X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

TEJER Y DESTEJER / OPINIÓN

Los astronautas

20/12/2018 - 

En el año 2000 Clint Eastwood produjo, dirigió e interpretó con su peculiar desparpajo una película sumamente entretenida, titulada Space Cowboys. En ella un grupo de pilotos de guerra jubilados se reunía para una misión de la NASA, que consistía en deshacerse de un viejo satélite soviético de la Guerra Fría que se dirigía sin control hacia la Tierra. Amenazaba con chocar con ella y provocar una catástrofe, ya que llevaba en su interior seis misiles que había que desactivar. Todos y cada uno de los añejos protagonistas del film, que no habían trabajado jamás con naves espaciales pero que siempre soñaron con hacerlo, eran reunidos y adiestrados junto a compañeros más jóvenes, familiarizados con la tecnología espacial. Lo más que habían pilotado en su vida habían sido aviones militares. Su reencuentro, sus adiestramientos y los preparativos de la misión eran lo más interesante de la película. La acción heroica y bien cumplida culminaba dejando a uno de ellos, enfermo de cáncer, en la luna, como siempre había soñado: tirabuzones del cine norteamericano, con su sabiduría para el melodrama y el consuelo que tanto gusta al público de todos los continentes.

Space Cowboys es una película de actores. Asistimos en ella a un duelo de veteranos: el propio Clint Eastwood, Tommy Lee Jones, Donald Sutherland y James Gardner, que disfrutan con el juguete. Tanto que nos importa más cada reacción o gesto que su odisea espacial y, sobre todo, que ellos como actores revenidos, que no desdeñan la reaparición ni el adictivo mundo que rodea el cine: los focos, las cámaras, el look, el calor de los fans. Han sido figuras del imaginario y desean serlo una vez más, figuras heroicas flotando en las pantallas.

Llevamos unos días recordando esta simpática cinta cuando contemplamos con cierta distancia el mundo de la alta política, es decir, la europea, la auténticamente glamurosa. Prescindamos por un momento del gallinero nacional, en el que la tragicomedia catalana, cada vez más burda y delirante, intoxica al conjunto del país, siendo el sainete popular de Vox la consecuencia más cutre. Vayamos de la mano de los medios, como Dante con Virgilio, al imaginario de la Europa de las naciones, de sus enmoquetados espacios, su aire acondicionado silencioso, su luz fría y sus habitantes estirados, que toman la palabra para lanzarse dardos chorreantes de retórica y veneno, siempre financiero y numérico, aunque digan: «¡Qué buen día hace hoy, con este anticiclón sobre la deuda!»

Las elecciones, que ya están a la vuelta de la esquina, son fascinantes si se miran con ojos de entomólogo o de cinéfilo. Ahí tenemos en las listas, por ejemplo, al recién nacido partido Actúa, de Gaspar Llamazares, Baltasar Garzón, Cristina Almeida y Teresa Aranguren, unidos por la inquina contra la confluencia de Izquierda Unida y Podemos. Y tenemos también a Izquierda Abierta, inscrita en la coalición de Izquierda Unida, listos para incorporarse al tablero. Algunos ciudadanos de izquierdas nos preguntamos: ¿No pueden unirse un poco? Es que así no caben en la foto, como siempre ocurre en esta mitad del país. Ah, pero faltaba algo. Faltaba el astronauta motero, la sexi estrella del rock: Yanis Varoufakis y su European Spring. El PSOE, como ya tiene un astronauta en su equipo de gobierno, no necesita estos mareos de Space Cowboys.

Todo esto nos parece fantástico, más que nada porque Actúa y Varoufakis volando juntos por los ingrávidos espacios de Bruselas y manejando las viejas tecnologías de la estación espacial Europa nos hacen pensar en estrellas del rock que echan de menos las alfombras rojas, los focos, el embate de los periodistas y los cantos de las sirenas. La Unión Europea es un mundo apetitoso, no nos equivoquemos. En ella residen el poder y el mando, y sobre todo la posibilidad de regresar y brillar de nuevo, que el sistema electoral europeo propicia. Tenemos así a unas cuantas estrellas que, a sus años o tras sus descalabros, piden una nueva oportunidad para encaramarse a la galaxia política, y sobre todo mediática, en la que les gusta columpiarse como líderes de sus respectivos chiringuitos, saliendo del oscuro rincón de los espectros ya desgastados por los rodajes. Por allí circularán nuestros Space Cowboys de izquierdas desunidas trazando sus quimeras y asomándose a las pantallas del mundo, mientras el monstruo ciego de la Galaxia bosteza y ordena lo que de verdad hay que hacer.

Noticias relacionadas

La nave de los locos

La izquierda inútil

La izquierda está triste... ¿qué tendrá la izquierda? Los partidos que la representan sufren un ataque de melancolía. En la peor crisis económica que se recuerda, han sido incapaces de ganar apoyos entre los suyos. Es la consecuencia lógica de hacer políticas superfluas que no llegan a la mayoría      

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email