Foto: KIKE TABERNER

Contra lo que sí muestran su total rechazo es sobre la posibilidad de cerrar los locales a las 22 horas, medida aprobada en algunos puntos de España y que también recoge el documento aprobado en el pleno del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS), en los casos en los que se dispare la incidencia. "Nadie vendrá a cenar", advierte Espinar.

A su juicio, para poner coto a las fiestas ilegales y el botellón hace falta un teléfono de emergencia unificado, que sirva para canalizar todas las denuncias de vecinos y ciudadanos que sean conocedores de una situación de este tipo. "Sería una buena fórmula para que cuando detectemos un botellón o fiesta privada ilegal la gente pueda marcar el número y denunciar", señala.

Por su parte, para el ocio nocturno supone un importante jarro de agua fría. El sector ya había presentado una propuesta a la Generalitat Valenciana con el objetivo de poder reabrir y aliviar la asfixia financiera de las empresas. Pero no podrá ser. Y es que, según el tercer Estudio del Impacto Económico del Coronavirus en el Sector del Ocio Nocturno en la Comunitat Valenciana, entre marzo y diciembre, la caída de la facturación se prevé de más del 76%, lo que supondría pérdidas de 1.375 millones.

Además, y pese a estar cerrados, desde la Federación de Ocio y Turismo de la Comunidad Valenciana (Fotur) señalan que estos negocios continúan soportando una carga de costes fijos mensuales de entre 5.000 y 7.000 euros en el caso de los bares musicales y de entre 17.500 y 22.500 euros en las discotecas, salas de concierto y salones de eventos y celebraciones. Por ello, desde Fotur reclaman ayudas concretas para "salvar el 1,8 % del PIB valenciano", así como diálogo con la Generalitat para "rescatar a un sector que es el más olvidado" de esta pandemia, lamentan.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email