GRUPO PLAZA

La Fiscalía deja en 4 años la petición de cárcel para felipe espinosa por malversación 

El exdirector de Vaersa asegura que nadie le pidió nunca que aclarara los gastos de su tarjeta  

5/10/2021 - 

VALÈNCIA. Felipe Espinosa, director general de Vaersa con el PP entre 2007 y 2011, ha defendido este martes que siempre usó su tarjeta de empresa para fines relacionados con el puesto que desempeñaba y no personales, aunque no recuerda muchos de los gastos concretos que se cuestionan. También que nadie le pidió nunca que los aclarara. 

El alto cargo ha declarado como acusado durante el juicio con jurado por las conocidas como 'tarjetas green' de la empresa pública dependiente de la Generalitat dedicada a la gestión medioambiental. La Fiscalía ha dejado finalmente en cuatro años la petición de cárcel por un delito continuado de malversación, además de una indemnización de 19.000 euros en concepto de responsabilidad civil. Pena a la que se adhiere la Abogacía de la Generalitat. 

Espinosa ha argumentado, a preguntas tanto de la acusación como de su abogado, que muchas semanas trabajaba los siete días y que la mayoría de ellos iba al despacho. Lo cual, ha añadido, "no tiene nada que ver" con las comidas en restaurantes que también eran de trabajo. 

En cuanto a los gastos de Leroy Merlin, en una estación de esquí de Andorra, en estaciones de servicio o en hostelería, ha afirmado que "seguro" que eran para la empresa, aunque no recuerda "para qué". También ha comentado que llevaba de coche oficial un Land Rover, pero que no tenía tarjeta de gasolina porque era de leasing y no de renting.  

"Desde que cesé en Vaersa nadie me ha pedido que dé ninguna explicación para aclarar una factura, cargo o ingreso.Si me hubieran contactado hace 8 años habría sido más fácil dar detalles", ha remarcado. 

Comidas, Leroy Merlín, estaciones de esquí, extracciones en efectivo...

El Ministerio Público explica en el escrito de acusación que Espinosa disfrutaba de una tarjeta de crédito e-Business Visa asociada a su cargo político que debía ser empleada en relación con su actividad en Vaersa. Ésta tenía un límite económico de hasta 6.000 euros, fue dada de alta en agosto de 2007, cuando el acusado fue nombrado, y estuvo vigente hasta septiembre de 2013. 

La Fiscalía cree que "a sabiendas del destino" que debía darle, la utilizó durante varios años para fines propios y particulares, totalmente ajenos la actividad empresarial de Vaersa. Aunque los gastos de los primeros años han prescrito, se le ha podido investigar por los efectuados desde el mes de enero de 2011 hasta su destitución en julio.

Durante este tiempo, y "causando un perjuicio al patrimonio público", señala el escrito, Espinosa realizó numerosas extracciones de efectivo desde diferentes cajeros automáticos, que generalmente ascendían a 500 euros cada vez, constando hasta 48 operaciones de esta clase (un total de 24.000 euros).

La gran mayoría de los gastos, expone la fiscal, fueron en restaurantes (un total aproximado de 54.000 euros) y entre ellos destacan especialmente los realizados los fines de semana en el club social de la Urbanización Alfinach, en la localidad de Puzol y donde residía el acusado. También las costosas comidas los viernes en el restaurante El Molí, de la misma localidad. 

Otros usos significativos de la tarjeta, de acuerdo con la investigación, fueron las revisiones de su vehículo en el concesionario Jaguar/Land Rover, que alcanzaron los 6.478,56 euros, así como la gasolina para coches particulares pese a que contaba con uno oficial. Igualmente, se contabilizaron gastos en establecimientos comerciales como El Corte Ingés, Leroy Merlin o Consum y otros en una estación de esquí de Andorra. 

Los testigos explican que unos gastos iban acompañados de justificación, pero otros no 

A lo largo de la mañana también han desfilado diversos testigos. Entre ellos, el interventor de la Generalitat Ignacio Pérez, quien ha explicado que realizaron un informe que el Consell les pidió en 2015 cuando se produjo el cambio de Gobierno. El nuevo equipo directivo, ha señalado, detectó irregularidades relacionadas con la tarjeta de crédito de Espinosa y de su sucesor en el cargo, motivo por el que solicitaron un control específico al respecto. 

El interventor ha comentado que pidieron a Vaersa toda la documentación y les fue remitida parte, pero no toda la justificación exhaustiva de los gastos. Así, le remitieron a Espinosa varios burofax para tratar de contactar con él y que facilitara lo que faltaba, pero les fue imposible contactar. Finalmente, concluyeron en el informe que los citados gastos tenían dudoso destino en relación con las funciones que ejercía

Posteriormente han declarado varios cargos de Vaersa de los departamentos de Recursos Humanos, Jurídico o Financiero. Algunos de ellos han relatado que el tipo de trabajo que desarrollaba la empresa –vigilancia forestal, incendios, plantas de residuos...– conllevaba reuniones de los equipos algunos fines de semana e incluía comidas. 

El responsable de finanzas ha detallado que cuando Espinosa llegó a su cargo avisó de que todos los gastos de su tarjeta de crédito eran "gastos de empresa", una manera de funcionar distinta a su predecesor, quien dividía los gastos suyos personales y los de la empresa -cargados en la Visa- y lo reintegraba en efectivo a la mercantil. "Espinosa no distinguía", ha insistido.

Otra de las directivas ha remarcado que a final de mes se realizaba una relación de las cantidades en una hoja contable, algunas de las cuales venían con la factura y otras no. Al igual que en algunas figuraba la justificación concreta del gasto, pero en otras no se especificaba con quién comía ni por qué

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email