GRUPO PLAZA

llama a declarar a un representante legal de la multinacional 

Un juzgado requiere a Amazon todos los contratos y ventas relacionadas con una empresa valenciana

26/07/2021 - 

VALÈNCIA. El juzgado de Instrucción número 5 de Valencia ha requerido a Amazon toda la información relacionada con una empresa valenciana. Se trata de Quickshop, que en marzo del pasado año presentó una querella contra la compañía propiedad de Jeff Bezos por estafa. 

Aunque ésta fue interpuesta en la Audiencia Nacional, finalmente ha acabado en Valencia, donde fue admitida a trámite. Amazon pidió el archivo, pero el juzgado sigue, por el momento, adelante con la investigación. Así, ha pedido a la multinacional que aporte la documentación obrante en la plataforma referente a Quickshop: los contratos aceptados, sus modificaciones, investigaciones relacionadas con el bloqueo provisional de su cuenta, reapertura de la misma, relación y detalle de sus ventas, de las cantidades percibidas por ellas y transferencias realizadas. También todos los correos electrónicos. 

La jueza llama a declarar, igualmente, a un representante legal de Amazon Payments, una plataforma de pagos online. 

Según constaba en la querella de Quickshop que ha propiciado la investigación –presentada por el abogado Javier Gimeno Ortega–, Amazon se habría quedado con todos los ingresos procedentes de las ventas de esta empresa valenciana entre agosto y octubre de 2019 por un importe total de 28.025 euros.

"Se destapa un plan urdido por los representantes legales y el presidente del grupo de empresas querelladas (Amazon) de carácter absolutamente premeditado, una estrategia que reviste caracteres de 'estafa' a gran escala (nacional e internacional), con carácter continuado y masivo, por el que se logra un perjuicio patrimonial contra una gran cantidad de usuarios y titulares de cuentas asociadas a las empresas querelladas por los desmesurados importes totales", exponía el escrito. 

   

En él aseguraban que la multinacional no transfirió ni un solo euro a la cuenta corriente de Quickshop cuando ésta pasó a ser vendedor o seller en Amazon "pese a haber anunciado -falsamente- por email el envío de hasta seis transferencias". "Esta supuesta apropiación de fondos fue de más de 28.000 euros en ventas realizadas en España, Francia, Reino Unido y Alemania, y Amazon envió correos electrónicos diciendo que se había realizado la transferencia, que ésta nunca llegó a la cuenta bancaria de la empresa", indicaban.

La empresa valenciana también denunciaba un primer cierre temporal y, posteriormente, el definitivo de la cuenta "con el objeto de que la querellante carezca de prueba documental alguna con la que acreditar las ventas realizadas y las cantidades que Amazon ha hecho suyas". En este sentido, comentan que la documentación de dichas ventas únicamente se encuentra dentro del perfil seller de la plataforma, "que desaparece frente al titular de la misma una vez esta es cerrada definitivamente por parte de la multinacional". Esto, añaden, provocó el cierre de la actividad.

Amazon negó los hechos

Desde la compañía negaron los hechos. "Estas acusaciones son completamente falsas. Esta persona fue bloqueada en las tiendas de Amazon después de descubrir que había puesto en marcha una operación fraudulenta. De hecho, la cantidad de dinero que reclama es superior a la que generaron sus ventas en las tiendas de Amazon. En realidad, no se le debe nada. Esperamos defender el caso en los tribunales. La cuenta fue bloqueada tras la denuncia de varios clientes que habían pagado el producto pero no lo habían recibido. Debido a eso, se decidió paralizar todo lo relacionado con la empresa", explicaron. También apuntaron que el dinero que quedó retenido, unos 1.500 euros, se utilizó para devolver lo pagado a los clientes y que las ventas no superaban los 25.000 euros como dice el querellante, sino que fueron de alrededor de unos 6.000.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email