GRUPO PLAZA

cuando había uhf

Kojak, la calva es bella

En lugar de balas, el teniente Kojak disparaba frases gloriosas. Eso fue parte del encanto de un policía bien trajeado, punzante, que no dejaba pasar una, prefería un chupachups a un puro habano y que revolucionó el mundo televisivo con su imagen y su personalidad

27/12/2021 - 

VALÈNCIA.- Theodopulos ‘Theo’ Kojak no era un poli cualquiera. De hecho, a medida que la década de los setenta avanzaba, la televisión hacía lo posible para que sus polis se salieran de los estereotipos del género. En lugar de limitarlos a que fueran vestidos de uniforme y pegando tiros, se les intentaba conferir un carisma que les hiciese especiales. Por aquel entonces teníamos al inspector Colombo, siempre metido en su gabardina y con aire de despiste, al dúo intergeneracional de detectives formado por Karl Malden y Michael Douglas en Las calles de San Francisco, sin olvidar a Frank Cannon, un expolicía metido a detective privado, de edad madura y con sobrepeso, encarnado por William Conrad, protagonista de la popular Cannon.

Precisamente, Theo Kojak fue el proyecto televisivo que tomó el relevo de Cannon en la programación de la CBS. Calvo, cínico y sagaz, impecablemente vestido con trajes de tres piezas y un sombrero Bailey Gentry, el teniente Kojak no tardaría en catapultar a la serie que le dio vida al número uno de los programas más vistos en Estados Unidos en 1973. Con él había nacido algo más que una estrella televisiva: había surgido un nuevo tipo de estrella televisiva.

La historia de Kojak comenzó casi de manera casual. Fue creación de Abby Mann, reputado guionista que venía de trabajar en Hollywood y ganarse un Oscar al Mejor Guion adaptado por su trabajo en ¿Vencedores o vencidos? (1961). Para la televisión trabajó en telefilmes basados en crímenes reales. Uno de ellos, The Marcus Nelson Murder, tenía entre sus personajes a un detective que respondía al apellido de Kojack. 

Lea Plaza al completo en su dispositivo iOS o Android con nuestra app

Poco después, y con una letra menos en el apellido, Kojak se convertía en protagonista de su propia serie, escrita y coproducida por Mann. Su protagonista era un teniente que operaba en el sur de Manhattan y se especializaba en mantener la ley en barrios conflictivos que conocía bien porque él había crecido en uno de ellos. Kojak compartía con el actor que lo encarnaba, Telly Savalas, raíces griegas, y eso, en una época en la que lo griego —desde que Jackie Kennedy se casó con Aristoteles Onassis— tenía su encanto. Y eso que por aquel entonces no sabíamos que Savalas era amigo de un tal Giannis Anastasakis, de cuya hija pequeña era padrino, una niña que años después se hizo famosa bajo el nombre artístico de Jennifer Aniston

* Lea el artículo íntegramente en el número 86 (diciembre 2021) de la revista Plaza

Noticias relacionadas

ROBERTO IVÁN CANO
ROBERTO IVÁN CANO
ya a la venta el número de enero

Diana Morant, ministra de Ciencia e Innovación, portada de la revista Plaza

Por  - 

Sin duda, el nombramiento de Diana Morant como ministra de Ciencia e Innovación cuando ejercía como alcaldesa de Gandia fue una de las grandes sorpresas de la última remodelación del Gobierno de Pedro Sánchez. En esta entrevista explica cuáles son sus principales desafíos. Además, visitamos InTempo, el nuevo (y polémico) gran rascacielos de Benidorm, nos adentramos en el mundo de los 'Grief Bots', analizamos cómo está cambiando el mundo del I+D+i en el mundo de la cultura... y mucho más

Arquitectura

InTempo: Así es por dentro el nuevo diamante de Benidorm

Por  - 

Se proyectó antes de estallar la burbuja y abre con las últimas restricciones por el coronavirus. Desde hace unas semanas la torre InTempo acoge sus primeros inquilinos tras un proceso de catorce años. Unos días antes, Plaza entró, y también visitó la oficina de Pérez-Guerras Arquitectura, mentores de un proyecto que ha convertido el turismo de Benidorm en especulación financiera

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email