GRUPO PLAZA

CRÓNICA POR LOS OTROS / OPINIÓN

Papá Noel… solidario y valenciano

La persona que recibe un regalo solidario, recibe el valor de la generosidad, de la cercanía con otras realidades, el valor de la conciencia sobre el mundo que nos rodea, la sensibilidad y la  empatía con los demás, la solidaridad y el valor de la responsabilidad. Y la persona que lo regala, colabora con proyectos sociales y de cooperación y apoya a oengés valencianas. 

19/12/2020 - 

Diferentes organizaciones valencianas lanzan su campaña de regalos solidarios, con lo que consiguen fondos para financiar sus proyectos de cooperación y sociales y paliar el efecto devastador que la pandemia está causando en la población más vulnerable.  En estas fiestas navideñas que se acercan, contar con la posibilidad de hacer regalos navideños es más importante que nunca por todo lo que llevamos coleando. Hoy contamos los regalos solidarios de dos oeneges valencianas: One Day Yes y Fundación Juntos por la Vida. 

¿Qué cosas valen 30€? One Day Yes

30€ cuesta, por ejemplo, un jersey o una crema de cara, un par de sandalias en una zapatería o la cena de un sábado noche con nuestros amigos. Y 30€ también vale la alimentación durante un mes entero de un niño o una niña de Twasukuru eco-school. Eso también cuesta solo 30€. Desde la oenegé valenciana One Day Yes (onedayyes.org) que trabaja con la eco school Twashukuru en la isla de Lamu, Kenia, han lanzado en esta campaña de Navidad un regalo solidario: el bono de nutrición.  

El bono de nutrición de One Day Yes, además de garantizar la alimentación durante un mes de una niña/o en situación de vulnerabilidad,  lleva también otros muchos regalos intangibles consigo: los valores.

El bono nutricional es un regalo ideal también para nuestros hijos/as y nuestros sobrinos/as.Y es que una correcta nutrición es necesaria para que los niños y niñas de hoy, puedan ser adultos autosuficientes el día de mañana. 

Desde la oengé aseguran que si cada uno regalamos al menos un bono nutricional a una persona cercana y querida, aseguraremos la alimentación segura e muchos niños y niñas durante todo el 2021. Con este regalo solidario se garantiza y se cubre el 75% de las necesidades nutricionales de los y las menores la isla de Lamu, Kenia,  bajo el paraguas de One Day Yes con el apoyo de las nutricionistas Loles Silvestre y Anna Rubini y de la Universidad Cardenal Herrera –Ceu. 

Además desde el confinamiento en la isla que se decretó el cierre de las escuelas, el programa de nutrición apoyado por el Ajuntament de Sagunt desde 2019 y desde ahora por Caixa Popular, se ha adaptado a la realidad y cada semana en la escuela se hace un reparto de comida a las familias de las niñas y niños para seguir apoyando la nutrición y que se garantice, al menos, unos mínimos en nutrición. 

One Day Yes y Twashukuru no han dejado ni un solo día en trabajar ni garantizar la seguridad alimentaria con los menores y sus familias desde el inicio de la pandemia.

Junto a los bonos de nutrición que se pueden comprar a través de la web (onedayyes.org);  el grupo de farmacias RedFarma ha lanzado la campaña de mascarillas solidarias que se pueden comprar en las farmacias del grupo . Con el beneficio que se obtenga por la venta de una mascarilla solidaria, se financia la compra de mascarillas en Lamu para las niñas y niños y personal local de Twashukuru. 

Mercadillo navideño

Además algunos de los productos solidarios con que la organización One Day Yes cuenta cada año para su subasta solidaria anual ( que este año por la pandemia se ha tenido que anular) han encontrado un espacio discreto gracias a la generosidad de Fundación Juntos por la Vida, en el mercado Tapineria en València que abre su mercadillo “Ho, Ho, Ho” de apoyo al comercio local y que estará del 23 diciembre al 5 de enero. 

Desde Fundación Juntos por la Vida, saben que este año ha sido y sigue siendo difícil, y que esto no se ha terminado… pues comenzaremos el año en plena pandemia. Por ello además del mercado navideño, mantienen sus puntos de venta habituales en la tienda solidaria del barrio de Ruzafa y el rincón solidario en Place Valencia. 

Fundación Juntos por la Vida

La presidenta Clara Arnal, que este año las navidades tienen un sabor agridulce para los que forman parte de la familia de la fundación Juntos por la Vida, que cada vez es más grande. La presidenta afirma: “en general es inevitable el miedo, la incertidumbre, pero somos optimistas. Tenemos la esperanza y la ilusión de volver a la normalidad, aunque los expertos afirman que las cifras de pobreza extrema a nivel global tardarán en recuperarse, y los países que más se resentirán, como siempre, serán los más empobrecidos".

Estas fiestas serán tristes para las familias y los niños de acogida de Chernobil y del Donbass, ya que por primera vez en 25 años no podrán venir en navidad.

Ahora, según la fundación,  la situación de la covid en Ucrania está mucho peor que hace unos meses, y solo queda la esperanza de que las cifras mejoren y que para verano podamos volver a realizar el programa. Aún así, siguen activos apoyando a familias de desplazados internos por el conflicto del Donbass, programas culturales y de sensibilización en Ucrania y enviando ayuda humanitaria mensualmente. 

Lo que sí que verán es la cara de felicidad el día 6 de 120 niños y niñas cuando vayan a recoger sus regalos en manos de los Reyes Magos a Pinedo, por supuesto con todas las medidas de seguridad. Son los hijos de algunas de las familias a las que desde la fundación han estado apoyando los últimos meses con alimentos y acompañamiento psicosocial.  


Desde hace 4 años que aterrizaron en Benin la fundación lleva África en su corazón, y crearon Espai Solidaria, la Charity Shop en Ruzafa, gestionada por voluntariado, con el fin de recaudar fondos para financiar los proyectos de infancia y empoderamiento de la mujer allí. Además de vender ropa de segunda mano, también ofrecen artesanía con telas africanas confeccionado por las mujeres participantes de los proyectos en Benin, así como por las voluntarias que colaboran en Valencia y otros puntos. 

Es un trabajo en red precioso en el que algunos productos se comienzan a confeccionar en África y se terminan en Europa o viceversa.

Según Arnal : “aprendemos mutuamente y crecemos juntas. Cada vez hay más productos, más iniciativas y más personas involucradas, aquí y allí. Toda la recaudación obtenida revierte en el crecimiento personal de las mujeres en Benin, en su formación, su autonomía, y por ende, en el futuro de sus hijos. Porque si ellas tienen formación, nunca dejarán que sus hijas se casen siendo niñas, ni que sean explotadas, ni que dejen de ir a la escuela". 

La realidad en Benin

El mes pasado Clara Arnal tuvo la suerte de viajar a Benin con dos compañeros entre otras cosas para inaugurar la nueva sede de la fundación en Calavi, liderada por un grupo de jóvenes benineses, algunos de los cuales ya participan como voluntarios desde hace 3 años. Allí, uno de los países más pobres del mundo, y con menos médicos por millón de habitantes, afortunadamente la pandemia casi ni se nota. Apenas saben lo que es, aunque todos han oído hablar del “corona”.

Las medidas para entrar al país son muy exigentes, por lo que estábamos seguros de que no íbamos a ser focos de contagio una vez hecha la pcr a la llegada y superada la cuarentena. Aún así, en espacios cerrados y transporte público el uso de la mascarilla es obligatorio. Como dicen que “no hay mal que por bien no venga”, los hábitos de higiene, como el lavado de manos (obligatorio en la entrada a los establecimientos y escuelas), distanciamiento personal, etc… que la covid-19 ha traído a Africa, seguro que reducirán el riesgo de contraer otras enfermedades, por lo que posiblemente en unos meses comprobaremos que se reducen las cifras de otras patologías de origen vírico o bacteriológico. El tiempo lo dirá tal y como asegura Clara Arnal. 

De lo que no se libran es de la crisis económica. Y ahí si que África va a necesitar apoyo. Porque la pandemia pasará en el primer mundo, y nosotros nos recuperaremos pronto, pero las heridas en África cuestan de cicatrizar. Por eso todo el apoyo que sigamos brindando ahora, sobre todo para fortalecer y empoderar a los jóvenes a ser los motores de crecimiento de su país, en valores y en actitudes responsables y solidarias, valdrá la pena. 

Por eso a la campaña navideña la llaman #regalaconcausa, #regalosconcausa, porque detrás de cada regalo hay un mes de educación, una vacuna, una mujer fuerte que sabe que puede cambiar su entorno .

Feliz Navidad! 

La semana que viene… más!

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email