GRUPO PLAZA

El sector del juguete advierte de la entrada de productos sin control de países terceros 

Fabricantes españoles piden a la UE que las plataformas digitales tengan la misma "responsabilidad" sobre la venta que la tienda física

18/02/2022 - 

VALÈNCIA (EP). La Asociación Española de Fabricantes de Juguetes (AEFJ) ha defendido que las normas de seguridad de los productos europeos son "los más estrictos del mundo" y ha avisado al Parlamento Europeo que, de nada sirve endurecer sus requisitos de fabricación --tal y como los europarlamentarios han pedido a la Comisión esta semana-- si los que ya existen hay quienes no las cumplen.

En este sentido, los jugueteros españoles señalan que donde existe un gran "agujero" de seguridad es en los juguetes de países terceros que entran a través de plataformas de venta digital o plataformas de comunicación y que facilitan la compra directamente a un fabricante o a un vendedor "sin que tengan que pasar por ningún importador, por ninguna tienda física, o por un contenedor de aduana, simplemente llegan en un paquete postal a casa y no se hace responsable nadie en la Unión Europea".

Así lo ha manifestado la secretaria técnica de AEFJ, Cristina Miró, después de que el Parlamento Europeo haya aprobado un informe que insta a la Comisión y a los estados intensificar las medidas para garantizar la que todos los juguetes comercializados en el mercado de la UE cumplen con la Directiva sobre Seguridad de los Juguetes, independientemente del lugar de fabricación, también los importados y comprados por internet.

Según Miró, "el problema es que nuestras empresas no paran de tener que adaptarse a requisitos nuevos cada día y soportan encima la competencia desleal del que vende a través de cualquier sitio, porque hoy en día se puede comprar en plataformas de venta y en plataformas de comunicación, y todo esto no está previsto en la legislación europea".

En este sentido, la secretaria técnica de AEFJ ha explicado, en declaraciones a Europa Press, que "hay plataformas que se consideran servicios de comunicación y no operadores económicos y mientras esto pase y no haya una vigilancia del mercado eficaz, ya pueden apretar los tornillos en requisitos químicos, por ejemplo, que los cumpliremos siempre los mismos, que somos cada vez menos porque cada vez estamos más asfixiados".

Miró ha lamentado que "cuando hemos tenido la posibilidad de regularlo" con el Reglamento de Vigilancia de Mercado o con la Directiva de Servicios Digitales "no se ha hecho", por lo pide "no perder la siguiente oportunidad: el Reglamento General de Seguridad de los Productos, ya que esto no afecta únicamente al sector juguetero".

Así, AEFJ reclama que este las plataformas de venta por internet tengan la misma "responsabilidad" sobre las ventas que facilitan, que la que tiene cualquier tienda física.

Si se ponen más requisitos para hacer juguetes, en AEFJ "estamos dispuestos a cumplirlos, pero si los cumplimos todos, si jugamos todos al mismo juego". De lo contrario, es "un sinsentido" que vayan "apretando en temas de seguridad, en temas ambientales y de responsabilidad ampliada" y que luego haya "un agujero cada día más grande" porque "si no tienes el domicilio en Europa, qué fácil lo tienes para incumplir", ha insistido.

En su opinión, "no sirve de nada poner requisitos más seguros de los que ya hay si no se cumplen. Estamos haciendo todo más complicado de cumplir, de manera que los juguetes de las empresas responsables que vienen cumpliendo con todos los requisitos estrictísimos de seguridad cada vez son más caros, porque no hay manera de hacerlos más baratos si tienes que cumplir con todas las exigencias y mientras, las fronteras siguen abiertas para que entre cualquier cosa cumpla o no cumpla".

Miró ha apuntado que "las autoridades de vigilancia de mercado no dan abasto" y que esto "se ha agravado desde que hay facilidad para comprar directamente a un vendedor en un país tercero" entrando a una plataforma online donde se compra directamente a un fabricante o a un vendedor "que no sabes dónde está".

Ahora mismo, ha aseverado, "los requisitos de seguridad de los juguetes son brutales pero para cumplirlos siempre los mismos" y además "no paran de aumentar porque la directiva permite que se vayan revisando".

En el caso de los juguetes, se aplica la Directiva de Seguridad de los Juguetes pero también el Reglamento REACH sobre sustancias químicas que, en el caso de los juguetes, se aplica el doble porque por el "principio de precaución" hay un criterio que asegura que para juguete sea menos tolerante que para un adulto.

"Estamos hablando de la vanguardia en tema científico", ha resaltado Miró, pero "al final hay cosas que parece que nunca son suficientes". En este sentido ha advertido que el "por si acaso" lo que hace es "eliminar del mercado productos, posibilidad de innovar y de utilizar lo que todo el mundo y luego el juguete es caro".

"Si volcamos todos los por si acaso en la Directiva de Seguridad de los juguetes, eso tiene un precio pero como luego no estamos dispuestos a pagarlo, pues van entrando los juguetes a más bajo precio sin que nadie les puede mirar nada", ha concluido.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme